La ciudad

Comerciantes y vecinos avalan los cambios realizados en el área central

Dicen que el casco histórico mejoró con el traslado de líneas de colectivos, el ensanche de veredas y los carriles exclusivos

Miércoles 04 de Abril de 2018

Todos los comerciantes, taxistas, ciclistas y peatones consultados ayer por La Capital reconocieron que el ensanche de veredas, el desplazamiento de las líneas de colectivos hacia calle San Juan y la implementación de los carriles exclusivos, mejoraron el entorno del casco histórico; y admitieron que aún hay que avanzar en más medidas para atender la problemática del tránsito en el centro de la ciudad. A partir de allí se bifurcan las soluciones que a su criterio se deberían aplicar y el impacto que tendría en la mayoría de los negocios si se vuelve a implementar un freno completo al ingreso de vehículos particulares, como ayer lo hizo la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Tal vez por ser la obra más reciente respecto de otros cambios de infraestructura urbana en el centro, los pequeños comerciantes que tienen sus negocios ubicados por Rioja, Entre Ríos y Sarmiento, y entre ellos los más cercanos a la plaza Sarmiento, son los que más cuestionaron la posibilidad de una profundización de la política de restricción para la movilidad de vehículos privados en la zona.

Señalaron que, a la caída de las ventas minoristas por la situación económica actual, los cambios introducidos en los dos últimos años con el ensanche de las veredas volvió al centro un lugar menos hostil para los transeúntes, pero de momento provocó un alejamiento de clientes que venían de localidades vecinas.

opinion1.jpg

Ofuscado

"Se llevaron los colectivos a San Juan, levantaron las paradas de los de media distancia, levantaron la cochera municipal de la plaza Sarmiento, que permitía el estacionamiento de unos 100 vehículos que rotaban a lo largo del día", señaló con un creciente enojo el propietario de un comercio tradicional de calle Entre Ríos al 900, que no descarta en los "próximos meses" seguir los pasos de otros dueños de locales sobre San Luis y volverse "rentista", un fenómeno —como en los 90— que crece en esa histórica calle comercial. "Alquilo el local y seguro que gano más", sentenció.

"Todo está más bonito, la gente se para más en la vidriera, pero es mucho menos de la que pasaba cuando los colectivos venían por Rioja", señaló el encargado de un local de venta de ropa de la galería con entrada por Rioja, Mitre y también con salida a Sarmiento.

Restringir el ingreso de vehículos particulares al área central podría ser una panacea para los taxistas, pero no todos los consultados creen que esa sea la solución al caótico tráfico del centro.

Los ciclistas, en tanto, confían en que si se aplican restricciones, el área central se volverá más segura en materia vial.

Los comerciantes creen, en su mayoría, que la gente ante ese posible aumento de "costos" se volcaría más a los negocios de los barrios y en menor proporción a los shoppings, ya que no tienen el mismo tipo de mercaderías.

Desde el fin de las restricciones al ingreso de vehículos particulares en el microcentro en 2003 —estaba prohibido el tránsito en unas 23 manzanas— y a lo largo de estos 15 años, se sucedieron distintas medidas y planes para que la movilidad en el centro deje de ser un "caos", el término más utilizado a quien se le pregunte por el estado del tránsito en el casco histórico.

Como se ve, las opiniones se dividen y el tema se vuelve sensible, más para quienes conviven a diario en el centro.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario