La ciudad

Coimas en el Cita: los municipales exigen pruebas

El gremio irá a la Justicia a defender a los inspectores sospechados por sobornos.

Domingo 26 de Agosto de 2012

Dirigentes del Sindicato de Trabajadores Municipales de Rosario se presentarán la semana próxima a la Justicia para pedir que "quienes denunciaron el pedido de coimas" por parte de los empleados que realizan la inspección técnica del transporte público "muestren las pruebas urgente".

Así lo dijo ayer a La Capital el secretario adjunto del gremio, Antonio Ratner, quien disparó munición gruesa contra el municipio, el Sindicato de Peones de Taxis (SPT), la Cámara de Transportes Escolares y el concejal justicialista Diego Giuliano. "No se puede dañar la honorabilidad y el buen nombre de los trabajadores a tontas y a locas", dijo el gremialista.

Ratner contó que el viernes por la mañana se reunió en asamblea con los 15 inspectores de la repartición municipal sobre quienes cayó el manto de sospecha.

"Les llevamos nuestra solidaridad y les advertimos que el gremio pedirá que los denunciantes presenten las pruebas de los dichos expresados en los medios. Si alguien cometió un ilícito debe ser investigado y sancionado. Pero si no hay pruebas respaldaremos a los trabajadores que decidan hacer una querella a quienes los acusaron sin motivo. Esta gente tiene familia y amigos; es una vergüenza que un trabajador acuse alegremente a otro para conseguir un aumento salarial", destacó Ratner.

Así, hizo clara alusión a los transportistas escolares y al secretario general del SPT, Horacio Boix, quien había hablado de "corruptela" al referirse a la actividad de los empleados del Centro de Inspección Técnica del Automotor (Cita), de Pellegrini y Ovidio Lagos.

La crítica del sindicalista también recayó sobre el municipio que, ante las sospechas, resolvió que todo el transporte público (5 mil vehículos) sea inspeccionado a partir de septiembre.

"El municipio se lava las manos al tomar esta decisión cuando aún no hay pruebas y no defiende a sus propios empleados", señaló. Y cargó también las tintas contra Giuliano sobre quien dijo que "hace bandera de toda denuncia: ya actuó así con la GUM (Guardia Urbana Municipal) y ahora lo hace con el Cita".

Las denuncias. En medio de la disputa de los tacheros con el Ejecutivo por la actualización tarifaria y también de un paro del sector, Boix disparó el miércoles de esta semana que en los talleres de inspección técnica vehicular se cobra coima para hacer la vista gorda a los controles de taxis, colectivos y combis escolares. Es más, se llegó a denunciar que se cobraba entre 30 y 50 pesos por auto para aprobar la revisión a como diera lugar.

Al cruce de esos dichos salió el secretario de Servicios Públicos, Pablo Seghezzo, quien aclaró que hasta el viernes a última hora no se formalizó ninguna denuncia en la Dirección de Investigaciones Administrativas, que funciona en el segundo piso del Palacio Municipal. Pero agregó que esa instancia seguía abierta bajo el compromiso de preservar la identidad del denunciante.

Seghezzo anunció una revisión extraordinaria que durará dos meses, aún sobre los vehículos a los que ya se les efectuó el control. Y advirtió que a los coches revisados recientemente no se les cobrará la tasa (80 pesos), pero igual tendrán que pasar por el control.

Actualmente, el Cita revisa unos 1.200 vehículos mensuales, por lo tanto se agregará un turno para inspeccionar a los más de 5 mil que se prevén evaluar. Ese caudal estará conformado por 3.600 taxis, 700 colectivos del transporte urbano de pasajeros, 385 remises, 266 combis escolares y 84 unidades de transporte especial.

Las inspecciones serán auditadas por la regional Rosario de la Universidad Tecnológica Nacional (UTN).

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario