La ciudad

Cerró el bar del Laguito, pero promete reabrir renovado en primavera

El local cerró sus puertas hace semanas tras la finalización de la concesión, e ingresó en un plan de obras.

Sábado 21 de Abril de 2018

El tradicional bar frente al Laguito del parque Independencia promete cambiar su fisonomía. El local cerró sus puertas hace semanas tras la finalización de la concesión, e ingresó en un plan de obras para mejorar su techo e instalaciones eléctricas con la idea de reabrir antes de fin de año. Se trata de una postal emblemática de Rosario que tiene a nuevos empresarios a cargo de su explotación, quienes prometen "emprolijar" la zona, ofrecer un menú variado (desde minutas hasta platos elaborados) y promover el rescate cultural del parque Independencia.

Con una empalizada que lo cubre por completo, uno de los bares más turísticos de la ciudad, hoy aparece sin actividad y a oscuras. Su proceso de licitación se dilató por una serie de impugnaciones presentadas por el anterior concesionario Alimentos del Sol, interesado en continuar prestando servicio y beneficiario de una prórroga otorgada por el Ejecutivo. El reclamo se había hecho sobre aspectos del pliego. Finalmente, la Dirección de Concesiones del municipio optó por adjudicarlo a otra firma.

La denominación está a cargo de Mónica Beatriz Bottaro que, como concesionaria, tiene experiencia en explotar el bar del parque Urquiza en las ex instalaciones ferroviarias. Tal como reza el pliego licitatorio, el bar debe encarar una serie de obras. "Vamos a cambiarle la imagen, tiene un espacio exterior grande y necesita un recambio de gran parte de su cubierta e instalaciones eléctricas", puntualizó Arbio.

El actual concesionario se quedó con la compulsa y deberá abonar un canon mensual de 45 mil pesos, con un plazo de concesión de 6 años, con opción a 24 meses más.

El valor locatario se irá actualizando en función de una canasta de productos representativos. El presupuesto para refaccionar el edificio ronda los 6,5 millones de pesos y tiene un periodo de obra de entre 10 y 12 meses.

Habrá que demoler estructuras en forma parcial y hacer la cubierta a nuevo, entre otros temas.

Además, el proyecto, que fue girado a la Secretaría de Planeamiento para su aprobación, implica un cambio de mobiliario, una barra estilo americana para minutas y la remodelación integral de los baños.

Uno de los rasgos singulares será la iluminación externa "escenográfica" y se buscará poner en valor el puente peatonal ubicado próximo al bar, que cruza el lago. La Capital también tomó contacto con el responsable gastronómico del concesionario, Marcelo Santana. "Queremos dejarlo precioso, para que vuelva la familia al parque, que haya comodidad y seguridad, que se pueda tomar algo, comer una picada, dentro de un formato familiar", comentó. Entre los objetivos, la firma buscará un menú variado (desde minutas a platos elaborados) e insertar al mercado laboral a personas con capacidades diferentes y adultos mayores.

"En 6 meses tenemos que abrirlo, la concesión no es larga y debemos recuperarla con trabajo. Vamos estar en sintonía con la Asociación Amigos del Independencia, que ama y cuida este espacio público sin antecedentes", dijo Santana.


Puesta en valor

Algunos detalles ya trascendieron. La firma concesionaria piensa colocar un gran mapa del parque con el Rosedal, la Montañita y otros lugares emblemáticos. Y, entre otras ideas, desde el bar se buscará promover un ciclo de cine nocturno. Las iniciativas fueron adelantadas por el responsable gastronómico, Marcelo Santanta. Desde la nueva concesión se prevé ofrecer una merienda económica a los alumnos que vienen desde diversos barrios y del área metropolitana a visitar el espacio verde.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario