La ciudad

Caso Serra: imputan falso testimonio a una mujer

El caso de Walter Serra, el hombre de 38 años desaparecido misteriosamente hace 21 días, fue envuelto ayer por una versión trágica que puso en alerta a los investigadores. Una mujer dijo que su ex pareja le contó que lo había asesinado y arrojado en un descampado cerca del autódromo, ubicado en la zona oeste de la ciudad.

Miércoles 14 de Noviembre de 2012

El caso de Walter Serra, el hombre de 38 años desaparecido misteriosamente hace 21 días, fue envuelto ayer por una versión trágica que puso en alerta a los investigadores. Una mujer dijo que su ex pareja le contó que lo había asesinado y arrojado en un descampado cerca del autódromo, ubicado en la zona oeste de la ciudad. Pero, tras varios rastrillajes y allanamientos con resultados negativos, fue desechada la hipótesis y se le imputó a la mujer falso testimonio. No obstante, indagada en sede judicial, ratificó su relato.

La mujer, desconocida para la familia de Serra, se contactó el lunes pasado con la hermana de Walter para transmitirle lo que le había dicho su ex pareja.De inmediato, el juez de Instrucción Nº 11, Hernán Postma, activó todos los recursos para constatar la hipótesis. Sin embargo, los rastrillajes y búsquedas en la zona dieron resultado negativo, al igual que un allanamiento en el domicilio del supuesto asesino. "La versión fue investigada y desechada y se le imputó falso testimonio", confirmaron en Tribunales.

Aunque tiene relación directa con el caso, el hecho configuró una imputación independiente cuya investigación quedó en manos del juez de Instrucción Nº 15, Alejandro Negroni.

"No es una pista fuerte, pero tampoco para desechar. La mujer ratificó ante el juez lo que dijo en primera instancia a la policía, con algunas contradicciones. En general, sostuvo lo que le contó su ex pareja. Quedará en libertad pero imputada por falso testimonio", indicó una fuente cercana a la causa.

Sobre el supuesto sospechoso no se notificó su situación procesal, que surgirá de las actuaciones futuras. Y algunas versiones indicaron que la mujer habría hablado por "despecho contra su ex pareja".

En tanto, la pesquisa no descansa. Por estos días, el juzgado de Postma se mantiene alerta e intensifica todas las líneas investigativas. De hecho, se reiteraron los oficios a los organismos nacionales de control aduanero —por tierra, aire y agua—, a los de seguridad provincial y nacional y a los medios de comunicación.

Claves. A su vez, el abogado de la familia Serra, Lucas Wojtasik, dijo que sería de "mucha utilidad" conocer datos que podrían dar indicios del recorrido de Walter.

"El juez reiteró el pedido a LoJack para que informe el monitoreo de la moto en la que se desplazaba (abandonada en Jujuy al 1400). Con el recorrido podríamos solicitar la filmación de las cámaras de seguridad ubicadas en el itinerario. De ese modo, se sabría si estuvo con alguien, si la moto la dejó él o la llevó otra persona hasta ese lugar", indicó el letrado.

Además, las empresas de telefonía móvil del cual era usuario Serra (Movistar y Nextel) deberán entregar el listado de números entrantes y salientes del hombre que hasta el 24 de octubre trabajó como encargado en un bar de Córdoba y Alvear.

"De ese modo, sabremos con quién se comunicó y les solicitaremos que, si saben algo, lo aporten a la causa", amplió Wojtasik.

Después de un día sumamente movido, la esposa de Serra, Virginia, prefirió optar por la mesura. "No conozco a la mujer que brindó esos datos. Ella habló directamente con mi cuñada (hermana de Walter) y le contó lo que sabía. Según me dijo, parecía creíble", comentó.

El rastro de Serra se perdió el 24 de octubre, cuando al mediodía llevó a su mujer y a su pequeña hija hasta Córdoba y España, donde prometió volver a recogerlas una hora después. Pero el hombre nunca lo hizo ni respondió los llamados telefónicos.

Según los registros fílmicos, de ese punto de la ciudad, Walter se dirigió una cuadras hasta la casa de cambio Ronsental (Córdoba 1441), donde estuvo ocho minutos y realizó una transacción no oficial.

Al respecto, su esposa aseguró el lunes a La Capital que tenía firmes sospechas de que su marido le comunicó a algún "conocido" o a alguien de su entorno que había realizado esa operación. Y reconoció que realizaba transacciones pero "de poco monto".

La semana pasada se realizaron rastrillajes con balance negativo en la zona norte de Rosario, donde habían detectado la última señal del teléfono de Serra, además de otras medidas similares en Jujuy y Dorrego y en la localidad de Sanford.

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario