La ciudad

Cámaras de seguridad en 30 escuelas castigadas por robos

Así lo definieron ayer la ministra de Educación provincial, Claudia Balagué, y su par de Seguridad. Otra veintena de artefactos se instalarán en colegios de Santa Fe.

Miércoles 24 de Febrero de 2016

La ministra de Educación de la provincia, Claudia Balagué, adelantó ayer que el gobierno analiza la instalación de cámaras de videovigilancia en unas 30 escuelas de Rosario que vienen sufriendo robos reiteradamente y otras 20 en la ciudad de Santa Fe. Para empezar a diagramar el plan, la funcionaria se reunió por la mañana con su par de Seguridad, Maximiliano Pullaro. Al término del encuentro, fuentes cercanas al ministerio confirmaron que el ministro se comprometió a analizar la factibilidad de la propuesta y a presentar un proyecto concreto la semana próxima.
  En declaraciones a La Ocho, Balagué sostuvo que la iniciativa apunta a lograr un mayor “control” sobre aquellas escuelas que presentan condiciones especiales de “vulnerabilidad” y que padecen robos y actos vandálicos de manera reiterada, a las que dijo tener perfectamente identificadas.
  La idea preliminar, explicó, es que las cámaras de videovigilancia que se instalen en las 30 escuelas más golpeadas por la inseguridad de la ciudad y otras 20 en Santa Fe estén conectadas al 911 y dejen de manejarse con empresas de monitoreo privadas, que muchas veces ni siquiera resultan “eficientes”.
  Con ese plan, Balagué se reunió ayer con el ministro Pullaro, quien recibió una serie de “sugerencias” y la semana próxima ya podría diagramar un proyecto de monitoreo destinado a las escuelas.
  Hasta ahora las escuelas públicas santafesinas no disponen de videovigilancia. Muchas de ellas sí cuentan en cambio con sistemas de alarma o, tras algún hecho vandálico o violento, suelen recibir un monitoreo especial policial.
  La idea es dar un paso más al instalar equipos de disuasivos con los cuales defender a las escuelas que suelen ser blanco de robos, hechos que al ser detectados en tiempo real gracias al monitoreo por medio del 911 permitirían ser evitados.
      El problema de la inseguridad no es nuevo en las escuelas ni, por ende, como preocupación para la ministra, quien a fines del año pasado admitía que el fenómeno se iba “mudando” de barrio, por lo que también el gobierno estaba obligado a desplegar  estrategias.
  Ya entonces Balagué aseguró tener un “seguimiento” de lo que pasaba “en todas las escuelas rosarinas” y “mantener contacto” con cada una de ellas.
  Recordó que así como durante un tiempo primaron los hechos vandálicos, después se empezaron a registrar robos a docentes y alumnos al salir de clases, lo que obligó a diagramar corredores seguros.
   La Capital relevó la cantidad de notas publicadas desde el año pasado a partir de robos o destrozos sufridos por escuelas. La cuenta llega a dieciséis, con la salvedad de que varias de las instituciones no habían sido atacadas una sola vez, sino varias.
  Los casos más recientes son los de la 1.226, ubicada en Razzori 3518 de barrio Cristalería, que ya fue asaltada cuatro veces desde que empezó el año, y la Fray Luis Beltrán, de Ayala Gauna al 7800, barrio 7 de Septiembre, que a finales de enero también había sido robada y vandalizada en dos ocasiones, pese a contar con alarma y estar a menos de cien metros de una comisaría.
 

Asaltan instituto musical

Esta vez la inseguridad golpeó a un instituto privado de enseñanza musical de la ciudad. Anteayer por la tarde, la titular de la escuela se encontraba junto a dos alumnos, una chica de 19 años, Camila C., y un muchacho de 30, Oscar A., cuando de forma inesperada ingresó al lugar un individuo que portaba un arma de fuego. El ladrón los asaltó y terminó huyendo con unos 7 mil pesos que estaban destinados al pago de impuestos. Según datos aportados por el área de prensa de la Unidad Regional II, un móvil del Comando Radioeléctrico acudió a la escuela de música A Tempo, ubicada en Buenos Aires 911, tras un llamado de la dueña del establecimiento, Verónica F. (35). La mujer relató a la policía que momentos antes, alrededor de las 15, había entrado al lugar un hombre armado. Tras amenazarla a ella y a sus alumnos, el ladrón los redujo y luego se apoderó de un monto de dinero que había sido separado para cubrir algunos gastos del instituto. Después, sin causar heridas a nadie, se dio a la fuga. Por razones de jurisdicción, la denuncia quedó radicada en la seccional 1ª.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario