La ciudad

Buscan evitar que Rosario se quede sin agua cada vez que se corta la luz

Si las obras no tienen ningún contratiempo, el verano que viene los rosarinos no se quedarán sin agua cada vez que se corta la luz. En efecto, Aguas Santafesinas SA (Assa) y la Empresa Provincial de la Energía (EPE) pusieron en marcha una obra que tiene como objetivo incrementar el suministro eléctrico a las instalaciones potabilizadoras para evitar este clásico y crónico problema.

Sábado 02 de Febrero de 2008

Si las obras no tienen ningún contratiempo, el verano que viene los rosarinos no se quedarán sin agua cada vez que se corta la luz. En efecto, Aguas Santafesinas SA (Assa) y la Empresa Provincial de la Energía (EPE) pusieron en marcha una obra que tiene como objetivo incrementar el suministro eléctrico a las instalaciones potabilizadoras para evitar este clásico y crónico problema. Los trabajos demandarán una inversión de 4.800.000 pesos.

Además, y para evitar la llegada de aguas servidas a la costa norte de la ciudad mediante conexiones clandestinas, se construirá una colectora en la cual desembocarán los ductos pluviales.

Las iniciativas se están consolidando en el Ministerio de Agua, Servicios Públicos y Medio Ambiente de la provincia, que en su nueva versión posibilita la articulación de proyectos e inversiones. Ambos proyectos garantizan una vida cotidiana más confortable y hasta impactan de lleno en la salud. Tal es el caso de la colectora que unificará los desagües pluviales de la zona norte, contaminados por el volcado clandestino domiciliario. El objetivo es derivar la masa líquida al Paraná, por debajo de la toma que surte a Aguas Santafesinas.

En detalle. Los emprendimientos tienen en común que están proyectados a lo largo de 2008, pero mientras la provisión de mayor energía eléctrica a las plantas de agua ya está en marcha, la construcción de la colectora paralela al curso del Paraná, en la zona norte, entró en la previa que implican los estudios técnicos para su diseño.

"Por primera vez, Aguas Santafesinas y la EPE unen esfuerzos para confiabilizar el sistema eléctrico de las plantas potabilizadoras y reducir los riesgos de cortes de servicio", anunció ayer a La Capital el gerente de Relaciones Institucionales de Assa, Guillermo Lanfranco.

Los trabajos se harán en las instalaciones eléctricas de la planta potabilizadora Rosario, ubicada en el barrio Lisandro de la Torre, y en la Estación de Bombeo C, de Dorrego y Ocampo. Las obras tiene una inversión prevista de 4.800.000 pesos y se espera que estén culminadas antes de fin de año.

Alimentación extra. El nuevo sistema permitirá que la Planta Potabilizadora Rosario cuente con una línea extra de alimentación para minimizar el riesgo de interrupción del proceso ante fallas o cortes imprevistos. En cuanto a la Estación de Rebombeo, de Dorrego y Ocampo, el refuerzo eléctrico permitirá agregar una bomba a las cuatro que están en marcha, detalle que durante el verano no pasará desapercibido.

El volcado de aguas servidas por fuera del sistema de cloacas en la zona norte siempre activó el peligro de contaminación de las aguas del Paraná por escherichia coli, entre otras bacterias. Aunque de acuerdo a las versiones oficiales, esa amenaza está conjurada con un clorado por goteo; una solución que, aunque parcial, ayuda.

El proyecto de Assa consiste en construir una colectora, paralela al río, que intercepte y reciba el contenido de los desagües pluviales de esa zona, entre cuyos puntos álgidos están los de las calles Escauriza, Piaggio, Vieytes, Gallo y Pedriel. Con su carga normal de agua de lluvia y su aporte clandestino de aguas servidas, el nuevo ducto confluirá en el sistema cloacal que va por Rondeau y Junín, hasta volcar en el Paraná, por debajo de la toma que aprovisiona a Assa.

Según el director de Hidráulica, Carlos Dell Oro, en la actualidad la contaminación orgánica que aporta los líquidos servidos de las conexiones clandestinas "se baja" con un sistema de cloro por goteo. "Es un paliativo que da resultado, pero la solución ideal es la colectora que se construirá", aseguró el funcionario.

El proyecto tiene las de ganar. "Lo impulsó Alberto Daniele cuando era director de Hidráulica, ahora como presidente de Assa será el encargado de ejecutarlo", sorprendió Dell Oro.

En la zona norte el sistema de cloacas recién llegó en el 2000, con 11.400 conexiones disponibles en los barrios Sarmiento, Alberdi y La Florida, pero aún no tiene la adhesión de todos los vecinos.

A pesar de tener la disponibilidad del servicio y abonar como si lo usaran, muchos siguen con el sistema de llevar los desechos líquidos hasta el desagüe pluvial más cercano.

Entre las razones hay una de peso: conectarse a la red implica realizar más de una modificación interna en sus domicilios.

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario