La ciudad

"Buscan declararme indigna para quedarse con la herencia"

La viuda de Ignacio Ballesteros, el polista que murió el sábado, negó las acusaciones de sus suegros en medio de una batalla judicial intrafamiliar.

Miércoles 27 de Junio de 2018

"Quisiera que a Nacho se lo deje descansar en paz, y yo también pueda estar tranquila y no firmando escritos todo el tiempo". Quien habla es Gisela La Menza, la viuda de Ignacio Ballesteros, quien falleció el sábado tras permanecer desde 2010 cuadripléjico al caerse de un caballo cuando jugaba al polo. La versión de la mujer de 35 años es contrapuesta a las denuncias que los padres del fallecido llevaron a Tribunales, donde la acusaron de abandono de persona y fraude contra una empresa de medicina prepaga.


"Buscan demostrar que estaba abandonado y así declararme indigna para perder el derecho de herencia", indicó La Menza en diálogo con La Capital y se consideró víctima de un hostigamiento permanente por parte de sus suegros.

"Hay una obsesión por destruirme. Habrá un fin cuando ellos lo decidan o cuando la Justicia les ponga un freno", sentenció.

Tras la muerte del polista, la batalla judicial no ha cesado. Por el contrario, según explicó el abogado de La Menza, Froilán Ravena, el deceso de Ballesteros fue tipificado como muerte dudosa tras una denuncia de los padres del joven.

Ravena confirmó que ofrecerán un perito forense de parte cuando se realice la autopsia. "Al padre siempre le interesó la administración de los bienes más que la salud de su hijo", indicó.

El enfrentamiento de La Menza con los familiares de su difunto marido se remontan al accidente que el polista sufrió en diciembre de 2010, cuando cayó de una yegua y quedó cuadripléjico.

"Todos estos años estuve al lado de Nacho, las 24 horas, buscando gente idónea que lo atienda. Siempre lo acompañé, con enfermeras dedicadas un cien por ciento y lo hice con el convencimiento del amor que sentía por él", aseguró La Menza.

La endeble y delicada salud del polista se fue debilitando. En enero tuvo una neumonía, luego se lo trasladó a un centro especializado en San Jerónimo, donde según explicó la viuda "iba a visitarlo todos los días".

El 20 de junio sufrió otra neumonía por la que debió ser internado en el sanatorio Parque. Falleció tres días después. Durante todos estos años, sus padres iniciaron acciones legales. En particular una denuncia contra La Menza por abandono de persona, "que fue desestimada", puntualizó la viuda del polista, y otra por presunta estafa contra la prepaga Osde.

"Después de 7 años me fui una semana de vacaciones con mis amigas al exterior y él nunca estuvo abandonado, quedó al cuidado de médicos y de mi madre", señaló. También dijo que pese a que su suegra había señalado que no podía visitar a su hijo, "concurría a mi casa tres veces por semana, con lo cual nunca hubo impedimento de contacto".

En relación a la causa donde le imputan una supuesta maniobra fraudulenta contra Osde (están acusados también 12 profesionales de la salud), dijo que la prepaga "nunca" accionó en su contra. Subrayó que se enviaban regularmente auditores y asistentes sociales para corroborar el estado en que se encontraba el joven.

"Tengo demostrado que las prestaciones eran por reintegro y Osde me depositaba en una cuenta y con eso se pagaba a los profesionales", señaló y negó irregularidades con las prestaciones de terapia intensiva cuando su marido estaba internado y de kinesiólogos. Hasta recordó el caso de una kinesióloga que estando embarazada fue a atender a Ballesteros, "pero se sintió mal, y se retiró".

"Los padres están en todo momento detrás de la herencia, por eso me quieren declarar indigna", aseguró. Dijo que su difunto marido se fue del hogar familiar a los 18 años para empezar su carrera como polista en Inglaterra y llegó a administrar un club en ese país.

"Para alguien de su edad le fue muy bien, y venía acá para hacer inversiones inmobiliarias. Llegó a darle dinero a su padre para un negocio que nunca hizo", explicó. La relación de noviazgo duró siete años.

"El día que Nacho falleció, en vez de llorar a su hijo amenazaron a todos en el sanatorio", recordó y admitió sentirse amedrentada por su familia política.

"Se metieron en mi Facebook profesional y pese al hostigamiento y que una juez pidió el cese, incumplen la orden".

"Necesito estar sola y empezar a cerrar la historia. Me hacen ver como la que le saca el dinero al hijo, y yo me enamoré. No soy una cualquiera que quise salvarme con un tipo", aseguró.


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario