La ciudad

Buscan alternativas para avanzar con el demorado nuevo sistema de transporte

Entre las variantes, se analiza una puesta en marcha gradual del servicio y hasta el desembarco de otra empresa.

Domingo 01 de Julio de 2018

El Ejecutivo rosarino busca alternativas para avanzar en la implementación de un nuevo sistema de transporte. Además de un esquema de puesta en marcha gradual como variante, el socialismo sondeó a otras empresas que participaron de la compulsa para hacerse cargo si finalmente no prospera la opción de El Cacique, que es el jugador privado que debería sumarse a Rosario Bus para prestar el servicio en la ciudad. En tanto, falta poco para que se cumpla un año desde que se dieron a conocer los ganadores de la licitación.    

Fuentes del gobierno local, ediles de distintos bloques y del sector transportista confirmaron a La Capital conversaciones informales con al menos un operador para estudiar su potencial desembarco. Antes deberían llegar a un acuerdo legal con la empresa mendocina El Cacique, que sigue manifestando su interés de prestar el servicio.

   El próximo 31 de agosto vence la última prórroga otorgada a Rosario Bus, una de las actuales prestadoras y que también calificó para el próximo sistema. Desde la oposición en el Concejo —PJ y Cambiemos— dijeron que no habilitarán más dilaciones. Habrá qué ver qué ocurre. Todas las partes son conscientes de que Rosario no puede quedar sin transporte público el 1º de septiembre más allá de las disputas políticas que crecen a medida de que se aproximan las elecciones de 2019. Faltan sólo cinco sesiones en el Concejo hasta esa fecha —el 10 de julio comienza el receso invernal— y cualquier camino distinto al sistema licitado debe pasar por el recinto del Palacio Vasallo, coincidieron ediles de los diferentes bloques consultados.

   El objetivo de mínima al que apostaría el gobierno municipal es que el nuevo operador arranque con medio centenar de unidades en lugar de las aproximadamente 200 que surgen en los pliegos y, a partir de allí, incrementar gradualmente el arribo de nuevos colectivos. Eso sí, todo está atado a la ecuación tarifa-costo del sistema. Incluso sobrevoló en el análisis pagar un boleto por kilómetro recorrido, pero no figura en los pliegos de la licitación.

No alcanza   

Todos los actores involucrados admitieron que la reciente suba del boleto y la ampliación de facultades para que el Ejecutivo pueda establecer la tarifa del boleto hasta casi el mismo nivel de los costos no alcanza. "Y los bolsillos de los usuarios tampoco son los mismos", coincidieron. El horizonte de menores subsidios nacionales y empresas de transporte que sólo participarían si obtienen una mayor certidumbre sobre el repago de las inversiones inclina el plano hacia arriba para que arranque un nuevo sistema de transporte urbano de pasajeros ambicioso.

   Son muy pocas las empresas de transporte en el país que tienen espalda para afrontar la inversión que demandan los pliegos y, pese a que Rosario es una plaza atractiva para la mayoría de los jugadores, en el contexto macroeconómico actual son cautas a la hora de iniciar nuevos emprendimientos.

   La ganadora en el grupo dos fue El Cacique de Mendoza. También se presentaron la Empresa Romero SA (Ersa), de Corrientes, y la unión transitoria de empresas (UTE) integrada por Recreo, de Santa Fe capital, San Francisco, de San Juan, y Autobuses Buenos Aires, que también compitió en el grupo 3 contra Rosario Bus.

   Sin embargo, las fuentes consultadas volvieron a insistir que, por antecedentes, envergadura y la realidad económica y política de cada jugador, Ersa aparece como la mejor posicionada si es que El Cacique no se anima a desembarcar. Y justamente fue a esta empresa a la que volvieron a tantear para conocer si continuaba el interés por arribar a Rosario. La firma correntina —del empresario Juan Carlos Romero— se expandió en los últimos años a siete provincias de la Argentina.

   Respecto a la definición del grupo tres, Rosario Bus se quedó con un esquema que está en sintonía con el desarrollo metropolitano que viene construyendo el empresario Agustín Bermúdez, un negocio hasta ahora menos regulado y con proyección de crecimiento a mediano y largo plazo, más si se mantiene en el terreno de las declaraciones la vuelta de los trenes regionales.

   En el grupo 1 del pliego, que fue reservado al Estado local, continua avanzando la adaptación al próximo sistema con la puesta en marcha de líneas como la Q.

Un sector en concentración

Todos los actores involucrados en la licitación que fueron consultados se cuidaron al momento de opinar sobre el proceso aún en marcha, máxime a 65 días de una obligada definición. Hablaron a condición de mantener en reserva sus nombres. Están en juego diez años de concesión del servicio público de transporte de Rosario (con opción a tres años más) y cientos de millones de pesos anuales. El sector en toda Latinoamérica atraviesa una etapa de consolidación y concentración, y como ocurre en tantas otras actividades económicas, las firmas de transporte necesitan ganar escala para ser viables y competitivas. El futuro sistema del transporte urbano de pasajeros de Rosario prevé un estándar elevado que otorgará "chapa" para las empresas que se queden con el servicio de pasajeros.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario