La ciudad

Bonfatti recibe a la CGT-Rosario y pediría 500 federales a Nación

Tiempos violentos. El encuentro complementa la reunión del martes que se hizo con Sergio Berni. Igual, los sindicatos locales no descartan medidas de fuerza.  

Viernes 16 de Octubre de 2015

La provincia presentará hoy a la CGT-Rosario un plan integral contra la inseguridad, que incluirá un pedido de refuerzo de agentes federales para la ciudad al gobierno nacional. Se estima que el planteo será por 500 federales más. El gobernador Antonio Bonfatti recibirá en persona a referentes de más de 50 gremios locales que ya amenazaron con realizar un paro por la ola de violencia que afecta a los trabajadores. Uno de los sindicatos más duros con el reclamo, el de peones de taxis, anunció que no concurrirá a la cumbre, decepcionados por las dilaciones en los anuncios y la falta de respuestas de la Casa Gris.

El cónclave será hoy, a las 17, en la delegación local de la Gobernación. Bonfatti tiene previsto arribar por la mañana desde Italia, donde participó del Tercer Foro Mundial de Desarrollo Económico Local, que sesionó en Turín.

La reunión de hoy complementa la efectuada el martes en la ex Jefatura de Policía, donde la plana mayor del gobierno provincial recibió a la mesa intersindical de Rosario.

Allí estuvo también el secretario de Seguridad de la Nación, Sergio Berni, quien anunció que la Casa Rosada está dispuesta a colaborar con la provincia para combatir la inseguridad con más agentes federales. Pero supeditó ese refuerzo a un pedido concreto de la provincia, que por ahora no se efectivizó.

Los gremios habían planteado que se necesitaban "dos mil gendarmes más para Rosario" para disminuir los índices delictivos, como ocurrió en 2014, cuando se produjo un fuerte desembarco.

El ministro de Gobierno, Rubén Galassi, pidió "seriedad y no tirar cifras al voleo" sobre la cantidad de efectivos de las fuerzas federales que podrían llegar a la ciudad antes de fin de año.

Igual, celebró la predisposición de Nación para sumar fuerzas contra el delito en Rosario. "Todo aporte a la seguridad de la provincia es bienvenido", remarcó.

En la Gobernación nadie quiso detallar el plan que se anunciará hoy. Trascendió que serían 500, que se solicitará un refuerzo de móviles y que un grupo de efectivos se destinará a Villa Gobernador Gálvez.

No todos los gremios concurrirán al encuentro con Bonfatti. "Nosotros no vamos, nos fuimos muy decepcionados de la reunión del martes y no queremos perder el tiempo", anticipó Horacio Boix, titular del Sindicato de Peones de Taxis.

El referente de los taxistas cuestionó al gobierno provincial por "haber politizado el tema, mientras los gremios postergamos posibles medidas de fuerza hasta después de las elecciones, ellos están manoseando el tema, no hacen anuncios y mientras tanto la violencia no para y nos siguen atacando como a perros".

Boix recordó que fue el sindicato que lidera "el que de alguna manera armó toda esta movida, juntando más de 55 gremios cansados de la inseguridad que afecta a sus trabajadores, y somos los principales decepcionados por la falta de respuestas oficiales".

Desde la Bancaria Rosario, su máximo referente, Matías Layús, confirmó que asistirá. "Vamos con la expectativa de que haya anuncios concretos, como se mencionó en la reunión del martes con Berni, quien puso a disposición las fuerzas federales al pedido que haga la provincia", señaló.

Respecto a la cantidad de efectivos que necesita la ciudad, Layús tomó distancia: "Los trabajadores no somos expertos ni manejamos la seguridad, sólo exigimos poder vivir tranquilos. La cantidad y la modalidad, la deben definir las autoridades".

Layús advirtió que de no haber respuestas al reclamo, la intersindical Rosario no descarta medidas de fuerza. "El paro es una herramienta que tenemos los trabajadores para lanzar en reclamo de medidas que la patronal o el Estado no implementa. No lo descartamos, para nada, si es que en el corto plazo no hay mejoras en la seguridad", admitió.

El Senado postergó el ingreso de más policías

El Senado provincial postergó al menos una semana el tratamiento del mensaje del Ejecutivo que promueve sumar 3.000 nuevos agentes a la policía de Santa Fe. "Vamos a esperar unos días hasta que el gobierno precise la cantidad de agentes que destinará a cada uno de los departamentos", explicó el senador Eduardo Rosconi (PJ), representante del departamento Caseros.

El legislador justicialista, fuerza que controla la Cámara alta provincial, aclaró que la oposición "tiene voluntad política de acompañar el ingreso de nuevos policías en todo Santa Fe para combatir la inseguridad, que es el principal reclamo en todas las ciudades y pueblos".

No obstante ello, destacó que pretenden saber con precisión el esquema pergeñado por el Ministerio de Seguridad respecto a la asignación de esos efectivos a lo largo y ancho del territorio.

"Seguramente la semana próxima el proyecto se aprobará. Una vez que llegue el informe oficial, probablemente haya intercambios con el Ejecutivo y se sancionará, con un criterio de equidad, a mayor población, más policías", sumó.

La iniciativa, enviada por el gobernador Antonio Bonfatti, cuenta con el aval de su sucesor, el senador saliente Miguel Lifschitz. El electo mandatario había planteado en su campaña electoral que aspiraba a tener una fuerza con 25.000 efectivos, frente a los 22.000 actuales.

El proyecto busca ampliar la cantidad de personal en la fuerza con la creación de cargos de planta permanente en el grado de suboficial de policía.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS