La ciudad

Boleto: esperando al concejal Rivero

Si bien la administración de Miguel Lifschitz sintió la estocada que implicó el no haber aprovechado la mayoría simple que posee en el Concejo para aprobar el aumento del boleto de ómnibus a 1,60 peso, ratificó que intentará avanzar la semana próxima con el mensaje. Aunque seguirá de cerca la recuperación del edil oficialista Juan Rivero, cuya ausencia por problemas de salud dejó sin quórum la agitada sesión extraordinaria del jueves pasado.

Sábado 12 de Julio de 2008

Si bien la administración de Miguel Lifschitz sintió la estocada que implicó el no haber aprovechado la mayoría simple que posee en el Concejo para aprobar el aumento del boleto de ómnibus a 1,60 peso, ratificó que intentará avanzar la semana próxima con el mensaje. Aunque seguirá de cerca la recuperación del edil oficialista Juan Rivero, cuya ausencia por problemas de salud dejó sin quórum la agitada sesión extraordinaria del jueves pasado.

Esquivo, el intendente dedicó ayer pocas palabras al repaso de una sesión signada por rumores e idas y vueltas, puertas adentro, y expresiones de bronca (de organizaciones sociales) en la calle. "Es probable, pero todavía no lo estudiamos", dijo sobre un nuevo pedido de tratamiento de la suba del pasaje. Acerca de Rivero, sólo agregó: "Está enfermo, internado".

A su turno, el secretario de Gobierno, Horacio Ghirardi, fue más allá. Luego de no descartar otra convocatoria en lo inmediato, admitió que "habrá que esperar la evolución de la salud de Rivero".

Sin fisuras. El funcionario también aclaró que el bloque del Frente Progresista "está unido" y que lo ocurrido con el referente barrial fue "un imponderable". Luego la emprendió contra la oposición por "intentar hacer pagar al oficialismo un costo político".

Rivero permanece internado en un sanatorio desde el jueves, como consecuencia de una neumonía que ya venía arrastrando y que se complicó por un pico de hipertensión.

Los colaboradores del concejal explicaron que seguirá un tratamiento médico por "4 ó 5 días" más. "Respecto de la posición de Rivero frente al tema boleto, él mismo la expondrá oportunamente", enfatizaron.

Un día antes, cuando los pasillos del Concejo eran un hervidero de palabras, varios reconocieron por lo bajo a LaCapital que el edil planeaba abstenerse en la votación por desconocer el contenido del mensaje.

Otros recordaron que, así como siempre acompañó las iniciativas oficialistas, Rivero también supo poner reparos sobre aquellas ligadas a reajustes tarifarios.

Velada, pero no por eso imperceptible, la interna socialista también pareció meter la cola. No pocos advirtieron rostros no tan adustos entre los hombres de la rosa roja una vez caída la sesión.

Por eso recordaron cuando, al despuntar el 2008, Lifschitz replicó al presidente del cuerpo, Miguel Zamarini, por un supuesto desaire a las demandas surgidas de las sesiones barriales.

"Fue un día de mucho calor y, a lo mejor, no funcionaba el aire acondicionado en el Concejo", había retrucado el jefe del Palacio de los Leones. Un capítulo, aparentemente, aún inconcluso.

El dictamen

El Ente de Transporte Rosario (ETR) emitió ayer el dictamen sobre el estudio de costos del boleto. Se trata de la información que, según denunció la oposición, no incluyó el mensaje enviado días atrás por la Intendencia al Concejo, junto al pedido de la sesión extraordinaria que fracasó el jueves pasado.

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario