La ciudad

Boasso quiere avanzar en el tratamiento de los ruidos molestos en espectáculos

La comisión de Gobierno, presidida por el concejal radical, recibió al ingeniero electrónico Federico Miyara para tratar la problemática con vistas a modificar la ordenanza.

Miércoles 17 de Septiembre de 2014

La comisión de Gobierno, presidida por el concejal Jorge Boasso, recibió al ingeniero electrónico Federico Miyara para avanzar en el tratamiento de las propuestas de modificación a la ordenanza N°7.218 de espectáculos públicos, en este caso sobre la problemática de ruidos molestos.

Miyara es también docente e investigador de la Universidad Nacional de Rosario, y autor de varios libros técnicos como "Acústica y sistemas de sonidos" y "Control de ruido", entre otros.

La reunión se desarrolló en la sala de los acuerdos del Concejo Municipal y contó con la participación de los concejales Roy López Molina y Fernanda Gigliani; representantes de la Asociación Empresario Hotelero Gastronómica (AEHGAR) y de algunos bares y locales de la ciudad.

"La problemática de los ruidos molestos apareció en cada una de las diferentes reuniones que la comisión de Gobierno mantuvo con los distintos sectores interesados en las modificaciones a la ordenanza de espectáculos públicos. Por ello la necesidad de trabajar la temática con un reconocido profesor en la materia como Miyara", explicó Boasso.

Para Miyara, "es importante respetar el criterio de salud auditiva, es decir, el nivel de decibeles y el tiempo de exposición".

El ingeniero ejemplificó: “La ley laboral admite 90 decibeles para una jornada laboral de 8 horas, o bien 93 decibeles durante 4 horas, y se admite un aumento del nivel sonoro de 3 decibeles por cada reducción a la mitad del tiempo de exposición. Asimismo la legislación laboral pide un límite de precaución de 85 decibeles. Por encima de este nivel sonoro, deben realizarse exámenes audiométricos periódicos a todos los expuestos”.

Respecto a la situación de los boliches, bares y restaurantes, Miyara recomendó tener en cuenta la acústica, en cuanto a la absorción y la aislación. Respecto a la primera expuso sobre los distintos tiempos de reverberación (permanencia del sonido una vez que la fuente original ha dejado de emitirlo), problema que se puede evitar utilizando materiales absorbentes, aclaró. Y en cuanto a la aislación, para el ingeniero electrónico tiene que ver con el compromiso con exterior y la incorporación de doble vidrio, separaciones de medianeras, pared doble, etcétera.

Boasso consideró muy beneficiosa la reunión y adelantó que las recomendaciones del ingeniero son para tener en cuenta al momento de la regulación de la actividad, pero de manera enunciativa y no taxativa.

El presidente de la comisión de Gobierno destacó que la problemática sobre ruidos molestos interesa tanto a vecinos que tienen derecho al descanso como así también a empresarios que necesitan reglas claras, al momento de ser inspeccionados por las autoridades municipales. "Por ello la necesidad de escuchar a todas las voces y trabajar en modificaciones superadoras de la actual ordenanza", finalizó Boasso.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario