La ciudad

Bienvenida al ahorro en Echesortu

Jueves 10 de Enero de 2008

El operativo de reemplazo de lámparas de bajo consumo por focos incandescentes debutó ayer con éxito en el barrio Echesortu. La prueba piloto alcanzó a 300 clientes de la Empresa Provincial de la Energía (EPE) con el reparto de 600 lámparas, a razón de dos por usuario. Los técnicos resaltaron el alto grado de adhesión en la comunidad. Una situación similar se desarrolló en la capital provincial con la distribución de 400 artefactos de bajo consumo.
  Algunos tímidos, otros poco informados, los vecinos de Echesortu reaccionaron favorablemente a la invitación a canjear las lámparas para reducir el consumo. “La gente estaba muy interesada y recibió muy bien a quienes le entregaban las lámparas de bajo consumo”, dijo uno de los directores de la EPE, Ricardo Airasca. A cada timbrazo en la zona de Lavalle, Pellegrini, Avellaneda y San Juan los usuarios iban hasta los dormitorios u otros ambientes a traer sus focos incandescentes. Tras entregarles las lámparas de 75 vatios, de bajo consumo, los operarios recibían otras dos incandescentes que eran destruidas en ese momento. Cada cliente quedó registrado en una planilla para luego evaluar el consumo de cada domicilio, incluso en el plan piloto.
  En Santa Fe, concretamente en barrio Guadalupe Oeste, se procedió de la misma forma y se entregaron 400 lámparas. Este trabajo de campo servirá de cara a otra entrega masiva prevista para febrero, cuando lleguen de la Nación unos 500 mil focos de bajo consumo.
  El canje se realizó ayer con la supervisión y el apoyo de la Universidad Tecnológica Nacional, de la Municipalidad, de Aguas Santafesinas y de organizaciones no gubernamentales abocadas a la defensa del consumidor.
  A nivel nacional, el gobierno adquirió en una primera etapa unos 5 millones de lámparas de bajo consumo. Para distribuir en Santa Fe, llegarán 500 mil unidades de las cuales se calcula que la mitad será para Rosario.

Binner, duro contra la "injusticia"

Frente a la polémica ante un posible reajuste de las tarifas de luz y agua en la provincia, el gobernador Hermes Binner, fundamentó ayer que “una de las grandes injusticias es que quienes pueden pagar impuestos no lo hagan” durante una recorrida a las oficinas de la Administración Provincial de Impuestos (API) en la capital provincial. Se trata de una nueva declaración del mandatario santafesino quien cargó contra inequidad contributiva en el marco del desfasaje entre costo y tarifa en los servicios de agua potable y luz. En ambos, la mayoría de los insumos son a precio dólar, con tarifa plana y en pesos.
  Ayer, Binner estuvo acompañado por el ministro de Economía, Angel Sciara, la titular de la Subsecretaría de Ingresos Públicos, Teresa Beren, y los administradores del área Nicolás Ruesjas y Amalia Martín. “Una de las grandes injusticias es que quienes pueden pagar impuestos no lo hagan”, manifestó ayer Binner pocas horas después de referirse a las tarifas de energía y agua potable.
  Algunas fuentes gubernamentales deslizaron que la recomposición tarifaria debería oscilar entre el 10 y el 20 por ciento. Binner había explicado que el desfasaje entre costos y tarifas se cubre con aportes del tesoro provincial. “Algunos costos se pagan con la tarifa y otros los asumimos entre toda la población”, había remarcado el gobernador. Resta saber si habrá reajuste en algún sector.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario