La ciudad

Berni apuntó a Binner por la corrupción policial y el narcotráfico en Rosario

Se van los gendarmes. Durante un acto realizado ayer en Rosario, el funcionario nacional rescató el rol de Bonfatti frente a la inseguridad.  

Martes 06 de Enero de 2015

El secretario de seguridad de la Nación, Sergio Berni, cargó ayer con dureza contra el diputado nacional y precandidato presidencial del Frente Unen Hermes Binner. "Mientras está lanzando su postulación en Mar del Plata, nosotros estamos acá, trabajando", comparó el funcionario a la hora del balance de los diez meses del desembarco de 2 mil uniformados de las fuerzas federales en barrios conflictivos y violentos de la ciudad. Además, recordó que la provincia tiene una tasa de homicidios que quintuplica la media nacional, aseguró que permanecerán 600 gendarmes en el Destacamento Móvil 2 y anunció la creación en Rosario del destacamento antinarcóticos "más importante del país".

Con los agentes de Gendarmería y Policía Federal formados en la galería principal de San Martín y Virasoro, Berni llegó en un caluroso mediodía rosarino para presidir el acto de asunción del nuevo jefe de la Región II de esa fuerza, Roberto Benítez.

Al acto protocolar, del que participaron altos mandos policiales; el secretario de Seguridad santafesino, Gerardo Chaumont, y el ministro de Gobierno provincial,Rubén Galassi, le siguió una larga conferencia de prensa de Berni, convocada para hacer un balance del llamado Operativo Rosario. Y no se olvidó de Binner cuando estuvo al frente de la Casa Gris.

"Detuvimos al ex jefe de la policía (Hugo) Tognoli por su vinculación con el narcotráfico. Eso ocurrió luego de que le advirtiéramos al gobernador Binner del serio problema que tenía de corrupción y connivencia de la policía con el narcotráfico. No escuchó y prefirió seguir con la autogestión de esa fuerza porque era más fácil que involucrarse en el problema. Lamentablemente, Binner hoy (por ayer) está lanzando su campaña a presidente en Mar del Plata (ver página 11) y nosotros estamos en Rosario trabajando. Entonces, después no nos quejemos", descerrajó.

No obstante, Berni marcó diferencias: "Bonfatti tomó conciencia del problema que tenía, nos pidió el tiempo necesario para generar 2 mil policías y trabajamos porque estamos convencidos de que la ciudadanía lo necesita".

El arribo de las fuerzas federales el 10 de abril pasado implicó 2 mil uniformados y el allanamiento de 39 búnkers. Lo que se planificó por 45 días se extendió, finalmente, diez meses a pedido de la Casa Gris.

Tras felicitar a la tropa, Berni expuso en números los logros de la Nación: intervenciones en 30 barrios conflictivos, 250 millones de pesos en viáticos, 3 millones de kilómetros patrullados, 200 camionetas, 2.500 detenidos, 200 mil vehículos controlados, 13 mil coches secuestrados por estar fuera de la ley, retiro de 600 armas de circulación, 350 causas abiertas en la Justicia y, "lo más importante, sin bajas de los uniformados", resaltó.

Asimismo, el funcionario hizo hincapié en la creación del destacamento de Inteligencia Criminal más importante del país, donde estarán abocadas las cuatro fuerzas federales (Gendarmería, Policía Federal, Policía Seguridad Aeroportuaria y Prefectura). "Es una señal importante en una pelea muy fuerte contra el narcotráfico", indicó.

La rueda de prensa desembocó en los niveles de criminalidad de Rosario y Santa Fe: según Berni, ambas ciudades quintuplican la media de homicidios del país, 20 contra 4,6.

Al referirse a los problemas de delincuencia y violencia, recordó: "No se olviden que años atrás, cuando hicimos las primeras detenciones, había miembros de la policía provincial involucrados directamente y atrapados en los búnkers de venta de droga. En su momento Binner no quiso atender el problema y prefirió seguir apostando a la autogestión de la policía, con Santa Fe reflejando los índices delictivos más altos del país".

En tanto, Berni también consideró que la venta de drogas “hoy ha disminuido bastante”.

Afirmó que la figura del búnker “era el símbolo de la corrupción en Rosario”. Y agregó: “Incluso tenemos filmaciones de búnkers donde iban a comprar la droga a caballo”.

No obstante, enfatizó que “en Rosario el problema principal no es el narcotráfico sino la violencia del delito”

Cuando La Capital le preguntó si la policía provincial estaba en condiciones de hacerse cargo de la seguridad donde operó Gendarmería, Berni se limitó a contestar: “Si han egresado es porque las autoridades evaluaron que estaban en condiciones. Colaboramos con Santa Fe para que pueda resolver su problema policial grave y complicado, que Bonfatti asumió como tal”.

—¿Cuál fue la Rosario de abril y cómo la visualiza hoy?

—La que había visto en diciembre de 2013, cuando la policía se declaró en huelga y llegamos con fuerzas federales a garantizar la paz. Encontramos una sociedad sin autoridad en la calle. Creo que la policía provincial está a la altura de las circunstancias para relevar a los 2 mil gendarmes.

En Rosario quedarán 600 efectivos (en el Destacamento Móvil 2), junto al Escuadrón Rosario-Victoria. Los 1.500 agentes de La Pampa, Santiago del Estero, Córdoba y Buenos Aires regresarán a sus cuarteles a partir del 15 de febrero.

“La responsabilidad de la seguridad ciudadana es de cada provincia. Vamos a colaborar cada vez que lo soliciten”, finalizó Berni.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS