La ciudad

Bajan la nafta y el gasoil tras el pacto de la Nación con YPF y Petrobras

Repsol-YPF y Petrobras cumplieron desde ayer el acuerdo con el gobierno nacional de rebajar entre un 10 y un 15 por ciento los precios de las naftas y el gasoil, y así retrotraer las tarifas a sus valores del 31 de octubre pasado. En las estaciones de servicio de Rosario el acatamiento fue dispar y las bajas oscilaron sólo el 10 por ciento.

Domingo 13 de Enero de 2008

Repsol-YPF y Petrobras cumplieron desde ayer el acuerdo con el gobierno nacional de rebajar entre un 10 y un 15 por ciento los precios de las naftas y el gasoil, y así retrotraer las tarifas a sus valores del 31 de octubre pasado. En las estaciones de servicio de Rosario el acatamiento fue dispar y las bajas oscilaron sólo el 10 por ciento. En tanto Esso se comprometió extraoficialmente a cumplir lo pactado con el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno recién la semana próxima. Shell no acordó, por lo que la firma anglo-holandesa mantiene sus valores de mercado.
  Los anuncios hechos por el gobierno anteayer se tradujeron a varias expendedoras de la ciudad, aunque con un acatamiento heterogéneo. Los precios de pizarra en el local de 3 de Febrero y Oroño fijaban ayer un valor de 2,449 pesos para la Fangio XXI, la súper estaba a 1,954 y la ultradiesel a 1,697. Anteayer, la pizarra indicaba 2,749 pesos para Fangio XXI, 1,954 para la súper y 1,697 para la ultradiesel. Es decir que los valores registraron una baja promedio del 10 al 15 por ciento en relación al viernes pasado. Una situación idéntica se registró muy temprano en la estación de Salta y Callao, donde cambió la pizarra.
  En la Petrobrás de Sarmiento y Pellegrini, que responde directamente a la red petrolera, los precios de los combustibles bajaron. Llegaron ahora a 2,498 pesos para la nafta Premium, 1,977 la súper y 1,697 el combustible diesel. En la esquina de San Juan y Pueyrredón, estación de la firma brasileña Petrobras, los precios se mantenían ayer por la mañana sin variaciones. Es decir que la nafta premium estaba a 2,899 el litro, la súper a 2,399 y el gasoil a 2,299. En teoría, una vez que se vacíen los depósitos, y con la llegada de los camiones abastecedores, los precios se retrotraerían el 10 por ciento que ya reflejaba la YPF donde funciona el Automóvil Club Argentino.
Redondeando entre las pizarras actualizadas y los precios anteriores, la variación es de entre 30 a 40 centavos. Claro que se trata de un porcentaje estimado entre el 10 y el 15 por ciento que no confirma con exactitud los precios anteriores al 31 de octubre como pretende el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno.
  Muchos automovilistas se vieron sorprendidos por la deflación y otros exigían por el contrario, que las estaciones de servicio que no habían acatado la disposición nacional les cobren menos. Por eso los cambios se dieron en función de si los comercios eran de particulares, respondían a las nafteras o eran de bandera blanca. Tampoco —al menos hasta ayer por la tarde— Esso (otra petrolera que habría acordado con el gobierno) dio instrucciones a los playeros para que modifiquen los valores de los combustibles, algo que no se descarta podría producirse hoy. Los valores se mantenían en 2,78 pesos para el litro de nafta de alto octanaje, 2,29 la súper y 2,15 el gasoil.
  Shell, que tiene el diálogo cortado con los funcionarios nacionales y no participa del acuerdo propuesto lanzado por Comercio Interior, continúa con la V Power a 2,799 pesos el litro; la súper a 2,299 y el diesel a 2,209 pesos.

Trueque. El pacto impulsado por el secretario de Comercio Interior de la Nación establece una reducción de los precios en naftas y gasoil a cambio de la reapertura de la exportación de los combustibles. El lunes pasado, Moreno había notificado a las petroleras la decisión de suspender las exportaciones hasta que se garantizara el abastecimiento en el interior del país y los valores vuelvan a ser los mismos que hace 75 días. La respuestas de las petroleras no tuvo por escrito una resolución del gobierno, pero YPF y Petrobras ya acataron y Esso lo haría en el transcurso de la semana.

Capital Federal. Los precios actualizados en Capital Federal para YPF tienen a Fangio XXI en 2,199 pesos el litro; la súper a 1,909 y el gasoil a 1,519 pesos. Sin embargo, en las estaciones YPF de la zona sur del Gran Buenos Aires (fundamentalmente las que no pertenecen en forma directa a la red de la petrolera) el precio de la Fangio XXI rondaba ayer los 2,45 pesos el litro contra alrededor de 2,70 de anteayer; la súper se comercializaba apenas por encima de los 2 pesos (anteayer alrededor de 2,4 pesos) y el gasoil estaba en 1,63 pesos, contra alrededor de los 2 pesos del viernes.
  En las bocas de expendio porteñas de Petrobras en la costanera, la nafta premiun retrocedió a 2,199 pesos el litro; la súper a 1,949 y el gasoil a 1,599. En otros surtidores que la firma brasileña tiene en el área metropolitana, la nafta premium se comercializaba a 2,69 pesos; la súper a 2,39 y el gasoil a 2,09 pesos; sin modificaciones en los valores al consumidor.
  Esso, en Capital Federal mantenía en 2,69 pesos el litro de nafta de alto octanaje; 2,40 la súper y 2,15 el gasoil. En las estaciones de la firma angloholandesa Shell (que no participa del acuerdo) la nafta V Power (premium) se mantenía en torno a los 2,85 pesos el litro; la súper a 2,50 y el gasoil a 2,25 pesos.

Respsol-YPF, clave. La satisfacción del gobierno se centró en la receptividad que tuvo Repsol-YPF para aceptar la reducción de las tarifas.
  El grupo controla el 50 por ciento del mercado interno (el 25 por ciento ahora en manos del grupo del banquero Eskenazi), lo que representa unas 1.600 estaciones de servicio de todo el país. Shell por el contrario, detenta un 15 por ciento del negocio petrolero en la Argentina.
  El acatamiento obedecería a que las exportaciones de combustibles representan un negocio que ronda unos 4 mil millones de dólares al año. l

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario