La ciudad

Autorizan la celebración de ceremonias religiosas con un máximo de 30 personas

El gobierno provincial autorizó ayer la realización de reuniones y celebraciones religiosas con una concurrencia de hasta 30 personas durante la cuarentena por el coronvirus.

Miércoles 01 de Julio de 2020

El gobierno provincial autorizó ayer la realización de reuniones y celebraciones religiosas con una concurrencia de hasta 30 personas durante la cuarentena por el coronvirus. La resolución alcanza tanto a la Iglesia Católica Apostólica Romana como a todas las entidades religiosas inscriptas en el Registro Nacional de Cultos.

Tras conocerse el documento correspondiente, el vicario general del Arzobispado de Rosario, Emilio Cardarelli, manifestó su satisfacción, aunque consideró que, en vez de establecerse un número máximo, hubiera preferido una regulación en base la capacidad de los templos.

De todos modos, el decreto 595, firmado por el gobernador Omar Perotti, expresó que la cantidad de 30 feligreses podrá "ampliarse progresivamente para cada espacio establecido, conforme se determine con el asentimiento de la autoridad sanitaria provincial".

El regreso de los encuentros o celebraciones religiosas era un reclamo que los referentes de los distintos cultos venían sosteniendo en la provincia a partir de la aceptable evolución de la curva de contagios. La intención fundamental era poder brindar contención anímica y espiritual a los fieles. Esa demanda incluso llegó a que una iglesia evangélica en San Lorenzo realizara una auto-misa, desafiando la prohibición que regía en los primeros días de este mes.

"Hasta ahora estábamos funcionando con un máximo de 10 personas, por eso recibimos con satisfacción el actual decreto del gobernador", dijo Cardarelli a LT8 al admitir que se trató de una cuestión "esperada en virtud de que, por ejemplo, ya estaban en actividad gimnasios y shoppings". Y sumó: "Además, se trata de poner en práctica el derecho a la libertada religiosa y de culto, que puede limitarse, pero no por un tiempo indefinido".

En el decreto de Perotti se deja en claro también que los asistentes a los templos o iglesias deberán utilizar barbijo o tapaboca para protección de nariz, boca y mentón.

Además, debe asegurarse la ventilación del espacio con un máximo de ocupación del cincuenta por ciento de la superficie.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario