La ciudad

Autorizan a dos chicos abusados por su padre a radicarse en España

Ya tenían el aval provisorio de la Justicia y ayer llegó el definitivo. En ese país vivirán con su madre y su familia ampliada.

Viernes 14 de Diciembre de 2018

"¿Somos libres?", le preguntaron Augusto y Juan Pablo a su abogada María Paula González Tomasini, y tras el fallo del Tribunal Colegiado de Familia Nº 3 pudo responderles que sí. "Los chicos ya son libres. Libres de toda violencia", dijo la letrada que acompaña a los hermanos de 18 y 12 años desde 2015, cuando por primera vez pudieron denunciar el continuo abuso del que eran víctimas por parte de su padre, y requirieron a la Justicia radicarse en Barcelona junto a su mamá y su familia ampliada. Si bien el Tribunal ya había autorizado la radicación provisoria de los hermanos en la ciudad española en enero de este año, en las últimas horas un nuevo fallo le dio a esa decisión el carácter de definitivo. "Ya no tienen que regresar, pueden seguir adelante con sus vidas, dejar su pasado de violencia atrás sin rendir cuentas", afirmó la abogada, a quien sólo le resta seguir adelante con la demanda por alimentos.


La profesional, que en el marco de la nueva figura del Código Civil y Comercial actuó como patrocinante de los chicos, hizo hincapié en "los cambios" que los hermanos pudieron hacer a lo largo de estos meses con la autorización del traslado del "centro de vida" a España.

"No sólo tienen una familia ampliada, sino que además Juan Pablo pudo hacer enormes mejorías respecto de su problema de dislexia, está integrado y hablando catalán, además juega al Waterpolo al igual que su hermano Augusto, que está decidido a estudiar Psicología", contó González Tomasini y apuntó al "continuo temor con el que vivieron todos estos meses pensando en que quizá los hicieran regresar a la Argentina y a Rosario".

"Ese miedo ya no está —continuó—. Este fallo, que en el caso del mayor técnicamente «queda en abstracto» por haber cumplido los 18 años, es definitivo y es fundamental para que ambos puedan seguir adelante con sus proyectos de vida y dejar de lado toda la violencia sufrida de parte de ese padre: violencia física, psicológica, sexual, emocional y económica. A ese progenitor ya no tienen más cuentas que rendir, ni a él ni a nadie",enfatizó.

El proceso

Los hermanos radicaron la denuncia de violencia familiar contra su padre en 2015 y consiguieron una restricción de acercamiento que nunca se levantó desde entonces, pero que el hombre violó sistemáticamente. "Fue un trabajo interdisciplinario que llevamos adelante con la psicóloga de ambos para que pudieran verbalizar lo que les estaba pasando, de a poco crecer y empoderarse, porque estaban completamente vulnerados y con mucho miedo de hablar", recordó la abogada sobre los inicios de la causa.

Inédito

En un caso inédito y haciendo uso de la nueva figura del abogado del niño y adolescente, González Tomasini actuó como patrocinante de los chicos, que por entonces estaban en un régimen de visita. "Era de un día con papá y otro con su mamá, una situación que les dificultaba hablar y enfrentar la situación, pero que además los ponía frente a represalias cada vez peores", indicó la letrada.

Consideró que la decisión del Tribunal es "el broche de oro" a un proceso que fue "largo y nada fácil" para los hermanos, no sólo "porque hubo que denunciar en los fueros penal y de familia las continuas violaciones de la restricción de acercamiento del progenitor, sino además porque tuvieron que ir una y otra vez a relatar la situación en la que se encontraban, porque descreyeron de su palabra en varias oportunidades".

Es a raíz de eso que consideró que "aún es mucho lo que tiene que cambiar en el sistema judicial" (ver aparte).


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});