La ciudad

Aumentó la oferta de alquileres pero los precios siguen subiendo

Según datos del municipio, entre enero y mayo de este año se sumaron 652 nuevas edificaciones. Los inquilinos que renuevan contratos deben pagar, en promedio, un 72,8 por ciento más

Martes 01 de Julio de 2008

Si bien entre enero y mayo de este año se firmaron 652 finales de obra de construcciones destinadas a vivienda, tanto edificios como casas, los precios de los alquileres no bajan. Por el contrario, los contratos se pautan por valores más altos y con cláusulas en las que se especifica que el segundo año el alquiler será más caro. En este marco, cada vez son más los que se preguntan cómo afrontarán los costos.

Otra cara más del boom de la construcción: la oferta de departamentos en alquiler creció pero, a contracara de lo que indicarían las reglas del mercado, los precios de los alquileres siguen en alza.

De enero a mayo de este año, en la Dirección de Obras Particulares del municipio se aprobaron 652 finales de obra para edificios y casas que pasaron a engrosar la oferta de viviendas disponibles en la ciudad.

Sin embargo, según estudios de organismos no gubernamentales, los valores de los alquileres crecieron entre un 26 y un 14 por ciento durante este semestre (ver infografía). Y quienes deben renovar contratos afrontan subas de, en promedio, un 72,8 por ciento. Además de cláusulas donde se contemplan nuevos valores para el segundo año de alquiler.

Sin crédito. Desde la Cámara de Empresas Inmobiliarias de Rosario, se esgrime que la clave que permite entender el comportamiento de los precios de los alquileres está en que la demanda de inmuebles no decae, sobre todo por la falta de crédito para acceder a una vivienda.

"Es imposible que un inquilino llegue a ser dueño", advirtió el presidente de la cámara, Javier Grandinetti. El fenómeno se debe a que las tasas de los créditos hipotecarios son cada vez más altas y pocos pueden afrontar esa erogación.

Ante esta situación, los futuros inquilinos no sólo deben enfrentar los aumentos, sino que además tienen que lidiar con cláusulas encriptadas en los contratos donde especifican un aumento —que va del 17 al 21 por ciento en la mayoría de los casos— para el segundo año de vigencia del acuerdo.

Escalonado. Aún así, Grandinetti justificó a los propietarios que señalan que "para una economía indexada, el único precio que queda fijo es el del alquiler" y agregó que "ante la inflación que no baja del 20 por ciento, sumado a la incertidumbre, los propietarios encontraron la alternativa de que los alquileres sean escalonados".

El titular de la cámara que agrupa a las inmobiliarias señaló que se están buscando alternativas para la mejora de los contratos, tanto para propietarios como para inquilinos. Sin embargo, estas aún no aparecen y, en cambio, sobran las quejas de los inquilinos.

En el Centro de Estudios Metropolitanos de la Concejalía Popular funciona el Servicio de Atención al Inquilino.De acuerdo a un informe de gestión de este organismo, se observó que desde enero a junio más del 50 por ciento de los reclamos recibidos estuvieron relacionadas con el aumento de los contratos.

Exigencias abusivas. Según los relatos que se escuchan en el servicio, quienes deben enfrentar la renovación del alquiler se encuentran con precios que no bajan del 72,8 por ciento, promediando los distintos barrios y servicios.

Asimismo, en segundo lugar (el 25,2 por ciento) las quejas estuvieron vinculadas a las condiciones de los contratos de alquiler.

Concretamente se refirieron a cláusulas abusivas (38 por ciento), exigencias desmedidas al momento de la contratación (22 por ciento) y cobro de interés desmedido y abusivo (18 por ciento).

Además, el 16 por ciento de los reclamos recibidos denunciaron la "falta de voluntad" por parte de los propietarios para renovar el alquiler. Lo hacen elevando un ciento por ciento los valores para presionar el abandono del inmueble.

"Se presentaron casos de personas que pagaban 500 pesos y al renovarlo les piden 1.200", aseguró el presidente del organismo, Nire Roldán. En este marco, "hoy es más difícil conseguir un alquiler para una familia que para un estudiante", sostuvo.

En internet. Por supuesto, el fenómeno no es particular ni exclusivo de Rosario. Las dificultades de quienes no cuentan con vivienda propia ya se colaron en internet.

Un grupo de inquilinos abrió un sitio en la web (www.alquileresbajos.com.ar) donde muchos expresan sus quejas por los incrementos.

Según consta en el sitio, la provincia de Santa Fe es la segunda en cantidad de firmas recolectadas para bajar los precios de los alquileres.

La página ya recabó 27.746 firmas, de las cuales el 31 por ciento corresponden a santafesinos, ubicándose en el segundo lugar, después de Buenos Aires, y con el doble de rúbricas que suma la provincia de Córdoba, que se encuentra en tercer lugar.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario