La ciudad

Atacaron con una enorme piedra una grúa de tránsito que llevaba un auto al corralón

El incidente sucedió esta tarde, alrededor de las 18, en la zona de Moreno y Ocampo y por fortuna no hubo heridos. Solo daños materiales

Viernes 13 de Septiembre de 2019

Una grúa que llevaba un auto al corralón municipal fue atacada esta tarde a piedrazos por un desconocido que llegó en moto y en contramano y les arrojó un trozo de mármol.

Como consecuencia del ataque, el cascote rompió el vidrio de la camioneta, cuyos pedazos quedaron esparcidos sobre los cuerpos de los ocupantes del vehículo y el asiento.

El incidente sucedió alrededor de las 18, cuando la grúa de la Dirección de Fiscalización de Transporte volvía al corralón municipal, ubicado en Moreno y Ocampo, tras llevarse un Renault Clio que estaba mal estacionado en la parada de colectivos en Corrientes al 2300.

En ese momento, y mientras los ocupantes de la grúa esperaban que le abrieran el portón para ingresar, apareció una moto en contramano y a toda velocidad. Al llegar delante de la grúa, en la que iban una inspectora de tránsito y el chofer, el conductor de la misma, que llevaba casco, les arrojó un trozo de mármol. Tras el hecho, el motociclista, que iba solo, escapó por el mismo lugar que había llegado, mientras un policía que había en el lugar salió a correrlo, pero no pudo alcanzarlo.

clio.jpg
El Clio que estaba mal estacionado y que fue  llevado al corralón cuando atacaron la grúa.
El Clio que estaba mal estacionado y que fue llevado al corralón cuando atacaron la grúa.

Por fortuna, tanto la inspectora como el conductor del vehículo no sufrieron lesiones, más allá del susto y del mal momento que pasaron. Sin embargo, el desenlace podría haber sido otro si el proyectil que arrojó al vidrio impactaba en alguna de las dos personas que viajaban en la camioneta. "Gracias a Dios están los dos bien, no sufrieron heridas", contó a La Capital un testigo presencial del hecho.

El Clio había sido levantado por la grúa en la zona de Corrientes al 2300, porque estaba estacionado en la parada de colectivos. En el momento en que estaban por llevarse el vehículo, apareció una persona que argumentó ser el dueño del vehículo, pero no pudo acreditar su propiedad, puesto que no tenía ningún tipo de documentación del vehículo ni cédula verde.

"Pidió que no se lo llevaran, pero no tenía registro ni nada, así que se lo llevaron", contó una fuente.

Cabe acotar que si un vehículo está mal estacionado y aparece el dueño que acredite la propiedad del mismo, con la documentación en orden, los inspectores solo pueden labrarle el acta de la infracción, pero no se remite más el auto al corralón como sucedía anteriormente.

Tras consultar por la supuesta relación que podía tener un hecho con otro, las fuentes consultadas aseguraron que de acuerdo a los dichos de la inspectora el agresor no sería la misma persona que se adjudicó la propiedad del Renault Clio que se llevaron al corralón.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario