La ciudad

Asaltan en el Instituto del Alimento y se llevan 12 mil pesos de la caja

El atraco ocurrió en Echesortu, frente a la vivienda de Mariano Bertini, el joven de 22 años asesinado el pasado 16 de agosto en una frustrada entradera que conmocionó a la ciudad.

Sábado 25 de Octubre de 2014

Cinco delincuentes asaltaron ayer al Instituto Municipal del Alimento, ubicado en Lima 865, y tras reducir y golpear al personal, se llevaron 12 mil pesos que estaban en la caja de la dependencia. Además, robaron pertenencias de unas 50 personas que estaban realizando trámites y cursos de manipulación de comida. El atraco ocurrió en Echesortu, frente a la vivienda de Mariano Bertini, el joven de 22 años asesinado el pasado 16 de agosto en una frustrada entradera que conmocionó a la ciudad. Ahora, el organismo comunal solicitará protección a la Guardia Urbana Municipal y la policía.

   “Fueron cinco minutos conmocionantes, muy desagradables para todos”, sintetizó a La Capital la directora del Instituto del Alimento, Susana Dueñas. La funcionaria había ido al banco al mediodía cuando se produjo el robo, pero conversó con el personal a su cargo sobre lo ocurrido.

   Según pudo averiguar Dueñas, “los delincuentes hicieron un trabajo de inteligencia previo porque estuvieron a la mañana solicitando un turno. Presumimos que ahí trataron de conocer las instalaciones, ver por dónde entrar y averiguar dónde estaba la plata”.

   En total fueron cinco los delincuentes que asaltaron el organismo público. “Dos entraron por una puerta y tres por otra lateral. Estuvieron unos cinco minutos, actuaron a cara descubierta y eran jóvenes de entre 30 y 40 años”, apuntó la funcionaria.

   De acuerdo al testimonio de varios testigos, los delincuentes llegaron a Lima al 800 a bordo de un Renault Clio de color rojo e ingresaron al lugar con rápidos movimientos. En el interior, redujeron a golpes a los empleados y a los vecinos que estaban haciendo trámites.

   “En ese momento había unas 30 personas haciendo un curso de manipulación de alimentos en el auditorio, más otras 20 que estaban en la planta baja. La mayoría fue reducida, les sacaron sus pertenencias como celulares, relojes y billeteras”, agregó.

   La peor parte se la llevó el cajero de la entidad. Los delincuentes fueron a la caja, sustrajeron los 12 mil pesos que estaban allí depositados, “pero estaban convencidos de que debía haber más plata, se pusieron nerviosos y le pegaron un culatazo, por lo que debió ser suturado por personal médico”, indicó Dueñas.

   La titular del Instituto del Alimento aclaró que “nunca dejamos mucha plata en efectivo en la sede, vamos depositando la recaudación en una cuenta del Banco Municipal para evitar estos inconvenientes”.
  A los pocos minutos del atraco, arribó al lugar personal de la seccional 6ª, que interviene por razones de jurisdicción, y del Servicio Integral de Emergencias Sanitaria (Sies) para atender a los empleados golpeados.

   Dueñas remarcó que fue “el primer incidente de inseguridad que sufre la institución en años. Hasta ahora nos manejábamos con algún patrullaje policial por la zona. Después de esto vamos a solicitar presencia de la Guardia Urbana y de la propia policía para que no vuelva a ocurrir”, sumó.

   El hecho se registró en la misma cuadra donde el 16 de agosto pasado asesinaron al joven Mariano Bertini en una violenta entradera donde intentaban robarle la camioneta a su padre, el empresario Enrique Bertini.

   “Lamentablemente la cuadra ha sido noticia en tan poco tiempo por dos hechos de inseguridad, uno conmocionante, cuando antes era una zona tranquila. Estamos todos muy afectados por lo que ocurrió. Esperamos que no vuelva a ocurrir”, cerró la directora del Instituto del Alimento.

   La dependencia municipal tiene a su cargo el control de la inocuidad y calidad de los alimentos que consumen los ciudadanos con foco en acciones preventivas y educativas, según se informa en la página web de la Intendencia.

   Trabaja allí un equipo multidisciplinario conformado por médicos clínicos, bioquímicos, epidemiólogos, microbiólogos, veterinarios y toxicólogos dedicado al análisis de inocuidad de los alimentos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario