La ciudad

Artistas afectados por la pandemia reclaman ayuda al municipio

La multisectorial de trabajadores de la cultura pidió bolsones y apertura de espacios. Piden que vuelvan a funcionar programas suspendidos

Lunes 05 de Julio de 2021

Son actores y actrices, músicos y músicas, malabaristas callejeros, cantantes, muralistas, artesanos y artesanas, bailarines y bailarinas. Trabajaban en bares, pequeñas salas privadas, en la calle o contratados para programas del municipio. A todos la pandemia los dejó en "terapia intensiva". Y responsabilizan al estado municipal y provincial por olvidarse de ellos, "desfinanciar la cultura" y "cerrar programas" que venían desarrollándose desde hace años con buena llegada territorial.

La Multisectorial de Trabajadores de la Cultura se acercó este lunes para dialogar con funcionarios de la Secretaría ubicada sobre Avenida Aristóbulo del Valle al 2700. "¿El resultado de la reunión? Una amplia negativa a todos nuestros pedidos, y el consejo de que esperemos con paciencia. Siguen desconociéndonos como trabajadores de Cultura, nos derivan Desarrollo Social como personas en situación de calle, y muy lejos no estamos", ironizó el diálogo con La Capital el contrabajista y bajista Alexis Gambacurta, quien ante la necesidad de pagar alquiler y sobrevivir brinda clases particulares y vende productos capilares.

Los miembros de la multisectorial buscan visibilizar lo que llaman "estado de emergencia laboral". En tanto el actor e integrante del colectivo Teatristas Independientes Autoconvocados (Tia), David Gastelú, contó que fueron a la reunión con el pedido de bolsones de comida para los artistas que trabajan a la gorra como "una necesidad vital".

También solicitaron un subsidio para todos los que hacen más de un año que no pueden trabajar ni en bares ni en pequeñas salas hoy cerradas. "Tenemos una lista de 300 adherentes que ya nos presentamos a un programa de provincia hace tres meses que ofrecía un bono de 10 mil pesos pero aún no se ha pagado", señaló.

Gastelú dijo que los trabajadores necesitan políticas públicas tanto del municipio como de la provincia en favor de la actividad artística.

"Necesitamos que se habiliten los espacios con protocolos y aforos (porcentaje de espectadores) viables, porque si a una sala pequeña se le aplica el 30 por ciento o más no podrá subsistir", señaló. Además, remarcó que el colectivo callejero "necesita que los agentes municipales de la GUM los dejen trabajar y no los molesten con restricciones en la vía pública".

La Multisectorial de Trabajadores de la Cultura se creó hace cuatro meses con 23 colectivos de artistas de diferentes ramas (como Músicos Unidos de Rosario -MUR- o Asociación Artistas Rosario -AAR- y Asamblea Muralista de Rosario y Cooperativa de Trabajo de Distrito 7, Músicos Unidos por el Groove -MUG, entre otros). Sus integrantes se organizaron en asambleas y se movilizaron en aquel momento desde la Municipalidad de Rosario hasta sede de gobernación para exigir la emergencia en el sector de la cultura.

>>>Leer: Artistas se juntan para reclamar políticas para el sector, perjudicado por las restricciones

Por medio de un comunicado de prensa, denunciaron en abril que al igual que otros trabajadores de variados sectores de la economía viven momentos "acuciantes" producto de la crisis económica global que se profundizó con la pandemia. Y agregaron que la situación actual de la cultura está vinculada "a la falta de políticas sostenidas para el sector desde los tres niveles del Estado”.

La multisectorial inició esta semana casi con los mismos reclamos que entonces: "Discriminación laboral que atenta contra nuestro derecho a trabajar", "precarización laboral y el vaciamiento de la cultura en la ciudad de Rosario y en la provincia de Santa Fe" ante lo que responsabilizan a funcionarios que deben tomar decisiones como el secretario de cultura Dante Taparelli y el ministro Jorge Llonch.

Piden que vuelvan programas

Desde la Multisectorial reclaman además por la situación de quienes trabajaban en distintos programas del municipio que -aseguran- fueron dados de baja. Al respecto, desde el municipio aseguraron a La Capital que estos programas están interrumpidos debido a las condiciones sanitarias y aclararon que el personal en el marco de la reestructuración será derivado a otros programas que sí se están llevando adelante como el plan de alfabetización.

La actriz Elena Guillén trabajó por quince años para Escuela Móvil, con una decena de artistas más que pertenecen a la planta del municipio.

"Fue un trabajo a través de rutas y postas donde chicos de escuelas públicas, privadas y centros de adolescencias e infancias recorrían la ciudad, sus espacios culturales, su historia, arte, ciencia y naturaleza con un soporte pedagógico. Solo en 2019 recibió más de 2500 jóvenes y niñes a quienes se los iba a buscar y se los regresaba a sus lugares de origen. No entendemos por qué se dio de baja, nadie nos lo explicó. Nos dirán que los trabajadores seremos trasladados a otras áreas, pero no sé que les dirán a las escuelas que en cada convocatoria se anotaban superando la demanda prevista", señaló Guillén.

Dibujo99.jpg

Los recorridos se hacían por los museos, el Monumento, el Centro de la Juventud, la biblioteca Argentina, los parques, el tríptico de la Infancia los centros de Distrito y también el Palacio Municipal, entre otros tantos lugares. No solo activaba la labor de los empleados municipales del programa sino de muchos contratados con los que se hacía posible trasladar al alumnado, abrir los lugares fuera de horario y disponer de guías.

"Cuando empezó la pandemia comenzamos a trabajar en una propuesta virtual. Hicimos 'Escuela Móvil en bici', un trabajo con estatuas y monumentos, de la mano de dos personajes y para este año habíamos avanzado en el trabajo con murales. Era una interesante la posibilidad de conocer y aprender jugando, por eso no entendemos por qué se alienta al encuentro en bares y no a políticas públicas sobre espacios culturales como estos", señaló la actriz.

El programa de Escuela Móvil corrió igual suerte que Ceroveinticinco (0/25), con escuelas de cumbia, rock, cine, animación y animadores para jóvenes. Y hubo otros afectados como el Programa Comedia Municipal Norberto Campos, creado en 2012, a través de la ordenanza Nº 8951, lo que le garantizaba un presupuesto anual asignado, y promovía el trabajo de actores, directores y dramaturgos locales a través de convocatorias anuales.

Entre las obras que se habían realizado estaban "Relojero" de Armando Discépolo (2013), "Doña Disparate y Bambuco" de María Elena Walsh (2014), "Gol de oro (Todo o nada)" de Miguel Franchi (2015), "La Tempestad" (2016) de William Shakespeare, "Saverio el cruel (o la farsa del coronel)" (2017), adaptación de la obra de Roberto Arlt y "Frankenstein, un amigo diferente" (2018), adaptación del clásico de Mary Shelley y "La medicina de Moliere" (2019).

Desde la Multisectorial también se preguntaron por los fondos destinados a la Comedia. "¿Qué se hizo con ellos en 2020 y en lo que va del año? ¿Se destinarán a otra actividad artística? ¿A cuál?", preguntó Gastelu. Hasta ahora los artistas sienten que tienen más preguntas que respuestas.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario