La ciudad

Arrancó un plan que prevé sanear la cuenca del Ludueña en dos años

El municipio dio ayer el primer paso detrás del objetivo de sanear la cuenca del arroyo Ludueña, en un plan que prevé terminar con la contaminación que producen miles de desechos en este curso de agua y los canales Ibarlucea y Salvat. El proyecto, que también involucra a la provincia, contempla la creación de un vaciadero de camiones atmosféricos en la zona norte...

Martes 01 de Enero de 2008

El municipio dio ayer el primer paso detrás del objetivo de sanear la cuenca del arroyo Ludueña, en un plan que prevé terminar con la contaminación que producen miles de desechos en este curso de agua y los canales Ibarlucea y Salvat. El proyecto, que también involucra a la provincia, contempla la creación de un vaciadero de camiones atmosféricos en la zona norte, un estudio de la polución ambiental, y el mejoramiento de los drenajes para evitar inundaciones. Oficialmente se estima que el curso de agua de la zona norte estará completamente saneado dentro de dos años.
  La llegada de las cuadrillas fue recibida con satisfacción por los vecinos de la zona. Es más, desde la Vecinal Lisandro de la Torre, Juan Armentano no dudó en remarcar que hace años que la gente de ese sector de la ciudad y pueblos aledaños está reclamando a las autoridades “un trabajo serio” al respecto. “El Ludueña no puede recibir más agua, porque hay peligro de inundación. Además, hay un exceso de basura que dificulta el drenaje hacia el Paraná”, indicó Armentano.
  A las cuestiones de infraestructura se suma la permanente contaminación del ambiente que genera el agua podrida, donde no falta quien se atreve a pescar. Pero eso no es todo. “A metros del arroyo se encuentra el Hospital de Niños Zona Norte, y eso sin tener en cuenta a la cantidad de personas que vive en la orilla. El Ludueña es casi un relleno sanitario”, remarcó el integrante de la vecinal.
  Para comprobar sus palabras sólo hay que dar un vistazo. Tanto en los bordes como en el mismo arroyo crece una maleza que podría compararse a una selva plagada de yuyos, árboles, matorrales y plantas acuáticas. Al paisaje natural se le agregan innumerables deshechos de todo tipo como botellas de plástico, bolsas de nailon, residuos domiciliarios, animales muertos, y hasta tortugas y pescados. Todo coronado por un olor hediondo que se apodera del lugar.

Respuesta. La Dirección de Política Ambiental contrató para hacer el desmalezamiento a la cooperativa de barrio Alvear. Así, seis personas ya están trabajando como mínimo ocho horas diarias con machetes, motosierras y sogas para sacar las plantas de la barranca.
  “La primera etapa del trabajo se realizará hasta donde se encuentran las embarcaciones”, explicó Rubén, uno de los trabajadores de la cooperativa. Representa por lo menos dos cuadras y tendrá una duración aproximada de 15 días.
  Primero se van a desmalezar ambas márgenes del arroyo. Luego, a bordo de una canoa, los trabajadores sacarán los yuyos acuáticos y rastrillarán sobre el agua para sacar la basura que flota. “Es lamentable que la gente tire las bolsas de residuos en el arroyo”,señaló el empleado sorprendido por la cantidad de desperdicios que aparecen debajo de los matorrales.
  El titular de Política Ambiental de la Municipalidad, Miguel Siryi, confirmó que se está trabajando para coordinar tareas con la provincia. “Ya iniciamos conversaciones para implementar un plan conjunto”, señaló.
  Y el secretario de Medio Ambiente de la provincia, César Mackler, fue más allá. Dijo que “ya se creó un programa de saneamiento tanto del Ludueña como de los canales Ibarlucea y Salvat”; al tiempo que adelantó que desde la Universidad Nacional de Rosario “harán un diagnóstico sobre la polución que generan las aguas”.
  El funcionario señaló la importancia de crear “un nuevo vaciadero en la zona norte, conectado a una red cloacal, donde puedan descargar los camiones atmosféricos”.
  Mackler está convencido de que de esta manera se mejorará indudablemente la calidad del agua del arroyo. Pero, a su vez, estimó que “las tareas podrían demorar aproximadamente dos años”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario