La ciudad

Arranca el debate por los carriles exclusivos para colectivos y taxis

El estudio técnico de Servicios Públicos llega esta semana al Concejo Municipal. Proponen seis corredores entre Oroño, Pellegrini y el río Paraná sin parquímetros.

Lunes 26 de Septiembre de 2011

Propondrán seis corredores preferenciales para ómnibus y taxis y levantar el estacionamiento medido. Estos son los puntos clave del estudio técnico que la Intendencia enviará esta semana al Concejo para implementar carriles exclusivos con el fin de aumentar un 50 por ciento la velocidad comercial de los colectivos por el radio céntrico de la ciudad y, a su vez, disminuir en ese mismo porcentaje el tiempo de viaje del transporte urbano en la zona delimitada por Oroño, Pellegrini y el río Paraná.

Como figura en el Plan de Movilidad, los corredores elegidos en el estudio son los pares Jujuy-Salta, San Lorenzo-Santa Fe y San Luis-San Juan (sentidos oeste-este) y los pares Laprida-Maipú, Entre Ríos-Corrientes y Dorrego-Italia (sur-norte).

Según datos oficiales del Ente del Transporte de Rosario (ETR), hoy los colectivos circulan (en hora pico de un día hábil) a 10,2 kilómetros por hora en la mencionada área central.

Para la propuesta oficial que ingresará en estos días al Palacio Vasallo, la implementación de los seis corredores exclusivos para el transporte urbano (cada uno con ambos sentidos circulatorios) podría aumentar un 50 por ciento la denominada velocidad comercial y reducir el tiempo de traslado en ese sector en el mismo porcentaje.

La medida apunta fundamentalmente a reducir la congestión vehicular y atenuar el caos en el centro, mejorar los indicadores ambientales y achicar los plazos de recorridos por el radio Oroño, Pellegrini y el río Paraná.

La reducción de los tiempos de viaje arriba de las unidades por el casco central, mejoraría las frecuencias de las unidades y, por ende, no sería necesario reforzar la flota de ómnibus para sostener el servicio.

"La elección de estas arterias para el acceso del transporte se fundamenta en la necesidad de lograr una frecuencia del servicio público superior, como también una mejor fluidez del tránsito en el centro de la ciudad", fundamentó el secretario de Servicios Públicos municipal, Gustavo Leone.

Esta iniciativa incluye la prohibición de los boxes con estacionamiento medido en las calles que encuentran mayor concentración de flujo de colectivos y su reemplazo por la implementación de corredores que se utilicen en forma exclusiva por los ómnibus.

Leone indicó que "lo más probable" es que los taxis también hagan uso de los senderos preferenciales, aunque aún no está definido si se levantarán las paradas de las algunas esquinas por donde pasarán estos tramos (ver recuadro).

Lo que sí es seguro es que los contenedores de residuos que en la actualidad están colocados en los futuros corredores exclusivos serán trasladados a las transversales para liberar el carril de paso del servicio público.

A diario se realizan cerca de 500.000 viajes en la flota de 723 colectivos. De ellos, el 98 por ciento de las líneas atraviesa el centro de la ciudad.

"Es deseable que mejoren las condiciones de transitabilidad de este servicio masivo en un contexto de aumento creciente del parque automotor y la movilidad en medios de transporte individual", afirmó Leone.

Uno de los tramos que se presentan polémicos incluye a la calle San Luis, que concentra el comercio textil y tiene un altísimo índice de ocupación del estacionamiento medido a lo largo de ese trayecto.

Leone explicó que se trata de "poner el bien general por sobre el individual, en vías de lograr una movilidad que incluya a todos los sectores de la ciudad".

"Hoy los rosarinos evalúan mucho el viajar al centro a hacer un trámite y realizar una compra. Las dificultades de acceso y estacionamiento en el área central van en contra del comercio", agregó el funcionario, que consideró "un error pensar que un tránsito y estacionamiento más ordenado y regulado va en detrimento de la actividad comercial". Y concluyó: "En el momento en que vivimos, en el que el tiempo es muy valioso, un centro caótico en términos de congestión vehicular seguramente condiciona menores ventas".

La Asociación Amigos de calle Corrientes ya había rechazado la aplicación del carril exclusivo: la consideró "una barbaridad porque no perjudicaría al comercio sino a toda la ciudad".

Diferente. Los que se sumaron al rechazo recuerdan la breve y trunca experiencia sobre calle Corrientes hace más de una década.

"Es probable que algunos vecinos recuerden la experiencia anterior. Sin embargo, esta iniciativa tiene una lógica distinta, que se complementa con otras como el estacionamiento medido y las cocheras subterráneas", argumentó Leone.

El funcionario diferenció el plan piloto aplicado durante la gestión de Hermes Binner como intendente: "La realidad económica hoy es de crecimiento y desarrollo sostenido, tanto en términos de comercios como de servicios, y seguramente la población está más preparada para recibir y acompañar una medida de estas características que hace 10 años atrás".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario