La ciudad

"Argentina está a un año y medio de ser dominada por el narcotráfico"

Así opinó Alfonso Murguía, un especialista mexicano en temas de tráfico de drogas que trabajó durante más de veinte años en Ciudad Juárez, uno de los enclaves narcos más famosos del mundo

Sábado 27 de Octubre de 2012

La guerra del narcotráfico se destapó en la Argentina. Ante el reciente escándalo sucedido en la provincia de Santa Fe con el ex Jefe de la Policía de Santa Fe Hugo Tognoli, el tema del narcotráfico explotó en los medios. El licenciado Alfonso Murguía, un mexicano que lucha con la droga en Ciudad Juárez, para algunos la más peligrosa del planeta, sentenció: “En Argentina, por lo que estoy conociendo y la sintomatología que estamos observando, están a un año y medio de experimentar lo que pasó en Ciudad Juárez”.

El licenciado Murguía conoce de lo que habla. Hace años lucha contra el narcotráfico en su ciudad, principal paso de droga a Estados Unidos. Sin embargo, en los últimos años, ”los narcotraficantes comenzaron a vender en la localidad y la realidad cambió” a tal punto que “si no negocias con el narcotráfico, matan a alguien de tu familia”. Crítico con la situación actual, Murguía realizó un paralelo entre lo que sucede en México y en Argentina: “Los síntomas que ustedes me cuentan, son los mismos”.

Aunque aclaró que todavía hay tiempo para revertir la situación y alertó a la cumbre política: “Si no hacen lo que tienen que hacer, están a un año y medio de experimentar lo que nos pasó. Los funcionarios tienen que estar al tanto y alerta a todo lo que sucede y tomar una decisión firme. Se necesitan valores para enfrentar esta situación, porque si el corazón es corrupto, se acabó todo”, expresó durante su participación en el programa "Los notables" de La Ocho.

En tanto, explicó al detalle cómo fue la intromisión del narcotráfico en Ciudad Juárez: “Con los primeros asesinatos y muestras de violencia, pensamos que era algo esporádico. Pasaron otras situaciones y seguíamos pensando que era pasajero. Cubrimos la paz de nuestra casa pero nunca el de nuestra ciudad”.

Para impedir que esto suceda en la Argentina, subrayó que “el cuartel más importante es la casa”. Y profundizó: “Estados Unidos gastó 40 mil millones de dólares en campañas de decirle no a las drogas , pero no funcionó. Entonces, la manera de prevenir es enseñar valores y principios. Tenemos que enseñar a los niños a evadir las drogas. El cigarrillo y el alcohol, que son drogas legalizadas, son las que abren las puertas a otras drogas. La prevención empieza en casa”.
Ante los asesinatos cada vez más frecuentes en Rosario, Murguía reflexionó: “Son ajustes de cuentas. Se dan mensajes entre las bandas de narcotraficantes. Son territorialistas y no permiten que invadan su zona. Cuando no están conformes con su territorio, invaden los de los otros y ahí se dan los asesinatos”.

Para frenar esto, apuntó que “se necesita trabajo de Inteligencia para obtener información”. Aunque aclaró que “hacer acuerdos con narcotraficantes es una pérdida. Si protegemos más al victimario que a la víctima vamos en contra del sentido de justicia y ya no tenemos en qué sostenernos”.

Es que hace unos años, en Ciudad Juárez, el 60 por ciento de la policía recaudaba el dinero para los cárteles y la sociedad veía a la fuerza policial como un enemigo. Sin embargo, hace un tiempo que la realidad está cambiando y así lo explicó Murguía: “La moral de la policía estaba por el suelo y se quedaba atrincherada en los cuarteles. Pero se contrató a una persona de alta moralidad, incorruptible, que dispuso arriesgar su vida y empezó a poner orden. Este hombre, lo primero que hizo, fue aclararle a la policía que su trabajo era defender a los ciudadanos”.

Comparando nuevamente el proceso con la Argentina, apuntó: “Tengo entendido que la ciudadanía aquí quiere a la policía lo más lejos posible. Se necesita reorganizarla, reinventarla. Los gobernantes tienen que ser honestos y creativos, la sociedad tiene que empezar a creer; se necesitan, policías con otro espíritu, voluntad política y moralidad en los funcionarios”.

Finalmente, sentó su postura sobre la despenalización de la droga. “Hace 26 años que estoy trabajando con drogadictos y mi conclusión es que la despenalización no es la solución. Si nos limitamos a ver el problema de las drogas como un factor económico y pensamos que despenalizando le quitamos a los narcotraficantes el mercado, lo cierto es que ellos van a inventar otro negocio para volver a hacer lo mismo. Es gente que quiere hacerse rica rápido y lo va a hacer rompiendo la ley. La historia así lo indica: legalizamos el tabaco y se abrió la puerta del alcohol; legalizamos el alcohol y ahora estamos en la droga”, concluyó Murguía.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS