La ciudad

Aprueban una ordenanza que prohíbe hacer cinchadas

Fue sancionada en la última sesión del año. Rosario es la primera ciudad en tomar una decisión de este tipo. Los caballos que sean incautados no podrán ser devueltos a sus propietarios.

Jueves 27 de Diciembre de 2012

El Concejo Municipal aprobó un proyecto de ordenanza para prohibir la realización de cinchadas en Rosario. La idea pretende terminar con actividades que conllevan un maltrato animal a través de prácticas ilegales y otros actos similares.

“La realización de las denominadas cinchadas constituye la ejecución de una acción ilegal que es necesario acabar. Son reiteradas las denuncias de maltrato animal y competencias prohibidas por parte de vecinos y entidades defensoras de los derechos del animal.  Por ello es necesario poner fin a una actividad que el municipio no puede o sabe como terminar”, resaltó la edila María Julia Bonifacio, representante de Unión PRO.

Además, la presidenta de la comisión de Ecología dijo que si bien el juego es ilegal, en algunos asentamientos de Rosario forman parte de un entrenamiento frecuente. “Algunas veces los caballos quedan en tan malas condiciones que es necesario sacrificarlos”, señaló la legisladora.

En consonancia con esto, la edila destaco que la ciudad sigue padeciendo el problema de la tracción a sangre. “Los caballos deben dejar de ser usados como medio de transporte para el cirujeo. El municipio debe eliminar la tracción a sangre e instrumentar alternativas laborales para los carreros. Pero sin una clara política pública y un plan de acción queda en evidencia solo la instancia de control”, sostuvo.

Bonifacio aclaró que Rosario debe incorporar una ordenanza que establezca a nivel municipal la adhesión a lo estipulado en la Ley Sarmiento. “La ley nacional 14.346 establece la protección al animal y la prohibición de juegos de apuestas y  la ciudad no puede seguir admitiendo la persistencia de competencias cruentas e ilegales”, detalló.

Entre los aspectos del proyecto se destaca que la Dirección General de Control urbano será la encargada de elevar las actuaciones producidas a los Tribunales Provinciales. “El tribunal de faltas tomará intervención en función de las actas realizadas y decidirá conforme a las circunstancias”, dijo la edila.

Además, aquellos animales que sean incautados no podrán ser devueltos a sus propietarios y quedarán alojados en los corrales de Control Urbano para luego ser atendidos por un medico o veterinario.
 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario