La ciudad

Aprobaron la restitución de los bienes expropiados por la dictadura a la Vigil

La norma aprobada por el Senado provincial contaba ya con la media sanción de la Cámara de Diputados. "Terminan 35 años de espera", dijo Augusto Duri, presidente de la comisión directiva de la Vigil.

Jueves 22 de Noviembre de 2012

Por unanimidad, el Senado provincial aprobó esta tarde el proyecto de ley que establece la restitución de bienes expropiados a la Biblioteca Vigil durante la intervención sufrida en febrero e 1977. Tras tener media sanción en la Cámara baja, a partir de hoy la emblemática institución del barrio Tablada volverá a tener el edificio de Alem y Gaboto y también la escuela primaria.

"Terminan 35 años de espera, no sólo del reconocimiento de nuestra actividad inicial sino con la posibilidad inmediata a tener un local donde funcionar con un objetivo adecuado a los tiempos actuales. Hay una serie de situaciones que habrá que amoldarlas para trabajar de aquí al futuro”, expresó Augusto Duri, presidente de la comisión directiva de la Vigil. “Hoy se logró algo impensable desde aquella intervención en 1977, pero más impensable aún, ya que desde 1984, en tiempos de democracia, no habíamos tenido una respuesta concreta", agregó el histórico dirigente de la institución de barrio Tablada.

En tanto, Marcelo Abaca, uno de los abogados querellantes de la causa, indicó que luego de la votación se reunieron en la sala contigua al recinto de sesiones con el vicegobernador Jorge Henn quien les entregó una copia firmada del proyecto de ley aprobado. “Ahora sólo falta la promulgación del Ejecutivo que la hará Henn la semana entrante, ya que Antonio Boinfatti estará ausente”, dijo Abaca.

Caravana. Cerca del mediodía de hoy la mayor parte de los miembros de la comisión diretiva de la Biblioteca Vigil marcharon hacia la ciudad de Santa Fa para asistir la votación del proyecto de Ley de restitución de bienes en el Senado. “Estamos dispuestos a trabajar por una sociedad más justa y ateniendo a las necesidades de los tiempos que corren, no sólo del país sino también de la ciudad y nuestro barrio”, dijo Duri.

La intervención. La historia oscura de la biblioteca Vigil comenzó en febrero de 1977 cuando una patota, bajo el mote de "comisión normalizadora" e integrada por los ex represores Agustín Feced, César Esteban Molina y también el civil y abogado Maldonado Puig, entre otros, negaron a los directivos de la institución el ingreso al lugar, acompañados por efectivos de la fuerza policial.

Celina Duri, hija de Agustín Duri, que por entonces tenía 11 años, fue llevada a un cuarto a solas con un miembro de la patota, quien la retuvo por varias horas, amedrentándola, con el fin de “sacarle información”. Hoy Celina Duri forma parte de la actual dirección de la biblioteca y es miembro querellante en la causa que investiga las acciones llevadas a cabo en contra de los bienes económicos y culturales, así como también contra civiles.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario