La ciudad

Antes de fin de año Rosario tendrá su primer helipuerto en funcionamiento

Estará en el sanatorio Parque, abierto también a la salud pública. Las otras bases autorizadas (Heca y UR II) no tienen esa categoría de la Anac.

Viernes 07 de Septiembre de 2018

La construcción de un helipuerto en la manzana que comparten los sanatorios Parque y de Niños (Alvear, Córdoba, Oroño y Rioja), que el Concejo Municipal aprobó el 5 de julio pasado, representará formalmente el primero de toda la ciudad. Servirá para la llegada y partida de helicópteros de exclusivo uso médico y, aunque se tratará de un emprendimiento privado, el "compromiso" es hacerlo extensivo a la salud pública. Se empleará para traslados de emergencia que no puedan hacerse por tierra o que, por su urgencia, requieran acortar drásticamente los tiempos. Por ejemplo, ante cuadros graves de ACV, infartos agudos de miocardio, quemaduras infantiles, urgencias obstétricas o fetales y trasplantes, según reveló el titular del Grupo Oroño, Roberto Villavicencio.

En la madrugada de ayer, ya arribó la pluma/grúa más poderosa del país. "Será el primer helipuerto en altura de la provincia de Santa Fe", destacó Villavicencio.

Aunque cueste creerlo, la base con que cuenta Prefectura Naval frente a avenida Belgrano, el lugar adonde llegan y de donde parten presidentes y gobernadores desde hace años, no es un helipuerto ni un "helipunto". Ni siquiera un LAD ("lugares aptos denunciados" para el aterrizaje y despegue de un helicóptero), hecho que admitió el prefecto Paulo Baldini, aunque aclaró que "dispone de todas las medidas de seguridad".

En rigor, hasta ahora la ciudad posee apenas un LAD en el predio de Jefatura (Ovidio Lagos al 5200) y un helipunto (formalmente aún en trámite) frente al Hospital de Emergencias Clemente Alvarez (Heca), que usa como pista el tramo de Pellegrini entre Vera Mujica y Crespo, corte de tránsito mediante. El Hospital Privado de Rosario proyecta también habilitar un helipuerto, pero hasta ahora ese proyecto no fue presentado formalmente ante la Anac ni al Concejo.

En el caso del Heca, se trata de un área adecuada para que arribe un helicóptero sanitario en casos de trasplantes o de emergencia, por ejemplo ante accidentes severos o cuando se requiere derivar a un paciente de otra localidad a ese efector de máxima complejidad.

Pero un helipuerto propiamente dicho requiere de otras prestaciones. Por ejemplo, de equipamiento antiincendio y sistemas de balizamiento, comunicaciones y evacuación, "como tiene cualquier aeropuerto", detalló un piloto con vasta experiencia en la aviación civil, Fernando Scavuzzo, fallido impulsor de un proyecto para que se autorizaran helipuertos en seis puntos de Rosario.

Lo cierto es que finalmente la construcción de uno, esta vez en altura, viene a buen ritmo. Primero, por haber recibido la factibilidad preliminar de la Administración Nacional de Aviación Civil (Anac), lo que habilitó llevar el proyecto al Concejo. Luego, porque el cuerpo pidió un informe a las secretarías de Planeamiento y Salud, que también dieron su okey. Y finalmente porque, pese a alguna polémica, el helipuerto salió aprobado del recinto.

A favor y en contra

De hecho, la propia titular de la comisión de Planeamiento, donde el proyecto obtuvo despacho para llegar al recinto, María Fernanda Gigliani, fue una de las más fervientes opositoras y aseguró que se trató de una aprobación "muy polémica". Su principal argumento fue que el helipuerto funcionará "en una zona residencial muy consolidada y con muchos edificios altos cercanos, incluso con algunos que ya lo superan en altura".

De hecho, la concejala de Iniciativa Popular recordó que en la zona "vive mucha gente", que podría verse afectada por el impacto sonoro y ambiental de la plataforma.

"Me atrevo a decir que con otra tasa de uso que la que consigna el informe (una vez al mes), por ejemplo si realmente cumple con su compromiso de contribuir a traslados para la salud pública, podría haber problemas con el ruido", reconoció.

A tal punto es "compleja la ubicación", dijo, que en lugar de "varios corredores se autorizó uno solo" para que vuelen los helicópteros: Pellegrini (desde el oeste) y Alvear. Y recordó que en otras ciudades del mundo, habilitar un helipuerto requiere un "registro de oposición".

Desde la posición contraria, la radical María Eugenia Schmuck defendió y celebró el proyecto. "Cuando llegó al Concejo el pedido del Grupo Oroño, que incluía una excepción de altura para el centro de manzana, no teníamos regulación, así que nos regimos por la prefactibilidad positiva que había dado la Anac y por el Código Urbano", contó.

Los concejales también pidieron opinión a las secretarías de Planeamiento y Salud. Ambas dieron su visto bueno: la primera en términos "urbanístico y ambiental", la segunda en cuanto al beneficio sanitario, incluso para el sector público, ya que los traslados también estarán "a disposición" del sistema estatal.

"Y entendimos la importancia de ganar minutos sobrevolando el tránsito cuando hay, por ejemplo, un accidente grave o un trasplante", argumentó.

Aunque fuentes de la Anac informaron que aún resta "analizar unas documentaciones que ingresaron recientemente" para otorgar la habilitación formal, el presidente del Grupo Oroño, Roberto Villavicencio, confió en que antes de fin de año la plataforma estará funcionando.

La estructura metálica, de hecho, que demandó una inversión de 26 millones de pesos, está lista (fue construida por la firma Cinter SA de la ciudad de Santa Fe), y comenzará a montarse tras el aval del Concejo, la secretaría de Planeamiento y la Dirección Municipal de Obras Particulares. Estará sobre los techos del Centro de Emergencia y Trauma, y desde allí comunicará por circulación interna con los sanatorios Parque, de Niños, y la Maternidad Oroño.

Aparte de trasladar a los pacientes que se atienden allí, Villavicencio ratificó el "compromiso" contraído con el Ministerio y la Secretaría de Salud Pública municipal para cubrir traslados pedidos por el Estado, y que desde el helipuerto seguirán por tierra hasta el efector público que corresponda.

Una vez notificada la emergencia médica, el piloto no podrá tardar más de 3 minutos en llegar a la nave, que estará estacionada en un hangar de Fisherton, y 5 en levantar vuelo.


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario