La ciudad

"Antes de fin de año estarán completas las vacantes en la Justicia federal"

El presidente del Consejo de la Magistratura, Miguel Alberto Piedecasas, defendió el trabajo de los magistrados.

Martes 27 de Febrero de 2018

Miguel Alberto Piedecasas | Bío | Presidente del Consejo de la Magistratura del Poder Judicial de la Nación. Es abogado, notario, profesor y autor de numerosas publicaciones relacionadas con el derecho comercial


El presidente del Consejo de la Magistratura, Miguel Alberto Piedecasas, aseguró que "antes de fin de año estarán completas todas las vacantes de la jurisdicción Rosario en la Justicia Federal". Lo hizo después de una reunión con jueces y fiscales del fuero federal local, y de la que fue parte también el procurador General de la Nación, Eduardo Casal. En el cónclave estuvieron muy presentes las críticas que están recibiendo desde distintos sectores sociales por la morosidad en la gestión del servicio de Justicia y la falta de respuestas, fundamentalmente en materia de narcotráfico.

Piedecasas defendió el trabajo de los magistrados y apuntó a una tríada de problemas: falta de recursos humanos, de infraestructura y tecnología. Y resaltó que prácticamente no existen denuncias concretas contra estos funcionarios, pero sí se llevó que existen numerosos reclamos por el mal modo en que la Justicia federal rosarina se comunica con la prensa.

Confirmó que para mediados de marzo se publicará un informe sobre el trabajo que realizaron los jueces del todo el país en materia de corrupción en los últimos 20 años, y que están en la tercera etapa de otro similar referido a narcotráfico.

Piedecasas estimó que para fines de 2019, comienzos de 2020, podría llegar finalmente a implementarse el nuevo sistema procesal penal, que comenzará en Salta y Comodoro Rivadavia.

—¿Qué se habló en la reunión que mantuvo con jueces y fiscales?

—Se planteó el problema de articulación en espacios edilicios comunes o, por ejemplo, la necesidad de ensamblar los sistemas informáticos, hoy es como si estuviéramos hablando tres idiomas diferentes. Realmente se plantearon estas problemáticas. También sobre las personas que están privadas de su libertad, pero sometidas a juicio, y la necesidad de una cárcel federal en la jurisdicción. El problema es que no hay un lugar de alojamiento para una cantidad de personas que la justicia federal tiene relacionada con los juicios. El problema edilicio es muy importante. Pero no sólo acá si no también en Venado Tuerto. Hay objetivos coyunturales que nos hemos puesto. También la preocupación es lograr que esté la dotación completa del Juzgado Federal Nº 3. Otra preocupación es la cobertura de vacantes. Los reclamos de más juzgados para Rosario, San Lorenzo y Santa Fe, más defensorías. Pero eso depende del Poder Legislativo.

—Hablaron de la necesidad de infraestructura, recursos humanos y tecnología. Pero en el último tiempo en Rosario, y muy particularmente en las últimas semanas, la Justicia Federal local está siendo cuestionada por distintos actores en relación a su labor en materia de narcotráfico, un tema extremadamente sensible para la sociedad. ¿Cree que los jueces están haciendo su trabajo correctamente?

—No coincido con la apreciación de que la Justicia federal esté atravesando una crisis por su composición o por la conducta de sus magistrados. En eso creo que el Consejo ha sido estricto. Hubo 35 juicios políticos en los últimos 20 años, 18 destituciones, 10 renuncias y el resto absoluciones. De unas 6.000 denuncias, el 99 por ciento fueron desestimadas porque eran de contenido jurisdiccional. Cuando tuvo que llevar adelante un juicio político, lo hizo. Lo que veo que se le reprocha acá a los magistrados responde más al problema de la falta de recursos humanos y edilicios. Porque estamos hablando de una cantidad importante de trabajo. Por ejemplo, una videoconferencia que no se puede llevar a cabo porque no está la estructura material para que declare un detenido desde el penal de Ezeiza. Entonces la justicia va a terminar trabajando mal. Tenemos que revertir esto con más juzgados y fiscales y recursos tecnológicos. Recién ahí uno podría poner en tela de juicio que no funciona bien la justicia federal.

Esperamos que la semana próxima esté la resolución de la Corte Suprema para la habilitación de Venado Tuerto. Esto descongestionará parte de los juzgados rosarinos. También concretar otras medidas que apuntarán a agilizar la gestión de la Justicia Federal.

Con la reparación histórica, la cantidad de demandas por jubilaciones creció mucho, pero cualitativamente no representa lo mismo una causa penal compleja que una causa de homologación de reparación histórica. Los análisis hay que realizarlos con la profundidad que corresponda. De todos modos, en el mientras tanto, en el Consejo de la Magistratura hay que tomar tres o cuatro iniciativas, que es completar todas las vacantes para que no podamos decir que por falta de magistrados no se está llevando adelante el servicio de justicia. Vamos en ese camino. Creo que antes fin de año estarán completas todas las vacantes de la jurisdicción Rosario, es mi expectativas personal. Ya se hicieron las entrevistas en la Cámara Federal y otras medidas. Es cierto que ingresaron denuncias que las está tramitando la comisión de disciplina y acusación que pueden referir a magistrados de la jurisdicción. La respuesta tiene que ser rápida. Y tenemos que poner todo el esfuerzo en la estructura edilicia para la Justicia Federal Penal. Necesitamos optimizar la utilización de recursos.

—Pero los cuestionamientos que aparecen desde algunos sectores son por la falta de resultados en la problemática de lavado de dinero y narcotráfico. Hubo hechos resonantes, como el caso de la explosión del laboratorio Apolo, de las cuales no se conocen avances.

—Nosotros llevamos adelante una auditoría a nivel nacional del trabajo en los últimos 20 años de los magistrados sobre narcotráfico y corrupción. De esta última esperamos que estén los resultados para mediados de marzo, y sobre narcotráfico estamos en la tercera etapa de un plan de tres años. Allí va a verse una radiografía sobre la eficiencia de la gestión en ambas aspectos.

—¿Puede haber sorpresas?

—Todavía no lo sé, pero será información de acceso público.

—Toca un aspecto sensible como es el acceso público a la información. ¿No cree que existe en este sentido un problema también de comunicación de la Justicia Federal local con la sociedad?

—Es un tema que se tocó en la reunión con jueces y fiscales. Creo que estamos en un momento en que la sociedad ha consagrado el acceso a la información pública y la necesidad de saber, y debemos adaptarnos a este tiempo. Comienza el 6 de marzo un debate convocado por la Corte Suprema de Justicia de la Nación a todas las integraciones y órganos del Poder Judicial sobre la transformación de la Justicia. Y allí entrarán todas las falencias y necesidades que plantea la sociedad. Y creo que la comunicación es uno de los puntos. También porque hay decepción con los plazos de resolución de los conflictos. Si logramos optimizar los plazos, vamos a tener un cambio. Si logramos transparentar con la digitalización y la trazabilidad de los expedientes, y si se ponen a disposición de la ciudadanía, vamos a cambiar en gran parte la mirada de la sociedad sobre el funcionamiento de la Justicia Federal.

—En Salta y Comodoro Rivadavia están empezando a implementar el nuevo sistema procesal penal. ¿En Rosario para cuándo se prevé?

—Sí, son las dos primeras jurisdicciones que están poniendo en marcha el nuevo sistema. Si funciona bien, la expectativa es que llegue a Rosario para fines de 2019 comienzos de 2020. Todos queremos un sistema adversarial, oral y de entorno digital. Es una de las grandes apuestas para la transformación de la gestión de la Justicia contra la criminalidad organizada.

—¿Está de acuerdo o no con la desfederalización del narcomenudeo?

—Es una definición política de Estado. Desde el Consejo no podemos estar a favor o en contra. Sí estoy a favor de mayor cantidad de juzgados federales.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario