La ciudad

Amenazaron a la joven de 25 años que fue golpeada por su concubino

La joven brutalmente agredida por su concubino fue amenazada el jueves por una mujer que ingresó al Hospital Alberdi, donde se reponía de los golpes. Así lo dio a conocer su madre luego de que Carolina fuera dada de alta.

Sábado 28 de Julio de 2012

La joven brutalmente agredida por su concubino fue amenazada el jueves por una mujer que ingresó al Hospital Alberdi, donde se reponía de los golpes. Así lo dio a conocer su madre luego de que Carolina fuera dada de alta. "Si mi marido va preso por tu denuncia te mato", habría dicho la inesperada visita. Pero el director del centro asistencial, Ariel Mazza, sostuvo que los empleados del lugar no fueron testigos del diálogo ni de situaciones de conflicto.

El polémico caso desató también una nueva controversia ya que, si bien la paciente dijo haber denunciado a su concubino por las agresiones, la policía y la Municipalidad no lo corroboraron.

En la Comisaría de la Mujer, la seccional 30ª y el Teléfono Verde aseguraron no tener registros de los dichos de la joven que el miércoles quedó inconsciente cuando su pareja la golpeó con un hierro. "A pesar de contar con tantas herramientas para actuar, parece que en las instituciones se termina naturalizando el tema", dijo por su parte la concejala Norma López.

En las crónicas policiales el tema tuvo otro cariz: el agresor cuenta con varias causas por drogas y las lesiones serían para castigar cierta lengua suelta de la víctima. En rigor, La Capital dio cuenta en su edición del 31 de octubre de 2004 que Roberto L., que hoy tiene 38 años, fue detenido un día antes con una pistola y un kilo de droga en su poder.

"Me cansé de llamar al Teléfono Verde, también fui a la Comisaría de la Mujer y a la seccional 30ª, pero no pasó nada", había contado a este diario Carolina, la joven de 25 años, aún con su cara desfigurada.

Desde la dependencia vinculada a las problemáticas de género, la oficial principal Lorena González fue contundente: "Esta chica nunca estuvo acá, no hay registros". Aunque no descartó que la joven o su mamá pudieron haber llegado hasta esa repartición en la planta alta de Italia 2153 a buscar información o asesoramiento.

Fuentes de la Jefatura dijeron que en el último año y medio no hubo ninguna denuncia formal de Carolina contra su pareja en la comisaría 30ª. "Sólo una presentación por lesiones mutuas que realizó la joven contra un hombre que a su vez acusó a su concubina", relataron. Y dijeron que en algunas ocasiones ella llegó a la repartición, pero se arrepintió de formalizar la acusación.

Desde el área de Atención de Violencia de Género de la Municipalidad, ámbito donde funciona el Teléfono Verde, Silvina Santana también contradijo a Carolina. "No tenemos registro de que ella haya ingresado a nuestro servicio", comentó, aunque aclaró que ahora la están acompañando. La asistencia comenzó el mismo día de la agresión cuando un equipo la detectó en el hospital Alberdi, lugar en el que estaban atendiendo un caso similar.

"Queremos aclarar que el Teléfono Verde no es de denuncia, es para asesorar", contó Santana sobre la actividad que desde mayo contabilizó unas 320 llamadas, de las cuales entre 80 y 100 terminaron en los Tribunales. Pero a veces, la consulta sólo queda en esa instancia porque muchas mujeres tienen miedo o no están convencidas de acusar a quien las agrede.

"El caso de Carolina hace visible la situación de vulnerabilidad en la que estuvo, más todavía si tiene otro tipo de problemas y no fue detectado. El hecho es que el Estado no tuvo la respuesta necesaria", dijo la edila López. Y pidió que el Teléfono Verde debería cambiar su protocolo y comunicar en forma directa con la Guardia Urbana Municipal (GUM), en lugar de pedir a la persona que vuelva a llamar. "A veces, las mismas instituciones naturalizan la violencia", sostuvo.

Mientras tanto, la víctima insistía ayer en que viene siendo amenazada. No sólo apuntó a la mujer que ingresó al hospital donde permaneció, sino que manifestó haber recibido las mismas advertencias en su teléfono celular.

Los mensajes, que dejaron a Carolina con una crisis de nervios, tuvieron su efecto: si bien la joven dejó el hospital, no declaró.

Marcha

La Multisectorial de Mujeres de Rosario repudió “un nuevo caso de violencia de género” y convocó a una marcha para la semana próxima. El colectivo además denunció que no funcionaron los mecanismos del Estado para prevenir las agresiones que sufrió la joven Carolina. “Se debe garantizar la protección y el resguardo de la víctima en los casos de violencia”, se indicó.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario