La ciudad

Aluvión de créditos hipotecarios en el último trimestre

Se estima que en Rosario y su zona de influencia las ventas de inmuebles crecieron un 27 por ciento en comparación con igual período de 2016

Miércoles 13 de Diciembre de 2017

El coordinador del Observatorio Inmobiliario Nacional (OIN) y director General del Observatorio Inmobiliario de Rosario (OIR), Carlos Rovitti, destacó ayer que en el último trimestre de este año los bancos vieron saturadas las solicitudes de créditos hipotecarios. Esto generó que las ventas de inmuebles crecieran un 27 por ciento en el interior del país, un dato no menor si se tiene en cuenta que en Rosario hay 280 mil personas que alquilan inmuebles.

El referente del sector inmobiliario fue más allá y subrayó que los meses de octubre y noviembre fueron los más altos en cuanto a solicitudes y créditos otorgados. "A nivel nacional se están formalizando alrededor de 2.000 créditos mensuales, según el Banco Central de la República Argentina. Era de esperarse, ya que en el país tenemos alrededor de 6.600.000 personas que viven en un inmueble alquilado y alrededor de 280.000 (cifra menor a la de los últimos años) personas que habitan en 78.000 viviendas familiares en la ciudad de Rosario y zona de influencia", aseguró.

La edad promedio de los tomadores de créditos oscila entre los 35 y 45 años, y en su gran mayoría están en relación de dependencia, aunque también hay profesionales y cuentapropistas. El plazo promedio de pago generalmente es a 20 años.

Según los datos que manejan los observatorios, el sistema UVA y el Banco Nación lideran la cantidad de créditos otorgados.

En la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, según los datos relevados por el OIN, debido al empuje que generaron los créditos hipotecarios, al comparar el mismo periodo del año 2016 y 2017, se incrementaron las ventas en un 48 por ciento promedio, mientras que en el interior del país aumentaron en un 27 por ciento.

Para Rovitti, la diferencia se debe al efecto que generó el cepo al dólar y su posterior eliminación a principios del 2016: "En el interior del país, el mercado se pesificó y la venta no se detuvo. En cambio, en Buenos Aires, se continuó ofreciendo los inmuebles en moneda extranjera paralizándose las ventas por completo. Al liberarse el dólar, comenzaron a vender rápidamente y este año pegaron un gran salto".

Preocupación

Pese al movimiento generado por los créditos, hay preocupación en el sector inmobiliario debido al aumento reciente de las tasas.

Rovitti confirmó que aún no se ha visto reflejada ninguna baja en la toma de créditos, pero la normativa contempla que la cuota no puede superar el 25 por ciento de los ingresos. Si supera en 10 puntos la inflación, los bancos deberán refinanciar a mayor cantidad de años. "Por ese motivo, esta muy lejos de ser una circular 1050, como alguien dejó deslizar en algún medio", destacó.

Según subrayó, el hecho concreto por parte del gobierno de incorporar a los desarrolladores a la toma de créditos, ampliará la oferta frenando cualquier posibilidad de burbuja inmobiliaria, además de multiplicar las fuentes de trabajo.

A entender del referente de las cámaras inmobiliarias, "un detalle negativo importante es que la gran demanda ha ampliado los plazos de formalización de los créditos de 45 a 90 días o más, situación que deberán rever los bancos, para ampliar la dinámica".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario