La ciudad

Alumnos de una técnica fabricaron un termotanque solar para otra escuela

El prototipo, que proveerá agua caliente a la cocina de la institución donde toman la leche y almuerzan 150 chicos, fue financiado por el FAE con una inversión que rondó los 5 mil pesos.

Domingo 14 de Junio de 2015

"De escuela pública, a escuela pública", sentenció ayer con orgullo el presidente de la Federación de Cooperadoras Escolares (FAE), Gustavo Alvarez, al explicar el proyecto que llevó a alumnos y docentes de la Técnica Nº 468 a fabricar e instalar un termotanque solar para la humilde comunidad educativa de la Domingo Silva, en Bajo Hondo. El prototipo, que proveerá agua caliente a la cocina de la institución donde toman la leche y almuerzan 150 chicos, fue financiado por el FAE con una inversión que rondó los 5 mil pesos para la compra de materiales de "primerísima calidad", cuando un artefacto similar en el mercado habría salido de 10 a 11 mil pesos. Más allá de lo económico, Alvarez rescató el "espíritu" de la iniciativa, que apuntala "principios solidarios y ecológicos", a la vez que demostró a los propios alumnos que "pueden hacer cosas útiles y valiosas". Ahora, contó la directora de la Silva, Fabiana Olmos, el proyecto es enseñar también a fabricar aparatos similares a la propia comunidad educativa, compuesta en su mayoría por hogares vulnerables.

La escuela 6.379 está ubicada en Uriburu al 7500, en el límite entre Rosario y Pérez, cerca del barrio El Fachinal, y cuenta con unos 150 alumnos. Los chicos de 4º, 5º y 6º grado ya accedieron al beneficio de la jornada extendida. En el lugar también funciona una secundaria, la 401, a la que asisten unos 40 pibes. Todos reciben el almuerzo y la copa de leche en el establecimiento.

"Nuestra comunidad educativa está formada por familias humildes, muchas de ellas quinteras, otras que se mantienen sólo en base a changas y otras pocas donde los papás consiguieron trabajo como operarios industriales", contó Fabiana Olmos, la actual directora que ya lleva 23 años como docente en la institución.

"He vivido todos los procesos de esta escuela", dijo la directiva, y el recuerdo se vuelve inevitable: hasta el 2010, cuando el gobierno provincial dispuso contratarles un transporte escolar, muchos de los alumnos debían caminar entre 4 y 6 kilómetros diarios para llegar a clases, con frecuencia a lo largo de una avenida por la que circulaban camiones en forma incesante y a veces campo traviesa.

Justamente es sobre el techo de esa institución donde por estos días se está instalando un termotanque de 200 litros, íntegramente construido por alumnos de tercer y cuarto años de la Técnica 468 (ex 6), que funciona en 1º de Mayo 1059, conducidos por sus profesores Eduardo Matich y Omar Colazo, y con ayuda de otro maestro de taller del barrio Tablada, José Luis Urso.

El artefacto, fabricado por alumnos para otros alumnos, no es el primero de su tipo. "Ya se están haciendo otros cuatro en Rosario", afirmó Alvarez.

El que ahora llegó a la "escuela de Bajo Hondo" (como popularmente se conoce a la Domingo Silva), después de haber tenido que preparar las condiciones para instalarlo —poda de ramas y trabajos de herrería incluidos— transcurrirá unos días a prueba.

Luego, dependiendo de si los días son nublados o de sol, el nuevo aparato funcionará en tándem —gracias una suerte de "baipás", explicó Alvarez— con el termotanque eléctrico.

El ahorro energético que permitirá el artefacto será considerable, a lo que se suma que un termotanque solar en el mercado saldría más del doble de lo que costó fabricar este.

De todos modos, el titular del FAE rescató otros aspectos: "Que los chicos hayan investigado, soldado, cortado y unido caños", entre otras muchas tareas, sintiendo que "pudieron hacer algo útil y valioso para la comunidad". Un aprendizaje que no tiene precio.

Para la comunidad. La "novedad", como definió la propuesta la directora de la escuela, gustó tanto que ya barajan la idea de "hacer un nuevo intercambio con las familias".

Gracias al bajo costo de fabricación y especialmente de consumo del termotanque solar (sobre todo, considerando que en la zona no existe red de gas natural y el costo de la energía eléctrica), la escuela y el FAE están analizando replicar la experiencia con los padres de los alumnos, a quienes se les podría enseñar a fabricar esos artefactos.

Pese a que se trata de una comunidad educativa geográficamente "muy dispersa", Olmos confió en que la convocatoria genere interés y se transforme en una herramienta "para mejorar la calidad de vida" de las familias.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS