La ciudad

Alumnos de la Gurruchaga se van a Alemania a hablar de bullying y sida

Se trata de una experiencia de intercambio escolar e intercultural que los llevará a Berlín junto con dos docentes.

Jueves 04 de Mayo de 2017

Se los ve ávidos como esponjas, azorados por su buena suerte y dispuestos a ser punta de lanza para que cada vez más compañeros accedan a la misma posibilidad. Victoria Bosch y Bruno Froucine, ambos de 16 años y alumnos de 4º en la escuela secundaria del complejo Gurruchaga, viajarán el lunes próximo a Alemania acompañados por dos docentes y dos miembros de una ONG con la que trabajaron el año pasado en una iniciativa "intercultural" y de "intercambio escolar". Llevarán con ellos los spots que todo el curso realizó, de punta a punta —desde la elección de tema hasta el último detalle de la filmación, guiones, actuación y edición incluidos—, en Culturas y Estéticas Contemporáneas, una de las materias que integran la Tecnicatura en Diseño y Comunicación Multimedial. Los temas de los videos, bullying y sida, los sumergieron en arduos debates.

Victoria y Bruno sacaron la sortija cuando este verano, ya en plenas vacaciones y sin haberse hecho la menor ilusión, salieron sorteados para viajar en representación de sus compañeros.

Junto a ellos subirán al vuelo de Alitalia la directora del colegio, Marisa Amadeo, y la profesora de teatro con quienes además cursan, justamente, Culturas y Estéticas Contemporáneas, Estela Grisolia. El orgullo de las docentes por su escuela, meritoriamente pública, no admite disimulo.

"Nos propusimos brindar a nuestros chicos la posibilidad de viajar, de vivir esa experiencia cultural y de contacto a la que está siempre abierta esta escuela, porque de hecho recibimos a muchos alumnos en tránsito de otros países", explica Amadeo.

Y es cierto: "la Gurru" (Salta al 3500) aloja en sus cursos a pibes que llegan de puntos lejanos: Arabia Saudita, Nueva Zelanda, Japón, Bélgica, Suiza, Italia y Alemania, entre otros.

Y como las puertas, cuando se abren, sirven tanto para entrar como para salir, todos pusieron manos a la obra. El primer contacto fue con la ONG rosarina Unidxs Todxs (asociación que trabaja con derechos humanos y juventudes), de la que dos coordinadores, Matías De Volder y Paula Bonoris, encima son ex alumnos del colegio.

Esa entidad está hermanada con otra alemana, Bapob Ev, que a su vez mantiene vínculos con la escuela Carl Zeis Oberschule. De toda esa red, nació esta oportunidad para los 25 pibes del (por entonces) 3º de la Gurru.

Primero, para trabajar en talleres con la ONG local, después para elegir dos temáticas que abordarían en los spots (videos breves, "casi publicitarios", los define Grisolia) y luego, nada menos, para realizarlos, de pe a pa, con un poco de ayuda que les acercó la gente de la Escuela Provincial de Cine y todo el equipamiento ad hoc de que dispone el propio colegio. Eso les permitió armar un set de filmación móvil donde incluso los alumnos fueron actores y culminar la tarea en una sala de edición.

El fruto de ese trabajo, que culminó en plenas vacaciones, será piedra de toque para una relación de "cooperación internacional" en el marco de un programa de intercambio escolar alemán (Ensa). Todo con auspicio del Ministerio Federal para la Cooperación Económica y el Desarrollo de ese país europeo, que obviamente financiará el viaje a Berlín.

Allí los chicos pararán en casas de sus pares de la Carl Zeis, los docentes en la de los suyos y los miembros de la ONG local en la de su colega alemana.


spots1.jpg

Preparados

Prolijamente, desde hace meses estudian alemán para que el intercambio sea lo más real posible. Victoria y Bruno nunca viajaron tan lejos ni tenían pasaporte. El ni siquiera había pisado antes un avión (ella sí, porque hasta hace cuatro años vivía en Ushuaia).

"La condición de mi familia jamás me habría permitido vivir algo así", dice Bruno, hijo de una empleada y un taxista. "Voy a mirar y a descubrir todo lo que pueda porque para mí es una oportunidad única de crecimiento individual y colectivo", afirma.

Victoria coincide con la expectativa y promete "sacar miles de fotos, volver y dibujar todo" (ya sabe que estudiará Bellas Artes), consciente además de que "Alemania no se agota en lo que pasó en la Guerra, sino que tiene mucho antes y mucho después". Los graffiti berlineses la tienen encandilada.

Lo mejor, sin embargo, está por venir. Para ellos, que viajan ahora, pero sobre todo a futuro, ya que confían en que "el proyecto se institucionalice a partir de un interés común y pueda continuar, acá y allá, con nuevas situaciones de intercambio para cada vez más alumnos", dice Grisolia. Todo indica que el sueño recién empieza y pretende continuar.

spots11.jpg


Los spots creados por los chicos tras arduos debates

Las dos problemáticas que el año pasado eligieron los chicos de tercer año de la Tecnicatura en Diseño y Comunicación Multimedial de la Gurruchaga para plasmar en spots fueron el bullying (o acoso escolar) y las enfermedades de transmisión sexual. Hicieron absolutamente todo. Primero debatieron fuerte (según cuentan, sobre todo acerca de la situación de vida que buscaron pintar sobre el VIH), después elaboraron el guión, se repartieron los roles, actuaron, filmaron y editaron los videos. El del bullying presenta la realidad de una chica a quien sus compañeros siempre dejan sola. "Porque el aislamiento también es una forma de acoso", dicen Victoria y Bruno, los dos alumnos de la Gurru que llevarán los spots a Berlín. El de las enfermedades de transmisión sexual desató especial polémica entre dos grupos de opinión. Incluso "irreconciliables", cuentan los pibes. El dilema es si una chica que queda embarazada de una pareja ocasional y con la duda de si no pudo contagiarse de VIH debe asumir esa preocupación, charlar del tema, buscar ayuda, o no. El spot zanjó la discusión: la joven les cuenta a sus amigas y aparecen consejos bien concretos para evitar el contagio. "Igual, la idea es que en el transcurso de esta experiencia queden más preguntas que respuestas, justamente porque eso es lo que les va a permitir seguir preguntando", sostiene Estela Grisolia, la profe con quien transitaron el proyecto.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario