La ciudad

Alrededor de 30 mil nichos presentan deudas en la tasa de mantenimiento

Es la mitad de todos los que hay en los dos cementerios municipales. A la vez, hay una suba en las cremaciones. Cambios de hábitos

Domingo 14 de Octubre de 2018

En los cementerios municipales, casi el 50% de los nichos posee deudas sobre las tasas que se abonan de manera semestral para su mantenimiento. Desde el área encargada sostienen que algunos titulares llevan entre diez y doce años sin pagar y consideraron que se trata de un cambio cultural en torno a las necrópolis.

   En la actualidad, la mitad de los nichos que pueblan los cementerios El Salvador y La Piedad poseen una fuerte deuda registrada. Aproximadamente, unos 30 mil responsables de esos sepulcros deben distintos montos de la tasa semestral que se abona para el mantenimiento de los espacios.

   En el primero de los cementerios, hay alrededor de 27 mil nichos, mientras que el segundo alberga cerca de 29 mil sepulcros.

   El subdirector del área de Cementerios, Marcelo Alonzo, comentó que, actualmente, los nichos que presentan deudas están "muy cerca del 50% de la totalidad".

   "Hay casi 60 mil nichos entre los dos cementerios. Y son casi 30 mil los que deben", ejemplificó.

   Según un informe al que tuvo acceso La Capital, efectuado desde 2012 a la fecha, el promedio de deudores siempre se mantuvo por encima del 40%. En algunos casos, superó el 50% y rozó el 60% en mayo del año pasado.

   A ello, Alonzo sumó que "el porcentaje de deudores se mantiene" y que "generalmente, son entre diez y doce años" los períodos en los que se acumulan de deudas.

   Para llegar a un número estimativo de la deuda, desde el área indicaron que deben tomarse la cantidad de deudores mencionados y multiplicarla por un monto promedio de entre 200 y 220 pesos.

   Las tasas de mantenimiento son anuales y se pagan cada semestre. Contemplan la concesión del uso del suelo, servicios y mantenimiento.

Alonzo explicó que, en primera instancia, los nichos se alquilan por dos años; a su vez, se puede renovar ese período en un máximo de diez veces. También señaló que, durante cualquiera de esos lapsos se pueden comenzar los trámites para requerir la perpetuidad.

   Esa perpetuidad consiste en un arrendamiento por 50 años (la "mal llamada compra del nicho", comentó Alonzo, ya que el Estado no vende esos espacios), un número que explica, en parte, el por qué de los largos plazos de deuda entre quienes poseen un sepulcro en alguno de los cementerios.

   "Paralelo al arrendamiento o a la concesión por perpetuidad, se paga una tasa por mantenimiento. Es una tasa pequeña que es semestral y se abona dos veces por año", contó el subdirector, a lo que agregó que "el valor, tanto de los nichos como de las tasas, depende de la ubicación" y que el costo de las últimas son de "entre 200 y 300 pesos por semestre".

Cuestión cultural

Consultado sobre las posibles causantes de tamaña acumulación de deudas por parte de quienes arrendan los nichos, Alonzo manifestó: "No lo relaciono demasiado a la situación económica porque el valor de la tasa no es alto. Si son 300 pesos por semestre, la falta de pago puede ser atribuible a otra cosa".

   El subdirector de Cementerios opinó que se trata de algo "cultural; la gente se retira de a poquito de los cementerios. Antes, una abuela o una tía grande se hacía cargo de ese sepulcro: se acercaba, lo arreglaba y limpiaba. Pero capaz que esa gente falleció o enfermó, y nadie más de la familia se acercó".

   De hecho, Alonzo comentó que "en muchos casos", quienes cuentan con un arrendamiento o con una concesión por perpetuidad ni siquiera están enterados.

   "En otra época, el domingo ir al cementerio era como una salida", rememoró el hombre, que añadió: "Era como un paseo. Ibas a visitar a tu abuelo, tu abuela, a familiares que fallecieron. Eso es algo que se fue perdiendo".


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});