La ciudad

Algunas claves para convertir el hogar en un lugar seguro para los niños

Las caídas, las picaduras de insectos y las quemaduras están entre los tres accidentes domésticos más asistidos en el Hospital de Niños Víctor J Vilela.

Martes 16 de Enero de 2018

Las caídas, las picaduras de insectos y las quemaduras están entre los tres accidentes domésticos más asistidos en el Hospital de Niños Víctor J Vilela. Muchas de estas situaciones podrían prevenirse tomando algunos recaudos en el hogar.

Para evitar caídas es importante que las escaleras tengan barandas por las que no pase un niño y puertitas que le impidan subir sin vigilancia. Los balcones, ventanas y terrazas tienen que tener protección de rejas o barandas verticales, que impidan poder trepar. Tampoco hay que colocar muebles donde los niños puedan subir cerca de ventanas y balcones. En los dormitorios, las cama cucheta deben tener protección.

En el caso de los bebés no hay que dejarlos solos en un sitio alto como mesas, bebesit, cambiadores o la misma cama; si no se los puede atender, llevarlos a un lugar seguro como la cuna o el corralito. Al cambiarlos, asegurarse de tener todos los elementos a mano, de modo que no sea necesario darse vuelta o alejarse para buscarlos.

Cuando hay niños en la casa hay que cocinar siempre en la parte trasera de la cocina, colocar los mangos de los utensilios hacia adentro en el momento de cocinar, evitar que los niños juegues y permanezcan cerca de la cocina. También retirar los elementos cortantes que puedan quedar al alcance de los chicos.

Las intoxicaciones se evitan no dejando medicamentos ni elementos tóxicos como productos que tengan venenos al alcance de los niños y es fundamental asegurarse el contenido de un envase antes de consumir cualquier producto.

Para evitar electrocuciones es necesario tapar los enchufes, siempre utilizar calzado para manipular electrodomésticos y artefactos eléctricos y dejar los elementos que transmiten electricidad fuera del alcance de los niños.

Y en verano hay que ser muy cuidadoso con las piletas. Un niño puede ahogarse en tan sólo algunos centímetros de agua. Es importante tener cercados los natatorios y que los niños estén bajo la supervisión de un mayor, dentro y fuera del agua.

Es importante tener en cuenta que si se produce el ahogamiento hay que comenzar con maniobras de reanimación cardiopulmonar (RCP) y llamar inmediatamente al servicio de ambulancias o al 107. En caso de no tener conocimiento sobre RCP el operador del 107 puede explicarlas vía telefónica.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario