La ciudad

Alcohol: más consultas los fines de semana

Sólo en el hospital municipal Juan Bautista Alberdi se atiende, cada viernes y sábado por la noche, al menos 10 pacientes alcoholizados. En ese grupo, la mayoría son menores que también llegan cortados o con golpes causados por las peleas provocadas por el mismo estado de ebriedad.

Lunes 12 de Enero de 2009

Sólo en el hospital municipal Juan Bautista Alberdi se atiende, cada viernes y sábado por la noche, al menos 10 pacientes alcoholizados. En ese grupo, la mayoría son menores que también llegan cortados o con golpes causados por las peleas provocadas por el mismo estado de ebriedad. Y eso no es todo: el consumo de alcohol y sus consecuencia es la mayor causa de consultas durante los fines de semana en el centro de salud de la zona norte.

Las cifras se hicieron públicas tras la publicación, en la edición de ayer de LaCapital, de un informe que da cuenta del escaso cumplimiento que tiene la prohibición de vender alcohol a menores en kioscos, granjas y bares de la ciudad.

Un dato que no pasó desapercibido entre los funcionarios de salud pública del municipio que salieron a pedir más controles (ver aparte).

Desde la guardia del Alberdi señalaron que suelen recibir mayores y menores alcoholizados todos los días. Sin embargo la cifra aumenta drásticamente durante los fines de semana.

"Llegan varones y chicas, aunque siempre ellos son más", advirtió ayer uno de los médicos, quien afirmó que si bien la franja de edad de quienes llegan a la guardia va entre los 15 y los 25 años, "la mayoría son menores".

Tirados. Según el especialista, los jóvenes "no llegan en coma alcohólico", pero sí vomitando o somnolientos.

"Los amigos los encuentran dormidos, tirados en la calle y los traen a la guardia", contó. Cuando los pacientes están en el hospital, se les coloca un suero y se les da reliverán si presentan vómitos. Además, se les ofrece una vitamina que se pierde como consecuencia del excesivo consumo de bebidas alcohólicas.

Después de la pelea. Pero este tipo de cuadros no son los únicos que pueblan las guardias los fines de semana.

También las consecuencias de la irresponsabilidad al consumir bebidas alcohólicas arrastran lo suyo: llegan chicos golpeados, con traumatismo de tórax o cortados. "Muchas veces hay que suturarlos", dijo el médico. Y los más graves son los que se suben al volante y terminan en un hospital, en el mejor de los casos.

El médico destacó que las mujeres también llegan golpeadas por peleas y que son muchas las alcoholizadas, aunque en los dos casos siempre son mayoría los varones.

Con sus padres. Los jóvenes no pasan mucho tiempo en el hospital. Una vez que son hidratados, en dos o tres horas suelen recuperarse. Sin embargo, desde el Alberdi subrayaron que no dejan salir a ningún menor solo.

"Siempre se llama a los padres o a algún mayor responsable para que los retiren". Ante la pregunta de cuál es la reacción de los padres, el médico contestó "preguntan si están bien y se los llevan. Nada más".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario