La ciudad

Al final, Cambiemos no sumó el séptimo edil en el escrutinio definitivo

Finalmente, el escrutinio definitivo de las elecciones a concejales de Rosario ratificó el reparto de las bancas que había arrojado el recuento provisorio.

Jueves 26 de Octubre de 2017

Finalmente, el escrutinio definitivo de las elecciones a concejales de Rosario ratificó el reparto de las bancas que había arrojado el recuento provisorio. El espacio en disputa entre Cambiemos y el Frente Progresista quedó para el oficialismo rosarino. Así, el macrismo se quedó con 6 ediles, el Frente Justicialista con 3, y la coalición entre socialistas, radicales, el PDP y el ARI con 3, mientras que Ciudad Futura mantuvo un escaño.

Así lo confirmó a LaCapital el concejal Enrique Estévez, presidente del Partido Socialista de Santa Fe, quien participó activamente de la jornada de ayer en el Tribunal Electoral de Santa Fe en la que se concretó el escrutinio definitivo de Rosario.

"En el escrutinio provisorio no se habían cargado unas 141 mesas, pero esa información estaba en manos de los fiscales y al sumarse en el proceso definitivo no hubo cambios de fondo", precisó el titular del PS santafesino.

La incertidumbre se había instalado a raíz del planteo formulado por el reelecto concejal del PRO, Carlos Cardozo. "Somos cautos, pero queremos contar los votos y quizás obtener una diferencia a nuestro favor", había deslizado.

Cardozo hizo cuentas y estimó que tenían chances de llegar a la banca número siete, que podría corresponderle a Gonzalo Gorostarzu en desmedro del ingreso de Lichu Zeno al Concejo.

Al final esa hipótesis no se concretó. "El Tribunal Electoral finalizó el escrutinio definitivo de la ciudad y el departamento Rosario y no hubo ningún cambio sustancial respecto al provisorio", remarcó el edil.

A través de su cuenta personal en Twitter Estévez escribió: "Terminó el escrutinio definitivo de Rosario, se ratifica a Lichu Zeno como concejal del FPCyS. Otra vez Charly Cardozo en otra realidad", disparó.

La respuesta del concejal de Cambiemos no se hizo esperar. "Solo dijimos que íbamos a Santa Fe a contar votos. Que sensible. Abrazo", replicó el referente peronista del PRO.

Según los cálculos del Frente Progresista, para que Cambiemos obtuviera su séptima banca debía conseguir unos 5.200 votos más entre las 141 mesas que estaban sin computar.

"Pero en las mesas que finalmente se cargaron no hubo modificaciones respecto a la carga del resto, se mantuvo el reparto proporcional en la mayoría de las seccionales. Eso implicó que no cambie el reparto de bancas según el sistema D'Hont", agregó Estévez.

El concejal socialista fue más allá y aseveró: "Ese planteo del PRO hubiera tenido algún sentido si había una diferencia de 10 votos en la puja por una banca, pero en este caso que había una diferencia amplia".

"Pero además —siguió— todo transcurrió con normalidad y a diferencia incluso de otras elecciones prácticamente no se abrieron urnas. De más de dos mil sólo se abrieron unas 10, lo que demuestra que fue todo transparente, avalado por todos los fiscales de los partidos".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario