La ciudad

Ahora las ambulancias diagraman estrategias para zafar de la violencia

Para las empresas de urgencias y el sistema estatal de ambulancias el concepto de "zonas rojas" para determinar posibles situaciones de inseguridad se va modificando con el tiempo. Así es que se barajan distintas estrategias para cumplir con la cobertura y a la vez preservar la seguridad del personal.

Viernes 08 de Mayo de 2009

Para las empresas de urgencias y el sistema estatal de ambulancias el concepto de "zonas rojas" para determinar posibles situaciones de inseguridad se va modificando con el tiempo. Así es que se barajan distintas estrategias para cumplir con la cobertura y a la vez preservar la seguridad del personal. Mientras algunos tienen su propio mapeo de sectores que consideran riesgosos, otros optan por pedir custodia policial según el caso. En general, se coincide con que una situación peligrosa puede ocurrir en cualquier punto de la ciudad, incluso donde antes era impensado.

"No tenemos zonas rojas sino sectores de difícil acceso. Para ello contamos con un servicio de adicionales de la policía que acompaña a los móviles durante la noche. Pero como las urgencias no pueden esperar, tenemos las zonas de la ciudad clasificadas según el riesgo potencial y eso agiliza las cosas", señaló Alejandro Villani, coordinador médico de ambulancias de Urgencias.

El sistema de esta empresa se basa en un relevamiento propio, según datos y experiencias aportadas por el personal. Según Villani, en toda la ciudad hay sectores catalogados como riesgosos y son muy puntuales. "Las zonas están delimitadas por calles, según nuestra geocodificación. Pueden ser tres manzanas en el medio de un sector más tranquilo, o áreas más extensas. Cuando el paciente llama pidiendo el servicio en la misma pantalla sale un aviso indicando si es un sector de difícil acceso", explicó el profesional.

De todos modos a veces el personal ingresa en un lugar complicado donde luego no pasa nada, mientras que un servicio en un sitio a priori tranquilo puede terminar en problemas.

Cambios. "Hace unos años las zonas rojas eran pocas y estaban muy bien identificadas. Pero hoy la inseguridad no está sólo en los barrios. Hay sectores donde a la madrugada es imposible entrar sin apoyo policial pero no tenemos un mapeo. Se trata de intuir cuándo o dónde hay más o menos riesgo", explicó el gerente general de Emerger, Mario Clemente, para quien llevar personal de seguridad armado en los móviles puede generar más complicaciones.

La empresa tiene un protocolo de procedimiento según las zonas y la policía "en general colabora". Sin embargo, "no se puede llamar 30 veces por noche al Comando para que acompañe y, por otra parte, hay urgencias que no pueden esperar que llegue la policía". Así, es posible que los móviles queden expuestos a situaciones inseguras, aunque últimamente no hubo grandes problemas. "A veces el personal es asaltado al bajar del vehículo o encuentra que le llevaron algo. Hay ambulancias atractivas para ser robadas", dijo Clemente (ver aparte).

Referentes barriales. "Ya no se piensa en lugares peligrosos sino en situaciones. La calle está muy dura. Ir en una ambulancia durante la noche implica de por sí cierto riesgo. La violencia no se queda en un barrio", graficó el director del Sistema Integrado de Emergencia Sanitaria (Sies), Juan Manuel Becerra.

Cuando el llamado al Sies implica una situación violenta, en cualquier lugar, la ambulancia llega con la policía o después. Cuando no hay una situación policial, el sistema trabaja con vrcinos que allanan el camino en sectores que son de difícil acceso hasta en el sentido catastral del término. "El área de atención primaria tiene identificados a los referentes barriales en materia de salud y con ellos coordinamos nuestro trabajo. A veces no es por seguridad, sino por celeridad que se requiere a alguien que conozca el lugar y pueda guiar a la ambulancia".

Si bien hay zonas en las que el peligro es más frecuente, ya no están marcadas de antemano. "La realidad indica que se puede ir Las Flores sin el Comando sin que pase nada, mientras puede haber una agresión en el microcentro a la medianoche", dijo Becerra sintetizando el parecer general: más allá de las precauciones, la violencia muestra facetas imprevisibles mientras asoma, en mayor o menor medida, a toda hora y en cualquier lugar.

 

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS