La ciudad

Agencias de turismo local y el impacto de perder una ruta aérea clave

El presidente de la Arav, Lisandro Cristiá, puso de relieve el daño que representa el cierre de una aerolínea con base en la ciudad.

Miércoles 20 de Enero de 2016

El cimbronazo que provocó a la región el cese de las operaciones por parte de Sol es grande. De los hasta seis vuelos diarios de Rosario a Capital Federal se bajó a sólo uno, por lo que prácticamente se perdió una ruta importante hacia el Aeroparque Jorge Newbery, algo por distintos sectores políticos y económicos trabajaron durante años. Así lo reconoció ayer Lisandro Cristiá, presidente de la Asociación Rosarina de Agencias de Viajes (Arav), quien puso de relieve la pérdida representa el cierre de "una aerolínea con base en la ciudad".

"Venía creciendo en su conectividad con Aeroparque y era uno de los viejos anhelos el de tener un puente aéreo con la Capital", señaló el directivo sobre la creciente frecuencia de los vuelos entre el Aeropuerto Internacional de Fisherton y su par de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

La importancia de la existencia de la ahora atribulada aerolínea se ve reflejada en la cantidad de vuelos diarios hacia Buenos Aires que piloteaba: de los entre cinco y seis vuelos por día que se realizaban, más de la mitad eran de Sol.

Sobre este punto, Cristiá desliza que una de las posibilidades para recuperar el faltante de vuelos sería que Aerolíneas Argentinas "reemplace la tarea de Sol con dos o tres vuelos diarios más" ya que, en este momento, sólo tiene un vuelo a cada aeropuerto de la capital: por la mañana a Aeroparque y por la noche a Ezeiza.

Además de hacer hincapié en los viajes hacia la capital del país, el presidente de la Arav comentó que la aerolínea también tenía vuelos de temporada a Mar del Plata, Villa Gesell y Punta del Este, más la "ruta petrolera hacia Comodoro Rivadavia".

"Hacía diez años que se bregaba por conectar nuestra región con el resto del país", sostuvo el directivo, para después lamentar "la pérdida de conectividad" que significa la baja del servicio de la aerolínea.

Sobre el futuro que le depara a la empresa de capitales rosarinos, el empresario dijo que la entidad que conduce aún no sabe "hacia dónde apunta la nueva gestión de Aerolíneas Argentinas", presidida por Isela Costantini, hasta el mes pasado máxima responsable de General Motors en el país.

"Hay preocupación con la situación de los empleados, porque por más solidaridad que pueda haber ya se está hablando de una posible medida de fuerza a nivel nacional", señaló sobre el impacto en toda la actividad. La medida se definiría hoy en base a los resultados que arroje la reunión que mantendrán en el Ministerio de Trabajo todas las partes involucradas.

Sobre el destino de la aerolínea rosarina, Cristiá amplió que Aerolíneas Argentinas "tiene la posibilidad de planificar alguna continuidad, ya sea dejar Sol como estaba o incorporar aviones a su flota". Además, aseguró que existían "planes regionales para Sol que ahora están en suspenso".

Ante la pregunta sobre las expectativas de un acuerdo, el presidente de la Arav confía en que la aerolínea de bandera "tiene la llave para resolver esto".

"El acuerdo era que Sol atendía rutas de corta distancia, algo que a Aerolíneas Argentinas le resultaba más eficiente. Sobre todo por los aviones chicos que poseía la empresa", aclaró. En base a la consulta sobre cómo se actuará desde las asociaciones locales, dijo: "La idea es trabajar en conjunto con las principales asociaciones que se vinculan con el turismo. Esto se hace entre todos".

Sacando cuentas. Raúl Garo, presidente del directorio del Aeropuerto Internacional Islas Malvinas, señaló que están desarrollando un informe para calcular el impacto que provoca el faltante de la empresa Sol en el aeropuerto de la ciudad.

A grandes rasgos, adelantó que "se comparará la frecuencia y la capacidad de pasajeros, teniendo en cuenta los últimos meses. Es decir, comparar Sol antes del acuerdo con Aerolíneas Argentinas y después del acuerdo".

Además, aclaró que desean saber "la cantidad de pasajeros en los distintos horarios de la compañía, a fines de conformar una propuesta que pueda interesar para contar con estos destinos y vuelos".

Después de un récord de pasajeros

Durante el año 2015, 377.559 personas pasaron por el Aeropuerto Internacional Islas Malvinas, contando embarques y arribos. Esta cifra determinó que, con respecto a 2014, hubo un 58,66 por ciento de aumento. Con respecto a los movimientos internacionales también hubo aumento: 59.532 pasajeros en el 2014 contra 72.392 durante el 2015, algo que representa el 21,6 por ciento de incremento.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario