La Ciudad

Afirman que respetar los protocolos es "el mayor acto de amor" en las fiestas

Los infectólogos Gabriela Ensinck y Marcelo Leguizamón ofrecen recomendaciones para minimizar el riesgo de contagios de Covid.

Domingo 20 de Diciembre de 2020

Aunque el pico de contagios parece haber quedado atrás, al menos en esta etapa, Rosario camina por la cuerda floja del coronavirus. En la última semana el número de positivos se ubicó en un promedio de 300 por día. Vale recodar que en agosto la preocupación de las autoridades sanitarias era llegar, justamente, a tener 300 casos diarios y que cuando se registraron 400 se restringieron actividades. Ese panorama, que parecía tan sombrío, es el que existe actualmente, a lo que se suma un número alto de fallecidos: 100 personas en la última semana. Así se llega a las fiestas de fin de año, donde después de un 2020 muy complicado la necesidad de encontrarse y abrazarse es enorme. El problema, es que hacer de cuenta que no pasa nada puede exponer a las personas a una enfermedad que no tiene tratamiento y que puede provocar la muerte.

Por más cansancio y hartazgo, el virus sigue ahí. La campaña de vacunación no tiene fecha y el calor no hace que el Covid desaparezca, por eso, es importante que todos tengan presentes las medidas que hay que tomar. “El mayor acto de amor en estas fiestas es respetar los protocolos”, dijo a La Capital Gabriela Ensink, médica infectóloga pediatra y secretaria del comité de infectología de la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP).

La especialista, quien mencionó que los niños pequeños en su mayoría son asintomáticos o presentan signos leves de la enfermedad, dijo que, de todos modos, en estos encuentros estarán probablemente en contacto con adultos de más de 60 o familiares con factores de riesgo y por ese motivo hay que tener cuidado. “Los besos y abrazos deberán postergarse, lamentablemente. Y los chicos que estén con adultos mayores o personas de cualquier edad con problemas cardíacos, respiratorios crónicos, problemas renales, diabetes, obesidad, tienen que mantener la distancia de dos metros. En los niños se recomienda el tapabocas a partir de los 6 años”.

Por su parte, Marcelo Leguizamón, médico infectólogo, miembro de la Sociedad Argentina de Infectología y de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas, señaló que “hay que encontrar un equilibrio entre las necesidades emocionales y el cuidado de la salud”.

El médico destacó que en la Argentina “si bien los casos de coronavirus han descendido en el último mes, no se puede soslayar que se superó el millón y medio de contagiados, que existe circulación comunitaria en gran parte del país y que la anhelada vacuna aún tiene un horizonte incierto. Europa vive una frenética segunda ola con un virus mutado, que es más transmisible y que, esta vez, afecta mayoritariamente a población más joven”.

En ese marco, el profesional pidió que se restrinjan los contactos sociales en los días previos a las reuniones de fin de año “para no transformarnos en eventuales transportadores asintomáticos del virus”.

Leguizamón dijo que la cena o las cenas deberían hacerse con el grupo de convivientes, pero, si no fuera posible, “intentar que la cantidad no sea mayor a 10 personas y con el menor grupo de convivencias mezclados”. Por ejemplo, reunir a dos grupos de convivencia de 5 personas cada uno tiene menos riesgo que mezclar 10 personas que vivan en casas distintas.

familia2.jpg

Otras pautas

Tanto Ensinck como Leguizamón mencionaron que es importante buscar lugares abiertos (patio, balcón, vereda, terraza) para armar el encuentro y, en caso de ambientes cerrados, es indispensable que haya como mínimo una ventana abierta, aún si el aire acondicionado estuviese encendido.

“La organización de las mesas puede ayudar. Si en la casa solo hay una mesa y tenemos personas con factores de riesgo, la recomendación es hacer una rotación a la hora de comer; que lo hagan primero, por ejemplo, y luego se vayan ubicando en lugares con la mayor distancia posible”, dijo el infectólogo.

No compartir vasos, cubiertos ni utensilios es otro dato relevante a tener en cuenta. Tampoco tomar de la misma botella o lata, y cumplir con el lavado de manos en forma correcta y frecuente.

En cuanto al barbijo, señaló Ensinck, “hay que tenerlo puesto cuando no se está comiendo o bebiendo y quienes preparan la comida deben usarlo mientras cocinan”.

“Hay que restringir los gritos y evitar cantar porque está comprobado que es cuando más gotas se expelen. Es una buena idea considerar nuestras gotas respiratorias como si fueran el humo de un cigarrillo invisible, para darnos cuenta del efecto”, dijo Leguizamón, quien agregó: “No existe una medida única, pero varias combinadas” minimizarán mucho el riesgo de contagios.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS