La ciudad

Advierten que en un año crecieron los robos callejeros

De 300 encuestados, la mitad dijo haber sido víctima de uno o más asaltos entre julio de 2018 y 2019. Sólo el 34 % hizo la denuncia.

Martes 19 de Noviembre de 2019

Una encuesta realizada por el Programa de Violencia Urbana y Seguridad Ciudadana de la Universidad Nacional de Rosario (UNR) advierte que crecieron los robos en la vía pública. El relevamiento alcanzó a 300 personas, de las cuales un 51% había sufrido uno o más asaltos entre julio de 2018 y el mismo mes de este año. La mayoría se registró en el micro y macrocentro y en la zona norte, entrada la tarde. Seis de cada diez víctimas no hicieron la denuncia.

   Los datos son parte de la encuesta de victimización realizada por investigadores de la UNR y se presentaron la semana pasada, como un capítulo de un informe sobre narcotráfico y seguridad.

   La medición se realizó entre julio de 2018 y julio de 2019, alcanzando a 300 personas de distintos barrios a quienes se les consultó si habían sufrido un asalto en el último año, “interactuando cara a cara con el asaltante”, generalmente en espacios públicos. Se trata de un tipo de delito muy frecuente en los grandes centros urbanos. Sin embargo, generalmente, resulta el menos visibilizado ya que no siempre se denuncia.

   Según explicó el director del Programa de Violencia Urbana, Andrés Rolandelli, “nos centramos en ese tipo de delito, en el que una persona agrede a otra de manera violenta o mediante una violencia simbólica, porque es un tema que suele vincularse a la problemática del narcotráfico y, en el sentido común, muchas veces aparecen superpuestos”.

   Sin embargo, “pensamos que no son fenómenos conexos y consideramos necesario separar la paja del trigo” (ver aparte).

Los hallazgos

Las encuestas de victimización son un insumo básico para comprender el fenómeno delictivo. Tradicionalmente, la principal fuente de información sobre estos hechos son los registros policiales y judiciales, pero los delitos que no son denunciados quedan al margen de esta muestra.

   El trabajo advirtió que sobre una muestra de 300 personas, el 51 % había sido víctima de un asalto en el último año. Y de este grupo, apenas el 34 % había cumplido con hacer la denuncia.

   En Rosario no hay estudios de victimización que permitan comparar estos números. La última encuesta del Instituto Nacional de Estadísticas y Censo (Indec) abarca el período 2016-2017. El trabajo advierte que, en el país, el 19,9% de los encuestados había sido víctima al menos de un delito contra las personas (agrupando robo con violencia, agresión física, amenaza, ofensa sexual, hurto, estafa, fraude o pedido de coimas) durante 2016. Y el 66,3% de estos delitos no se había denunciado.

   La Universidad Torcuato Di Tella realiza desde hace cinco años una encuesta de victimización mensual. La correspondiente a octubre pasado estima que el 21 % de los hogares de Argentina fueron víctimas de al menos un delito contra las personas en los últimos 12 meses. De todas formas, por diferencias en cuanto al alcance o la delimitación del tipo de delito, estos trabajos no resultan equiparables con la encuesta desarrollada en la UNR. Intentarlo sería, como se dice habitualmente, juntar peras con manzanas.

Lo cierto es que la investigación realizada en Rosario exhibió también un aumento de los asaltos callejeros a lo largo del año: la curva que cuenta las situaciones de robos vividas por los encuestados muestra una clara trayectoria ascendente a medida que avanza en el tiempo.

Durante junio y julio pasados se registraron casi el 20 por ciento de los robos que se contabilizaron en todo el año. Los delitos fueron tantos que casi duplicaron los que se contabilizaron en julio y agosto del año pasado.

Para Rolandelli, "evidentemente, hubo un incremento importante en la cantidad de asaltos. Esto, seguramente, tiene muchas lecturas, pero quizás tenga que ver con la crudeza de la crisis económica que vivimos, que afectó particularmente a Rosario con tasas de desempleo superiores a otras ciudades. De todas modos este debe ser apenas uno entre muchos otros factores", apuntó.

Una mecánica conocida

La mayoría de los robos (59 por ciento) ocurrieron en la calle, durante la noche (de 20 a 24) o el atardecer (de 17 a 19). Por esto, las personas que resultaron más vulnerables son quienes están entre los 30 y los 50 años, donde el porcentaje de los que habían sido asaltados alguna vez superó la media de la ciudad.

Los encuestados relataron una mecánica delictiva más o menos conocida por todos: el asalto se concreta sin armas (en un 49 por ciento de los casos) o exhibiendo un arma de fuego (36 por ciento) o arma blanca (11 por ciento), los ladrones actúan a cara descubierta (71 por ciento) y rápidamente, tras hacerse de su botín, huyen en moto (47 por ciento) o a pie (27 por ciento).

Para Rolandelli conocer la dinámica de estos delitos sirve como "un insumo para pensar las políticas públicas. Porque los problemas de seguridad demandan una mirada realista, sabiendo que no se van a resolver de un día para el otro, pero también que hay cuestiones que se pueden hacer y pueden tener un efecto paliativo sobre una realidad compleja".

El Programa de Violencia Urbana y Seguridad Ciudadana se creó en 2012 cuando el narcotráfico apareció como un problema de magnitud. El programa persigue tres líneas de acción: la cooperación internacional en materia de seguridad, el dictado de un ciclo de licenciatura y maestría en Gestión e Investigación de la Seguridad para agentes de la policía provincial y la generación de investigación con el fin de convertirlos en aportes para la elaboración de políticas públicas.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS