La ciudad

Advierten que es necesario reforzar toda la barranca costera del Paraná

La demorada adjudicación de la obra que permitirá tener los muelles del parque España rehabilitados para su acceso disparó un interrogante aún no resuelto por los funcionarios. ¿Corre peligro de derrumbe el resto de la barranca rosarina? El ingeniero Dante Seta, asesor de la Justicia en la caída de la costa central que cumplirá tres años en 10 días, no duda en afirmar que sí...

Lunes 03 de Marzo de 2008

La demorada adjudicación de la obra que permitirá tener los muelles del parque España rehabilitados para su acceso disparó un interrogante aún no resuelto por los funcionarios. ¿Corre peligro de derrumbe el resto de la barranca rosarina? El ingeniero Dante Seta, asesor de la Justicia en la caída de la costa central que cumplirá tres años en 10 días, no duda en afirmar que sí y sostiene que se debe continuar con la reparación de la totalidad de la ribera para evitar nuevos desprendimientos de tierra. “La Nación debería arreglar toda la barranca de Rosario”, remarca el experto y apunta que sin esta defensa, los trabajos serán “sólo maquillaje”.
  —¿Y qué se debería hacer en la zona derrumbada para que no vuelva a ocurrir?
  —Primero hay que confeccionar un buen proyecto, no se puede poner en marcha una obra que tenga deficiencias. Hay que poner en claro qué se quiere defender. Si son los recursos naturales, como la barranca y los suelos, o si se quiere hacer maquillaje nomás. Creo que el Estado nacional debería actuar. Lo que hay que consolidar es la forma ante la naturaleza. Cuando el Paraná crece arrastra una fuerza de 70 mil metros cúbicos por segundo (lo normal es 25 mil metros cúbicos por segundo) y esto debe ser tenido en cuenta.
  El 13 de marzo de 2005 unos 500 metros ubicados sobre la explanada del parque España (a la altura de Sarmiento y el río) se desplomaron en medio de un estruendo y con un saldo de varios heridos. Si bien no hubo que lamentar víctimas, la intervención del juez Correccional Nº 8, Edgardo Bistoletti, ordenó la clausura preventiva del lugar y de los clubes náuticos asentados sobre las viejas estructuras de madera construidas en 1902. Seta realizó un extenso informe técnico sobre el estado de los muelles. Y la causa judicial generó mucha expectativa, pero terminó en el archivo y sin responsables (ver aparte).
  —¿Qué produce el desmoronamiento de los muelles?
  —Son elementos artificiales que construyó el hombre. Hace 110 años los muelles se hicieron con los materiales y la modalidad operativa que en ese momento existían. Hoy deben construirse en forma distinta y rever la metodología y el proyecto. La barranca es suelo natural, si hubiera en la costa macizo de roca no se habría producido el desmoronamiento, mientras que aquí, y lo dije en los informes, el derrumbe de los muelles mal reconstruidos se produjo por no existir un proyecto adecuado y seguro y por no realizar el trabajo una empresa especializada. El juez ordenó el archivo del expediente pero es discutible, porque siempre hay un grupo de personas que es responsable y los que no hacen nada también lo son. Por esto hay que pensar en reconstruir la barranca atento a las futuras necesidades.
  —¿Que habría que hacer?
  —Hay que aplicar ingeniería hidráulica y tecnología de la construcción. Se podría utilizar acero y hormigón.
  —¿Qué habría que hacer para tener muelles seguros?
  —Hay muchas formas. Pilotes cada 8 metros con una pantalla perforada para drenar la humedad del suelo. También pueden ser elementos prefabricados donde en una vía longitudinal de frente se apoye material hacia la costa y el talud del suelo se resuelva debajo.
  —¿Está cambiando la topografía del Paraná y, por ende, las barrancas?
  —El río ha logrado cierto equilibrio a través de los años, pero se ven barrancas casi verticales que se descalzan y pierden estabilidad. Cuando viene una creciente, el agua transforma esta capacidad resistente al penetrar y humedecer por el empuje. Hay que proteger la barranca.
  —Ultimamente, se desplomaron varias casas en la isla como consecuencia del descalce de la barranca, también se cayeron metros de costa a la altura de 27 de Febrero. ¿Esto seguirá ocurriendo?
  —Se va a seguir produciendo porque no se tiene alguna precaución desde el Estado, con políticas de defensa permanentemente. La costa de los ríos es un bien común que hay que conservar, cueste lo que cueste. Esto es gobernar. El río tiene necesidades, por su volumen de agua y su velocidad, con sus crecientes anuales y las extraordinarias. Cuando se hace una obra civil, protesta con velocidad y erosión y quiere una respuesta a esta obra que es una socavación en sus inmediaciones.
  —¿Hubo una alteración del hombre en el Paraná y esto traerá consecuencias negativas en las próximas décadas?
  —Sin dudas. Hay que promover una política de Estado permanente, hay que construir estas obras de defensa.
  —¿El Estado nacional debería destinar fondos para reparar la totalidad de la costa rosarina?
  —Sí, porque el Estado nacional usa el río para la exportación del 70 por ciento de los 100 millones de toneladas que se producen anualmente. Son 14 mil millones de dólares. El mundo entero nos tendría que estar pagando un sobreprecio por lo que se importa. Cancillería tendría que promover recursos, si el pueblo chino toma nuestro aceite, en cada litro tendría que haber una alícuota de regalía. Sería una reposición a la provincia por los recursos menguados a que se enfrenta en forma continua. Hay que hacer un presupuesto saneado y que se cumpla.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario