La ciudad

Accidentes caseros: llenan el 9 por ciento de las camas del Vilela

Las caídas, las picaduras de insectos y las quemaduras son los tres problemas más frecuentes que se atienden en la guardia

Martes 16 de Enero de 2018

Fue una cuestión de segundos. Laura estaba preparando la comida cuando sonó el teléfono y no advirtió que su pequeño hijo se acercaba a la cocina. Apenas alcanzó a decir "hola" cuando el chiquito ya había derramado el agua donde hervían los fideos. Ese día, toda la familia cenó en el hospital.

Como las otitis o las diarreas, los accidentes domésticos son más frecuentes en verano. En el Hospital de Niños Víctor J Vilela son la causa de casi una de cada diez internaciones. Según la experiencia de los profesionales de la salud municipal, las caídas, las picaduras de insectos y las quemaduras encabezan la lista de las consultas.

En los pocos días que van de este año, en la ciudad se hicieron públicos dos accidentes domésticos que resultaron fatales. El 2 de enero, un bebé de un año y medio se ahogó en una pileta de lona en la zona oeste de la ciudad.

Una semana después, un niño de dos años se intoxicó con galletitas que contenían un producto venenoso, preparadas por su padre, aparentemente con la intención de combatir a las ratas en la casa que habitan en la zona sur de Alvear.

Frente a estas situaciones, la Secretaría de Salud municipal lanzó una serie de recomendaciones para evitar este tipo de accidentes. "Intoxicaciones, quemaduras, caídas y electrocuciones son accidentes frecuentes que los niños pueden sufrir en los hogares. Muchos de ellos se pueden prevenir, es por eso que es fundamental la atención de los mayores", se advierte.

Estacionales

El incremento de las actividades en casa y al aire libre y en piscinas durante el verano propicia un mayor número de percances. "Los accidentes domésticos son frecuentes dentro de las consultas pediátricas, el tema es que en el verano no sólo las piletas sino cualquier lugar que se use para refrescar a los niños puede transformarse en un lugar de riesgo. Incluso un fuentón, porque los bebés o los niños pequeños no pueden darse vuelta", apuntó el secretario de Salud del municipio, Leonardo Caruana.

Y destacó que "todas estas situaciones pueden ser evitadas, conociendo los riesgos que existen en el hogar, pero sobre todo no dejando a los niños solos ni al cuidado de otros chicos ya que la dimensión del peligro no está tan clara como en el caso de los adultos".

Además, sostuvo, es necesario acondicionar el hogar para que resulte un lugar seguro. Colocar protección en balcones y ventanas, tapar enchufes y, sobre todo, evitar que elementos tóxicos o medicamentos estén al alcance de los niños para evitar intoxicaciones.

"Los remedios no pueden estar en el mismo cajón que los caramelos", remarcó (ver aparte).

Frente a estas situaciones, ahogamientos, lesiones o quemaduras, "siempre hay que acudir al médico o llamar al servicio de ambulancias en forma inmediata", subrayó.

Las estadísticas

Durante todo el año pasado en la guardia del Vilela se atendieron 92.718 consultas. Según la clasificación que realizan los profesionales del sector, el 2,7 por ciento de estas se originaron en algún tipo de siniestro hogareño. Y en el caso de las internaciones, estos episodios trepan al 9 por ciento.

Las caídas representa el accidente de mayor consulta alcanzando en sus distintas formas el número de 991 consultas ambulatorias y 100 internaciones destacándose las caídas de cama, sillas, escaleras y de juegos infantiles.

Con respecto a ingresos por mordedura de animales se registraron 424 consultas ambulatorias y 35 internaciones, destacándose las mordeduras o picaduras de insectos y en segundo lugar mordedura de perros.

En cuanto a las quemaduras se registraron 174 consultas ambulatorias y 330 internaciones. Las más frecuentes son las quemaduras por agua o líquidos calientes.

En cuanto a la ingesta accidental de tóxicos se registraron 125 consultas ambulatorias y 136 internaciones, destacándose el envenenamiento por diuréticos y otras drogas o medicamentos en un número de 105 casos.

Las piletas o natatorios son otro problema relacionado con el verano. Durante los meses de enero y febrero del año pasado se dieron 6 consultas ambulatorias y 3 internaciones por situaciones de ahogamiento o sumersión.

"Todas estas situaciones se pueden evitar. Los niños no deben estar en casa solos ni al cuidado de sus hermanos"

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario