La ciudad

Abrieron la inscripción para que travestis y trans ingresen al municipio

El cupo laboral se implementó por primera vez en 2017. Ayer, en pocas horas una decena entregó solicitudes.

Martes 24 de Abril de 2018

Sabrina Crespo tiene 33 años, secundario completo y varios cursos de capacitación encima. Aún así, recién el año pasado consiguió su primer trabajo en blanco. Fue una de las cinco personas que accedieron a un empleo en el municipio a partir de la implementación del cupo laboral trans. Ayer, en las oficinas de la Dirección de Diversidad Sexual se comenzó a inscribir a los aspirantes para los ingresos de este año. En sólo unas horas, una decena de personas entregó sus solicitudes.

El cupo laboral trans se implementó por primera vez el año pasado, a partir de la ordenanza Nº 9.543 impulsada por la concejala María Eugenia Schmuck y el ex edil Sebastián Chale. La iniciativa busca acercar una respuesta a una población que se encuentra con grandes dificultades para ingresar al mercado laboral formal.

Un informe elaborado por la delegación local de la Federación Argentina de Gays, Lesbianas, Bisexuales y Trans (Faglbt) para la Organización internacional del Trabajo (OIT), fue contundente: el 90 por ciento de las personas transexuales en Rosario no tenía empleo formal, de acuerdo a una serie de encuestas realizadas hace cuatro años.

Según destaca la investigación, los prejuicios sociales que impregnan el mercado de trabajo hacen que comúnmente se excluya a travestis, transexuales y transgéneros, privándolos de acceder al empleo formal y cercenando su derecho a un proyecto de vida.

La propuesta

Con la intención de fomentar el acceso al trabajo de esta población, hace dos años se aprobó la ordenanza que obliga al municipio a incorporar anualmente a su planta de trabajadores a cinco personas travestis, transexuales y transgénero que reúnan condiciones de idoneidad para los cargos.

Además, el Estado municipal debe promover la inclusión de este colectivo en los organismos descentralizados y autárquicos municipales, empresas del Estado o sociedades con participación estatal mayoritaria.

El año pasado, 46 mujeres y 16 hombres trans se anotaron en el registro de personas interesadas en formar parte de la planta de trabajadores del municipio. De ellos, los primeros cinco ya están trabajando en distintas áreas.

Desde temprano

El Registro Unico de Aspirantes para este año volvió a abrirse ayer. En pocas horas, hasta las oficinas de la Dirección de Diversidad Sexual se acercó una decena de personas con la documentación requerida (ver aparte) para completar el trámite.

"La inserción laboral todavía es un desafío para las personas trans", destaca Crespo mientras repasa brevemente su propia experiencia. La joven tiene a su cargo gran parte de las tareas administrativas del área de Diversidad municipal, como la gestión de proveedores o el control de asistencia del personal.

Antes de esto, trabajó en una juguetería, un emprendimiento de la familia y en un instituto de cocina. Siempre en negro o con contratos temporarios. "Tanto las mujeres como los varones trans todavía son muy vulnerables en lo laboral, por eso es importante lo que hace la Municipalidad. Es una oportunidad de mostrar que podemos trabajar como cualquier persona", señala.

En tal sentido, subraya que, "poco a poco y con mucha paciencia", se van derrumbando tabúes. "Generalmente, la gente no comprende o relaciona a travestis y trans con cosas malas. Pero somos personas, iguales que cualquiera, más allá de cómo expreses tu género o con quién decidas tener una relación. Eso no nos quita ningún derecho, ni tiene que ser un límite para desempeñarnos en la vida", concluye.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario