La ciudad

Abrazo solidario a una escuela por un chico al que balearon para robarle la moto

La comundad educativa del colegio Padre Jorge Berti se manifestará en apoyo de David Emanuel Soria, el joven de 15 años al que hirieron de bala al intentar robarle el vehículo. 

Jueves 13 de Diciembre de 2012

La escuela privada de nivel medio Padre Jorge Berti, de Rouillón y Ocampo, será rodeada mañana por el abrazo solidario de padres, docentes y estudiantes en apoyo a David Emanuel Soria, el chico de 15 años que hace dos semanas fue baleado en la espalda cuando salía del colegio y lo atacaron para robarle la moto. La bala le afectó la médula y le dejó secuelas irreversibles: no podrá volver a caminar. El cuadro de David conmocionó a sus compañeros de tercer año y a los directivos del colegio, que además de convocar a este acto público en su nombre denuncian la reiteración de asaltos a los alumnos y el personal.

El abrazo será a las 9 y fue organizado por los 35 docentes del colegio, fundado por un grupo de padres 17 años atrás. "Estamos atendiendo a los padres con mucha tristeza y dándoles la noticia con lágrimas en los ojos", contó sin formalismos Guido Fornari, secretario de la escuela y docente de natación del curso de David. Con la convocatoria, los maestros buscan sensibilizar sobre el problema del delito en la zona y mostrar su respaldo al adolescente, que aún desconoce la gravedad del cuadro.

David fue atacado a las 20 del 30 de noviembre pasado cuando salía de una reunión en el colegio para planificar el viaje de egresados. Llevó en moto a su mamá a su casa de Matienzo y Ocampo, a cinco cuadras de la escuela, y regresó a buscar a una amiga. En el camino, en Pedro Lino Funes al 2400, se le acercaron dos motociclistas. La versión más extendida entre sus compañeros es que le dispararon antes de abordarlo, él cayó al pavimento y uno de los ladrones subió a su moto Yamaha de 125 centímetros cúbicos. "No le dijeron nada, sólo le tiraron. Le arruinaron la vida", dijo días atrás a este diario su madre, Gabriela Fulgueira.

La bala quedó alojada en la columna vertebral del chico y los médicos no podrán extraerla por los riesgos de la operación. No podrá volver a caminar. Según Fornari, la inmovilidad no sólo le habría afectado las piernas sino que al parecer no puede permanecer erguido a 90 grados, aunque mueve los brazos. Está lúcido, acompañado por su madre, con quien vive, y recibe la constante visita de sus compañeros de colegio aunque aún no fue informado de la secuela. El caso fue un exponente dramático y visible del crecimiento del mercado de motos robadas para la venta de repuestos, que subió un 8 por ciento en comparación con 2011.

El chico va desde primer año a la escuela Rouillón 2511, donde cursa la terminalidad de Economía. Al colegio asisten 350 chicos de los barrios Triángulo, Azcuénaga, Godoy, Villa Nueva y Cabín 9 que empezaron a convocar por Facebook a amigos de otras escuelas para que se sumen al abrazo.

El docente y director Héctor Fornari explicó que la idea es reunirse en el frente, rodear la cuadra, darse la mano y dar una vuelta alrededor de la manzana. "Se tiene que terminar la tendencia de buscar culpables en la policía o los funcionarios. Queremos sensibilizar porque mañana puede pasarle a otro", opinó.

"Vivo en este barrio desde hace 54 años y veo el deterioro social, pero sin instituciones para derivar a los chicos que consumen, a los que tienen algún problema psicológico o en conflicto con la ley penal estamos muy limitados", planteó necesidades, consciente de que nada resuelve un policía en la puerta.

El directivo señaló que son constantes los robos de celulares, zapatillas y mochilas a lo chicos a la entrada o salida del colegio.

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario