La ciudad

A un mes del atentado en Nueva York, Ignacio pidió un homenaje

El sacerdote de barrio Rucci quiere que se nombre Embajadores de la Paz a los cinco rosarinos asesinados por un terrorista uzbeko

Sábado 02 de Diciembre de 2017

El padre Ignacio Peries propuso ayer, al cumplirse un mes del fatal atentado en Nueva York en el que murieron cinco rosarinos, que la ciudad les brinde un homenaje y los nombre Embajadores de la Paz.

   El carismático sacerdote de barrio Rucci le envió una carta a la intendenta Mónica Fein, en la que le expresó la iniciativa. La jefa comunal, en tanto, se comprometió, junto al gobierno provincial, a convocar a familiares de las víctimas para llevar adelante la propuesta.

   En el texto que llegó a la Municipalidad, el padre Ignacio subrayó que “la vida de estos jóvenes no tiene que haber sido en vano” y puntualizó que seguramente “ellos entregaron sus vidas probablemente salvando la de muchos otros”.

   “Los encargados de la paz mundial no son ni los gobernantes, ni los presidentes, ni los reyes, ni los emperadores, es un trabajo de todos y cada uno como persona, porque todos hacemos parte de una Nación y un país y todos somos un pueblo, una sola raza, sin distinción de género, religión, lenguaje, país o región. Somos todos y es a través de todos”, remarcó Ignacio en la carta. Por su parte, Fein adelantó que convocará a las familias para llevar adelante la propuesta. “Es un gran y justo homenaje a los cinco amigos, pero también a quienes compartieron con ellos, a quienes los conocieron, los amaron y hoy sufren esa injusta pérdida”, remarcó la intedenta.

   Hernán Ferruchi, Alejandro Pagnucco, Diego Angelini, Ariel Erlij y Hernán Mendoza fueron asesinados el pasado 31 de octubre en Manhattan por un terrorista uzbeko que los atropelló con una camioneta mientras paseaban en bicicleta por una bicisenda.

   Los cinco formaban parte de un grupo de diez amigos que habían viajado a Nueva York para celebrar los 30 años de egresados del Politécnico.

   La locura terrorista se cruzó en sus vidas y transformó lo que era un viaje que buscaba erigirse como un culto a la amistad en una tremenda pesadilla.

   Hace una semana, el resto de la promoción 87 del Poli se reunió en un bar de la avenida Pellegrini a conmemorar sus 30 años de egresados de la institución. Allí, el recuerdo de sus cinco amigos estuvo siempre presente. Como el mensaje que los cinco sobrevivientes dieron al mundo a los pocos días de la tragedia, cuando remarcaron: “Cuesta entender, no hay forma de entender que se arrebaten vidas así, que un sueño se transforme en la peor pesadilla. Lloraremos por siempre a nuestros amigos, fue el amor lo que nos trajo hasta aquí y ese amor nos seguirá uniendo a ellos, a nosotros, a nuestras familias. Eso es y será nuestro camino”.


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});