Aborto Legal

A un día de la votación por el aborto, Martín reiteró que "todos tienen derecho a nacer"

El arzobispo de Rosario se mostró a favor de preservar la vida y le envió un mensaje a los legisladores que mañana debatirán el proyecto, el cual ya cuenta con media sanción de Diputados.

Martes 07 de Agosto de 2018

El arzobispo de Rosario, monseñor Eduardo Martín, aseguró que cada ser humano tiene derecho a nacer, al tiempo que alertó acerca de "graves" consecuencias que depararía la legalización de la interrupción voluntaria del embarazo, la cual se votará mañana en la Cámara de Senadores de la Nación.
"Vemos que se quiere considerar como un derecho el de eliminar a toda persona que está en camino por nacer", señaló el sacerdote en el marco de la celebración de San Cayetano, el patrono del pan y el trabajo, para pronunciarse una vez más en contra de la despenalización del aborto.


Mientras la campaña por la despenalización de la interrupción voluntaria del embarazo trasciende las fronteras, Martín afirmó: "Vamos a rogar por aquellos legisladores que mañana van a tener que tomar una decisión muy importante y grave por sus consecuencias. Por eso le vamos a pedir a Dios y a San Cayetano que los ilumine para poder entender que una vida vale".


Martín sostuvo que todo ser humano tiene derecho a venir al mundo, puesto que cada uno "estuvo en el vientre materno" y fue "un pequeño embrión".
"Cada uno es único e irrepetible y cada persona vale más que el universo entero. Por eso queremos que en nuestra patria se respete este don maravilloso de la vida", destacó, para agregar: "Conozco madres arrepentidas de haber abortado, pero no conozco ninguna arrepentida de tener a sus hijos".
Pan, paz y trabajo

Estos fueron los tres mojones sobre los cuales la gente renueva año a año sus pedidos a San Cayetano, se escucharon hoy con más fuerza en la iglesia de Buenos Aires al 2100.

Hombres y mujeres se llegaron hasta la histórica parroquia para renovar su fe en una época muy difícil. Esa que quedó reflejada en la menor cantidad de puestos y en el menor volumen de ventas señalado por algunos vendedores.
"La cosa está difícil, no hay tanta ventas como esperábamos y nosotros, por la situación económica, también debimos aumentar algunos precios", se le escuchó decir a un vendedor de espigas.
Minutos antes de las 15, la procesión encabezada por el arzobispo de Rosario, monseñor Eduardo Martín fue tomando forma y una compacta columna de aproximadamente una cuadra y media de largo que ocupaba ambas veredas comenzó a moverse a paso lento pero firme hacia la plaza de la Libertad, epicentro de la misa por San Cayetano.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario