La ciudad

A pesar de las promesas, las tarjetas Movi y Sube no fueron homologadas

Lo había anunciado el ministro de Transporte de la Nación en abril de 2016. La intendenta pidió una entrevista en busca de avances

Sábado 20 de Enero de 2018

En abril de 2016 el ministro de Transporte de la Nación, Guillermo Dietrich, se comprometía en un acto en Casa Rosada a homologar la tarjeta Movi con la Sube (Sistema Unico de Boleto Electrónico). Esto significa que Rosario se sumaría al esquema nacional de pago de transporte sin tener que modificar su sistema propio. El objetivo era doble: que los usuarios pudieran acceder a los descuentos que Nación otorga a través de la Sube a ciertos beneficiarios y, en una segunda instancia, que la Movi pudiera ser utilizada en otras ciudades del país. Los plazos se vencieron hace meses y la intendenta Mónica Fein solicitó una nueva entrevista con el ministro para avanzar en ese sentido. Por el momento, no hay fecha de encuentro. "Seguimos esperando de parte de Nación fecha cierta de implementación", dijo al respecto la secretaria de Transporte de Rosario, Mónica Alvarado.

   Con la Sube como único modo de pago del transporte que conecta Rosario con distintas localidades de la zona a partir del próximo 1º de febrero, se puso en agenda la situación local, que es diferente a la de otras ciudades. Es que como Rosario cuenta con un sistema propio para pagar, entre otras cosas, el pasaje del colectivo, las bicicletas públicas e incluso el estacionamiento medido. Por eso, tras una serie de negociaciones con Nación que se vienen sucediendo desde 2015, se llegó a un acuerdo.

   Pero, hasta ahora, la situación del Transporte Urbano de Pasajeros sigue en veremos. Según la secretaria de Transporte de Rosario, Mónica Alvarado, la intendenta Mónica Fein solicitó en persona una reunión con Dietrich para avanzar en la homologación de la Movi con la Sube.

El debate sobre cómo compatibilizar ambos métodos de pago lleva, como mínimo, un par de años. En enero de 2016 Dietrich y el gobernador de Santa Fe, Miguel Lifschitz, se reunieron para intentar acordar algunos puntos. El central: el modo en el que iban a compatibilizar ambos sistema de pago. Es decir, si la Movi iba a continuar funcionando como tal, pero homologada con la Sube, o si directamente esta última reemplazaría a la tarjeta sin contacto local.

   Los gobiernos municipal y provincial bregaban por la primera opción: es que la Tarjeta Sin Contacto (hoy Movi) comenzó a funcionar en Rosario en 2011, casi en paralelo con la entrada en vigencia de la Sube en Buenos Aires. Su implementación implicó una inversión en tecnología que el Estado local no quería echar por la borda adoptando un sistema diferente.

   ¿Qué implica la homologación? Justamente, que la Movi siga funcionando en Rosario y que, a la vez, forme parte del esquema de transporte nacional sin tener que modificar su sistema. Pero lo crucial es que, una vez que esto ocurra, los usuarios del transporte público local podrán acceder a los atributos sociales de la Sube. Es decir, ciertos grupos sociales —jubilados, pensionados, ex combatientes de Malvinas, beneficiarios de la asignación universal por hijo, del programa de Jefes de Hogar, de la asignación por embarazo, del plan Progresar, personal de trabajo doméstico, monotributistas sociales, del Argentina Trabaja y Ellas Hacen— pagarán un 45 por ciento del valor del boleto, ya que el 55 por ciento restante será subsidiado por la Nación. Esto ya ocurre en otras ciudades que implementaron la Sube, como Santa Fe, adonde el sistema funciona desde septiembre de 2016.

   El anuncio de homologación llegó en abril de 2016, cuando en un acto en la Casa de Gobierno de la Nación, el propio Dietrich anunció que se concretaría. En una primera etapa, eso significaría el acceso a los subsidios y, en una posterior, que con la Movi se pudiera abonar el transporte en todas las ciudades del país que estuvieran adheridas a la Sube y que, a su vez, los visitantes puedan usar la Sube en el transporte local.

   En el mismo acto, Dietrich afirmó que la Sube iba a estar implementada en menos de 18 meses en todo el país. Ese plazo venció en octubre de 2017.

   Además, en mayo de 2016 el Concejo, a través de un decreto, encomendó al Ejecutivo local que se agilizaran las gestiones para la homologación.

Las cosas como están

Hasta ahora, el municipio no ha tenido respuestas. "Seguimos esperando de parte de Nación fecha cierta de implementación", sostuvo Alvarado. "Tanto es así, que la intendenta está solicitando un entrevista a Dietrich para que cumpla con su compromiso de homologación de la Movi. Hemos trabajado durante más de un año y no hemos logrado aún tener una respuesta concreta", agregó la secretaria.

   Para Alvarado, este estado de las cosas pone en desventaja a los rosarinos respecto de los usuarios del transporte de otros lugares del país.

   "Consideramos que es inequitativo para los rosarinos que usan el transporte público, porque es un subsidio que va a las personas que más lo necesitan, como las trabajadoras de casas particulares, o beneficiarias de la asignación universal, por ejemplo", consideró la funcionaria. "Todos aquellos que quieran promover el transporte público deberían sumarse a este reclamo a la Nación".


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario