La ciudad

"A ellos les hubiese gustado que los recordemos con alegría"

La promoción 87 del Politécnico celebró los 30 años de egresados y rememoró a sus compañeros asesinados hace un mes en Nueva York

Viernes 01 de Diciembre de 2017

"Agradezco a todos por haber venido, estamos festejando los 30 años de egresados. Levantemos esta copa para darle fuerza a los que están y a los familiares de los que no están entre nosotros". La egresada del Politécnico promoción 1987, Betina Catáneo, dijo estas palabras y bajó de la pequeña tarima que habían montado en el primer piso de la chopería de Presidente Roca y Pellegrini. Los 70 compañeros de las siete divisiones del Poli que egresaron ese año, brindaron. Hubo festejo, pero también una emotiva conmemoración a los cinco rosarinos asesinados por un ataque terrorista hace un mes atrás y que pertenecían a esa promoción. A cada uno de ellos se les hizo grabar una copa con sus sobrenombres.

Lo que iba a producirse el viernes posterior a la llegada de los amigos que habían decidido festejar sus 30 años de recibidos del Poli en Nueva York, finalmente se realizó el pasado viernes 24. Una nueva cita que reemplazó a la original, prevista para el 10 de noviembre, cuatro días después de que la decena de egresados que había viajado a Estados Unidos regresara. La locura terrorista truncó cinco de esas vidas y sus compañeros los recordaron con gran afecto.

Algunos de los asistentes hablaron con LaCapital, pero manteniendo el bajo perfil que acordaron tener como señal de respeto al deseo de los familiares de los cinco rosarinos asesinados por el demencial ataque de un uzbeko en pleno corazón de Manhattan. Incluso mencionaron que algunos sobrevivientes del atentado fueron a la reunión de promoción, pero evitaron dar más detalles.

El 31 de octubre pasado, una camioneta alquilada por el terrorista embistió y les provocó la muerte a Hernán Diego Mendoza, Diego Enrique Angelini, Alejandro Damián Pagnucco, Ariel Erlij y Hernán Ferruchi cuando paseaban por una bicisenda a la vera del río Hudson.

Los cinco eran entrañables amigos de la cuarta división que egresó en 1987. Sus vidas tuvieron trascendencia internacional, cuando el mundo conoció sus historias. La prensa norteamericana se conmovió con la amistad de este grupo de rosarinos.

Días después de la tragedia, en la embajada argentina en Nueva York, Ariel Benvenuto, Juan Pablo Trevisán, Iván Brajkovic y Guillermo Blanchini, cuatro de los cinco sobrevivientes al atentado (Martín Marro se recuperó tras estar hospitalizado) hablaron por primera vez.

"Cuesta entender, no hay forma de entender que se arrebaten vidas así, que un sueño se transforme en la peor pesadilla", leyeron en un comunicado para agregar: "Lloraremos por siempre a nuestros amigos, fue el amor lo que nos trajo hasta aquí y ese amor nos seguirá uniendo a ellos, a nosotros, a nuestras familias. Eso es y será nuestro camino".

Homenaje

De aquellas imágenes de los hombres pedaleando por una bicisenda neoyorquina ha pasado un mes. El 24 de noviembre pasado, la chopería de Pellegrini y Presidente Roca fue el ámbito elegido por sus compañeros para juntarse, festejar los 30 años de egresados y honrar a quienes ya no están.

Hasta allí llegaron egresados de las 7 divisiones. En un principio iban a ser 180 ex alumnos, pero la cita congregó a unos 70. Muchos se excusaron porque no estaban emocionalmente en condiciones de transitar el encuentro. Se pensó en invitar a familiares, pero al instante no consideraron prudente remover heridas que siguen abiertas.

"Estábamos con mucha expectativa y alegría y faltando pocas semanas, cuando pasó todo esto, nos pusimos muy tristes. Lo absurdo de la muerte, lo injusto de que cinco amigos estén celebrando algo tan a fuego como la amistad y que todo termine por un atentado terrorista, es nefasto", apuntó uno de los comensales.

Otro asistente a la conmemoración detalló: "Nos pusimos a pensar si a ellos les hubiera gustado que nos juntemos por los 30 años, y coincidimos que como eran gente de afecto, imaginamos que les hubiese gustado que lo recordemos con alegría, celebrando esto tan hermoso como la amistad", dijo.

Cuando Betina se subió a la pequeña tarima del primer piso de la chopería, rodaron algunas lágrimas en los rostros de los que ya están por los cincuenta años.

Alzaron las copas, que ya estaban hechas y diseñadas antes del atentado.

El logo del Poli con los 30 años de egresados y promoción 87. Cuando ocurrió el atentado, a quien hizo el grabado a las copas se le pidió que a cinco de ellas se les pusiera el sobrenombre.

Así, y como una de las evocaciones, quedaron registradas cinco por cada uno de los cinco amigos fallecidos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});