PANDEMIA

A dos semanas de haber sido autorizado, el ibuprofeno inhalado se usa muy poco en Rosario

Aunque se aprobó su aplicación en Santa Fe, sanatorios privados y hospitales públicos lo están suministrando en casos contados. En algunas instituciones médicas decidieron no incluirlo como tratamiento

Viernes 02 de Octubre de 2020

Que sí que no. Así estuvo durante los últimos meses la discusión en torno a la aprobación en Santa Fe del uso de ibuprofeno inhalado, una terapia experimental surgida en Córdoba, que comenzó a aplicarse a pacientes con coronavirus en dicha provincia, en Buenos Aires, La Rioja y Jujuy.

Los investigadores que lo desarrollaron aseguraron que los beneficios eran importantes para revertir cuadros moderados a graves de Covid-19 y la expectativa fue creciendo a la par del aumento de casos. Científicos de Conicet, médicos, personas de diversas organizaciones sociales y un número importante de ciudadanos (a través de las redes sociales) expresaron su deseo de que se pueda utilizar en nuestra provincia.

En un principio la negativa fue contundente: desde el Ministerio de Salud santafesino aseguraban que no habría autorización hasta que la terapia no se aprobada por la Anmat. Sin embargo, el jueves 17 de septiembre, y para sorpresa de muchos, se aprobó bajo la modalidad de uso compasivo.

A dos semanas de que Santa Fe le diera el visto bueno, el ibuprofeno inhalado se usa muy poco en Rosario: en la mayoría de los hospitales públicos no se está utilizando y sólo algunos sanatorios lo pidieron especialmente para pacientes seleccionados. En este marco, un comunicado de la Asociación Argentina de Medicina Respiratoria puso en dudas la efectividad de la terapia con ibuprofeno e hizo retroceder a más de un profesional, incluso a algunos que se habían entusiasmado con la idea de contar con este recurso.

A ese documento público de la Asociación de Medicina Respiratoria a nivel nacional, se sumó ahora un escrito de la Sociedad Argentina de Terapia Intensiva que recomendó, directamente "que no sea empleado con fines terapéuticos".

Comunicado

“En vista que su eficacia no ha sido comprobada, que hay objeciones de seguridad en relación con los pacientes, y que plantea un riesgo para el personal tratante”, la institución, que reúne a profesionales que trabajan en cuidados críticos, pidió que no se aplique.

El texto dice: “La pandemia covid-19 ha puesto al sistema sanitario y a sus profesionales bajo un estrés nunca visto. Los intentos por encontrar terapéuticas para una enfermedad que ya ha producido a nivel global casi un millón de muertes han sido extensos y desesperados”.

Y agrega: “Se han formulado un sin número de hipótesis que, aún sin haber sido verificadas, han llegado a la prensa, se han publicitado como soluciones mágicas y han creado en la población enormes y falsas expectativas de curación de la enfermedad”.

“Éste es el caso con el recientemente postulado ibuprofeno inhalado, que hasta hoy es solamente una hipótesis formulada sin ninguna verificación y de validez a priori cuestionable”.

La acción antiinflamatoria de la droga "podría disminuir una respuesta excesiva de los mecanismos inmunológicos del huésped pero podría también reducir la capacidad del paciente de hacer frente a la infección por covid-19 u otras infecciones concurrentes o silente, los inhibidores de la cicloxigenasa como el ibuprofeno deterioran la inmunidad por CD4 T y exacerban, por ejemplo, infecciones por Mycobacterium tuberculosis aerosolizado”, detalla en forma técnica el escrito.

Extrema prudencia

De allí que los neumonólogos y terapistas estén hoy mirando con mucho cuidado el tema.

De cierta euforia se pasó a una mirada precavida en muchos casos. Y así lo reconocen profesionales que están en este momento atendiendo a decenas de personas con coronavirus en Rosario, muchos de ellos en situación de riesgo de vida.

Médicos consultados por La Capital coincidieron en que "no se está aplicando casi en ningún lugar en Rosario porque estamos revisando las evidencias que hay hasta el momento; la Anmat no lo aprobó y las investigaciones sobre el ibuprofeno inhalado y sus ventajas y efectos no fueron publicadas como se debe".

"Si bien muchos nos entusiasmamos con la posibilidad de contar con un tratamiento efectivo lo cierto es que hay que ser muy cautos", sostuvieron.

La pandemia obliga a marchas y contra marchas. Ahora, con más de mil contagios por día, con las terapias intensivas llenas de gente con Covid-19, los profesionales locales están viendo con sus propios ojos la cara al virus de una manera mucho más directa y cruda.

La noticia de que no son buenos los resultados del primer estudio nacional sobre los beneficios del plasma de pacientes recuperados (avalado e impulsado por el ministerio de Salud de la Nación), investigación que afirma que no se pudo demostrar que sea un tratamiento exitoso, se inscriben en la misma línea.

Las terapias experimentales aparecen como un alivio en medio de la crisis sanitaria pero indudablemente se necesita un camino más largo para probar su eficacia, además de evaluar sus riesgos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario