La ciudad

A 13 años del brote de hepatitis B, la Justicia aún no determinó la causa

Casi trece años después, los Vargas aún esperan el resultado del juicio iniciado en el Tribunal Extracontractual Nº 1, donde otras once familias presentaron reclamos similares.

Sábado 23 de Abril de 2016

Gustavo Vargas López es el mayor de siete hermanos. Era apenas un adolescente cuando falleció su papá, Abdon Zenon Vargas, después de contraer hepatitis B en la unidad de diálisis del Hospital Centenario, durante el invierno de 2003. Casi trece años después, los Vargas aún esperan el resultado del juicio iniciado en el Tribunal Extracontractual Nº 1, donde otras once familias presentaron reclamos similares. Según advierten los abogados, el principal escollo es el atraso en conformar la junta médica encargada de realizar las pericias.

El brote de hepatitis B que tuvo como escenario la antigua Sala 12 del hospital público irrumpió nuevamente en la opinión pública esta semana, cuando se conoció que unos 20 pacientes de la misma unidad se contagiaron de hepatitis C.

"Cuando vi la noticia en la televisión, no lo podía creer. No puede pasar dos veces lo mismo en el mismo lugar", señala Gustavo, quien después de la muerte de su padre se tuvo que poner al frente de la familia. "Fueron años durísimos", recuerda.

Nicolás Condorelli representa a los familiares de ocho pacientes fallecidos mientras realizaban su tratamiento de diálisis en el Centenario allá por el 2003. Eduardo Ronco es abogado de otros tres pacientes del servicio muertos después de contraer hepatitis B.

En total, en la causa judicial se unificaron los reclamos de los herederos de once pacientes, aunque en las investigaciones administrativas del Ministerio de Salud provincial se reconozcan siete fallecimientos relacionados con el contagio de una variedad mutante del virus de hepatitis B que se propagó en la unidad de diálisis.

Las denuncias comenzaron a llegar a Tribunal Extracontractual Nº 1 después de la feria de invierno de 2003. Durante el receso, se inició también una investigación penal de oficio en el juzgado correccional a cargo de Juan José Alarcón para establecer si había existido mala praxis por parte de los responsables del servicio.

Después de trámites en distintos juzgados, se unificaron los reclamos con la causa más antigua. Actualmente, los expedientes están en manos de Susana Igarzábal, Paula Sanso y Mariana Varela. Sin embargo, casi trece años después, los familiares de las víctimas siguen esperando justicia.

Las demandas apuntan a la responsabilidad de la provincia, del Hospital Centenario y de la jefatura del servicio.

Y para los abogados de los familiares de los fallecidos, "las faltas que causaron la infección están tan claras que no hay forma de que la causa no prospere".

Años igual. Según explican, el principal motivo que tiene a los reclamos paralizados es que el Tribunal no logró conformar el comité médico encargado de periciar las historias clínicas de los pacientes fallecidos.

"Los jueces determinaron que sea un cuerpo colegiado quien se haga cargo de esta instancia. Es decir, que a la opinión de los tres médicos legistas se sume también la de un nefrólogo y un infectólogo. El problema es que en todos estos años ningún profesional de estas especialidades quiso hacerse cargo de la pericia", señala Condorelli.

En sintonía opina Ronco. "Es una causa que ha tenido muchos inconvenientes procesales. Por ejemplo, el de la conformación de la junta médica. Por qué sucede esto no lo sé, pero lo cierto es que todo demora el doble que cualquier expediente en trámite".

El profesional evalúa ahora presentar un escrito para que se considere en la causa la aparición de un nuevo brote de hepatitis en la diálisis del Centenario. "Vemos que lamentablemente la historia se repite. Y lo peor del caso es que todas estas muertes se podrían haber evitado".

Ronco confió que entre la documentación acreditada en la causa existen fotografías de ese momento de la sala de diálisis.

"Era todo un desastre, suciedad, pacientes hacinados, un sector en plena obra en construcción", recuerda.

Demanda millonaria. Si prospera el reclamo de los familiares de las víctimas, la provincia deberá abonar una indemnización varias veces millonaria. Sin embargo, el reclamo de ellos es otro. "Sólo queremos que se haga justicia", afirman.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario