..

Investigarán la paralización de la planta de ósmosis inversa en Cañada

La ciudad espera desde 2011 que la obra prometida mejore la calidad del agua distribuida a través de la red domiciliaria. Crearán una comisión impulsada desde el Concejo.

Domingo 23 de Junio de 2013

La paralización de la planta de ósmosis inversa en Cañada de Gómez y las supuestas irregularidades detectadas en el marco de la ejecución de los trabajos, generaron una enorme preocupación en la comunidad cañadense, debido a que se trata de una obra sumamente esperada que iba a bajar el alto contenido de arsénico en el agua de grifo. Los ediles del oficialismo, al hacerse eco de la situación, impulsan la creación de una comisión investigadora para conocer los reales motivos que detuvieron los trabajos.

La iniciativa, que está siendo debatida en el seno del Concejo, intenta que la comisión esté creada por un abogado, un ingeniero y un contador, todos designados por el Ejecutivo, además de tres ediles, uno por cada bloque. El concejal Juan Carlos Tocalli dijo que la creación de la comisión está avalada por la Ley Orgánica de Municipalidades.

La pretendida comisión tiene la doble premisa de saber por qué motivo se paralizaron los trabajos que se estaban realizando, y determinar si la empresa que los llevaba adelante, llamada Grupo de Asistencia Técnica (GAT), está en serias dificultades financieras por la enorme cantidad de cheque rechazados que informa el banco Central de la República Argentina (BCRA).

"La obra ya hace años que debió ser terminada. Iba a ser en el año 2011, luego pasó para el 2012, y así sucesivamente. Fueron los propios representantes del gobierno provincial quienes hicieron los anuncios", dijeron los ediles del Frente para la Victoria (FPV).

Contrato. El contrato para la instalación de dos módulos fue celebrado el 5 de noviembre de 2010 entre el gobierno de Santa Fe, la empresa Aguas Santafesinas SA(Assa) y GAT, pero fueron paralizados (hace pocos meses) por causas que no fueron explicadas.

Precisamente una reunión del directorio de Assa del pasado 14 de este mes, dio cuenta del despido de tres empleados de la firma, en el marco de la construcción de las plantas de ósmosis de Cañada de Gómez y Rufino. Una auditoría detectó negligencia y omisiones en la etapa de la ejecución de los contratos por parte de GAT.

"Estas conductas provocaron prejuicios económicos a la empresa Assa, lo cual habilita a despedir con justa causa a tres empleados, porque los hechos confirieron grave injuria a la empresa", escribieron en el acta respectiva.

Frente al incumplimiento contractual, el municipio de Cañada de Gómez formuló una serie de reclamos y pedidos de informes "sin obtener respuesta".

Al respecto Tocalli dijo que "las supuestas irregularidades merecen ser investigadas para que la gente de Cañada esté enterada". "Es obligación del Ejecutivo, fundado en legales criterios de oportunidad, mérito y urgencia, llevar a la Justicia la consideración de hechos o conductas que posean apariencia de ilícitos, para determinar si se encuentran tipificados como injustos penales e instar simultáneamente a la incumplidora a culminar con las obras comprometidas", indicó.

Y añadió que "la acción municipal debe desplegarse en el sentido de verificar si las irregularidades a investigar refieren a conductas dolosas que podrían contar presuntamente con el silencio cómplice de quienes (agentes públicos o privados) tienen la obligación legal de rendir cuentas de las contrataciones de bienes, obras, servicios y demás gestiones".

Insistió en que "la ley orgánica prevé la conformación de comisiones investigadoras, surgiendo en el caso la necesidad de su nombramiento, pero a los fines de desentrañar si las afirmaciones extraoficiales emitidas por directivos de Assa refieren a anómalas contrataciones de trabajos de importante magnitud económica".

Historia. En septiembre de 2011 se informaba sobre la llegada de los equipos provenientes de Buenos Aires. Eran los módulos de ósmosis inversa destinados a equipar la primera planta potabilizadora que tendría la cabecera del departamento Iriondo. En esa oportunidad estuvieron presentes el ex presidente de Assa, Alberto Daniele y la intendenta Stella Clérici.

"Se trata de una tecnología destinada a optimizar la calidad del servicio que se brinda a los cañadenses, al sumar agua filtrada (con nivel salino reducido) que se extrae de los pozos, efectuándose la mezcla en la nueva cisterna de 2,5 millones de litros con que cuenta el sistema y desde donde se distribuye el agua potable a la ciudad", prometieron desde Assa.

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario